lunes, 7 de enero de 2008

Literatura y Cine: Bolaño, el Cous- cous y el Colera

Combinando un poco el mundo abigarrado de mis lecturas jurídicas y sociológicas, comentaré una novela que traje a Francia y dos películas que vi esta semana.

La novela, 2666 del escritor chileno, Roberto Bolaño. Este voluminoso libro de 1119 páginas estaba esperando desde el año 2005 su lectura en Bogotá. Evento de por si díficil por el trabajo y por la redacción de mi libro de Historia. Pero, bueno, lo empaqué en la maleta y lo comencé a leer desde mediados de Octubre, combinándolo con mis lécturas académicas y con la redacción de mi nuevo libro de derechos humanos que saldrá el próximo año en Colombia.

La novela es impredecible. Está enmarcada en un desenfreno narrativo y visual que parece una película bien estructurada y enlazada. El libro consta de 5 partes que podrían ser leídos de forma independiente. Bolaño, que sin ninguna duda, fue uno de los mejores escritores en lengua hispana- murió de leucemia a los 50 años-, me había generado un impacto tremendo con su novela "Detectives Salvajes", por la manera frenética de narrar. 2666 es una novela que gira en torno a la muerte desenfrenada de mujeres en Santa Teresa ( Ciudad Juarez), la literatura del escritor alemán Reiter o Benno Von Archimboldi, sus epígonos Jean Claude Pelletier, Manuel Spinoza, Liz Norton y Piero Morini, el profesor Amalfitano, su hija, Oscar Fate o Quincy Willians, esa pelea de boxeo en Santa Teresa, Lalo Cura y , por supuesto, la adorable Lotte, esperándo a su gigante, la baronesa Von Zunpe, el desastrado Klaus y la abogada Santolaya. En fin, una historia en la que deambula el viejo continente y su cultura, al lado de nuestro desorden y desenfreno como módelo de vida.

La novela, así mismo, recorre casi 80 o 90 años de Historia. Un historia no solo cotidiana, que responde a la definición antonomásica de la novela. Su recorrido muestra el lado oscuro del ser humano, que lo vemos en nuestro día a día. Por ello, no pasa desapercibida la narración cercana de la guerra, la destrucción del mundo, el asesinato de mujeres en Santa Teresa, al tiempo, que la creación de obras literarias.

Como decía, la novela se encuentra dividida en cinco partes: la de los críticos, la de Amalfitano, la De Fate, la de los crímenes y la de Archimboldi. La primera parte muestra la lucha frenética de los críticos por entender a un personaje que nunca han visto y que buscan de forma desesperada. Así mismo, se retrata el mundo académico de forma diciente. La segunda, muestra la historia de Amalfitano, un filósofo chileno que huyó de la dictadura, que cuelga un libro de geometría en la cuerda de la ropa para ver cuanto dura a la intempérie, que ama a su hija y que sigue cargando el dolor por el abandono de su esposa española. Luego viene la historia de Fate, un periodista negro de un pequeño diario del Bronx, quien luego de escribir una crónica sobre un predicador, termina siendo asignado para redactar una nota sobre una pelea de boxeo por el título mundial en el pueblo de Santa Teresa. Su corolario no solo es la pelea, sino la hija de Amalfitano y los narcos del norte de Méjico.

A seguida cuenta, se narra la parte de los crímenes y allí Bolaño busca que el lector se hastíe. Fichas y fichas judiciales de mujeres desmembradas, torturadas, violadas y mutiladas, acompañadas de una justicia que no funciona, un preso alemán y un gran misterio sin resolver. Por último, la vida de Archimboldi, el escritor, el inveterado candidato al nobel, el anotador favorito de Bubis y el pésimo lector, aquél que recita en la página 1059 la frase de Balzac: "Empiezo a ver mal, dijo la pobre ciega".

Una gran obra de Bolaño, sin final, porque la muerte le impidió finalizarla. Empero, hay que leerla. Una obra que le hace culto al castellano, pero, al fin de cuentas, una sinfonía inconclusa sin atribución de culpa.

Las otra sinfonía inconclusa es la película francesa "La graine et le mulet". Dirigida por Abdelatif Kechiche quien de forma maravillosa y viva, muestra los hábitos, el lenguaje, la cultura alimenticia y el drama de los inmigrantes en este país. La historia narra la vida de Monsieur Beiji quien es despedido de un chantier naval en el que trabaja hace 35 años. Ante esta situación, planea abrir un restaurante en un barco viejo que compra en 10,000 euros. La especialidad será Cous -cous y mulin-pescado del mediterraneo-. Las dos horas y 31 minutos que dura la película, muestra esa lucha por jugársela a los 61 años. Sin embargo, cuando uno está esperando algo más, salen los créditos y termina el film. Su banda sonora maravillosa.Vale la pena verla.

La otra sinfonía que, a mi juicio, no quedó inconclusa, sino mal hecha, fue "El amor en los tiempos del colera". La película narra la historia de un libro que me parece con "Del amor y otros demonios", los dos mejores de Gabriel García Marquez. La historia está bien contada, mejor dicho, como se encuentra en el libro. Me perturbó que fuera en inglés. Se desnaturaliza el lenguaje del libro, no solo su narrativa, sino sus mismas imagenes, es decir, la Cartagena que muestran, no es la Cartagena de mi memoria histórica, ni los paisajes, ni el buque de vapor sobre el Magdalena, que al verlo en inglés con subtitulos en Francés, parecía el Sena, o el Missisipi o cualquier otra cosa. La justificación que se plantea frente a este asunto es que se debe comercializar, pero en la sala de cine, el espéctador no espera razones, ni excusas.

Me disculparan aquellos que salieron fascinados de la película, pero tampoco me parecieron notables las actuaciones. A las actrices que representaron a Fermina Daza- Giovanna Mezogiorno- y a Hildebranda- Catalina Sandino-, se les notaba el mal maquillaje que, de nuevo, aterriza al espéctador en otra cosa distinta a la novela de Gabo. La banda sonora, ejecutada por Shakira, parecía una promoción de turismo colombiano, nada que ver, de nuevo, con la obra. Notable la actuación de Javier Bardem. La novela gana por sus silencios, por su sonoridad linguística; la película no lograr sostener eso y, con elllo, se desvanece. Lo lamento no me gustó. Para leer un buen comentario de la película, los remitó al comentario del 15 de diciembre del año pasado en el blog de mi amigo Gonzalo Ramírez http://iureamicorum.blogspot.com/.

Con estas tres sinfonías, una incompleta por la muerte, otra por el cansancio y la última por su desentonación, se percibe que en el arte es dificil ver las tonalidades, pero, luego de verlas, es facil determinar sus colores. Recomiendo la literatura de Bolaño y La graine et le mulet. Lo otro, para el olvido.

Para ello, los dejo con la última entrevista de Roberto Bolaño antes de morir http://es.movies.arcoiris.tv/movies/off_the_record/roberto_bolano_lit.wmv

y la banda de annonce de "Le moulin et le mulet".


1 comentario:

Carolina Angel B dijo...

Oye... este mensaje llegó tarde, pero quiero que sepas que me encanta tu Blog!!!. Algo así sólo lo puede hacer una persona que ve el mundo con muchos ojos, que siente la música, que vive el cine, pero sobre todo que no es ajeno a lo que vivimos día a día. Abogado e Historiador, creo que es un poco para describirte!!!