miércoles, 6 de febrero de 2008

Derechos económicos y sociales: Greenspan y Attali

Por: Francisco Barbosa Delgado

Investigando sobre los derechos económicos, sociales y culturales para efecto de escribir el capítulo respectivo en mi libro de derecho internacional de los derechos humanos, me involucré no solo en el debate jurídico y sociológico que se ha dado sobre estos derechos desde los ámbitos constitucional, internacional y de la sociología, sino en la práctica económica que permite entender la posible materialización de los mismos.


Así fue que dejé a un lado a Abramovich, Bernal, Uprimny, Arango, Rosanvallon, Fitoussi, Perty, Shareen, Moreau, Sudre, Bec etc para sumergirme tanto en la biografía de Alan Greenspan "Le temps des turbulences" publicada el año pasado (JC Lattès), como en el informe de la Croisance francaise presentado por el exconsejero del Presidente Miterrand Jacques Attali.

En primer lugar vale la pena hacer una pequeña reflexión sobre el motivo que me llevó a leer el libro de Alan Greenspan,- director de la Federal Reserve por más de veinte años-.

Los estudios jurídicos parten de una visión parcial de la sociedad- de ahí la necesidad de dotar las reflexiones jurídicas desde perspectivas sociológicas, históricas, antropológicas, económicas-, lo que conlleva a que los resultados sean inaplicables o impropios de una realidad social cada día más lejana de ese deber ser. En ese orden de ideas, me he puesto en la tarea de entender la mecánica contraria, es decir, la del orfebre económico que actúa en muchos casos desde una perspectiva ideológica totalmente antagónica a la establecida en nuestras cartas políticas y tratados de derechos humanos- véase el libro de Roberto Gargarella "Las teorías de la justicia después de Rawls). Así mismo, el análisis, de esos tópicos conceptuales, me permite entender el camino de la exigibilidad de esos derechos, como lo ha planteado Abramovich y Courtis desde los derechos humanos.

Dentro de su texto biográfico, destacaré un par de cosas que me parecen relevantes para el entendimiento jurídico del tema. El primero, es que Greenspan de entrada plantea un debate ideológico entre el Liberalismo puro frente al modelo de intervención del mercado. En términos de Derecho Internacional de los derechos Humanos, el debate sería entre el universalismo y el particularismo.

Veámos lo que dice Greenspan:

"Face à l'intégration croissante de l'économie mondiale, les citoyens du monde entier se trouvent confrontés á un choix crucial: ou bien profiter des bienfaits universels de l'ouverture des marchés et des sociétés que permettent aux gens de sortir de la pauvreté et d'augmenter leurs compétences afin d'améliorer et de donner du sens á leur vie sans perdre de vue la question fondamentale de la justice, ou bien laisser passer cette chance et se tourner vers le nationalisme, le tribalisme, le populisme et tous les autres "ismes" vers lesquels se replient les communautés humaines lorsqu'elles sentent leurs identité menacée et ne voient pas de meilleur choix" (p 33). Esta visión del banquero pone a pensar sobre la forma en que se estructura el mercado, es decir, o es todo o es nada. La visión que plantea es de puntos extremos y no de puntos medios. Frente a Latinoamerica a la que le dedica un capítulo de su texto, indica:

" Le populisme respectueux des droits individuels est ce que la plupart des gens appellent démocratie libérale. Tel que l'entendent la plupart de économistes, le populisme économique, toutefois, évoque implicitement une démocratie dans laquelle la référence aux droits individuels est largement absente". De nuevo, utiliza categorias sociológicas amplias para no comprender los puntos medios. En la conclusión, refleja ese punto extremo de un liberalismo que es necesario entenderlo en el marco de la diversidad cultural. Greenspan indica:

"Les droits de la personne et la liberté économique, héritage des lumières, ont poussé des milliards d'individus à suivre les imperatifs de leur nature: travailler pour une vie meilleure pour eux-memes e pour leur famille". Una reflexión desde el luteralismo americano, como explicó en su momento Weber.

Para ensamblar el comentario parcial realizado del texto de Greenspan, debe tenerse en cuenta el informe de la croissance de la economie francaise presentado por el intelectual Jacques Attali. Attali, que con un grupo de expertos, realizó un análisis de la economía de Francia para efecto de tener en cuenta los factores que promueven su crecimiento.

Entre los temas que trata el informe se encuentran los siguientes aspectos:

• Dérégulation des certains professions en France.
• Suppression des départements
• Changement de dépenses publiques en concernant á l’éducation, en entamant dans le système de crèche et l’éducation primaire.
• Supprimer le principe de précaution dans l’environnement (management de la performance).
• Supprimer la loi Raffarin et Galland (Grand surface) et petits commerçants.


Estos puntos manifiestan la postura entre el desorden extremo -el mercado- o el orden radical- el sistema de regulación-. Tal vez en Francia, el asunto es más interesante que en Estados Unidos por cuanto en este último, la economía de mercado es un dogma, mientras que en Francia, el problema pasa por la necesidad de mover un país estancado por un modelo proteccionista, al tiempo que comprender el esquema de vida francés, que como se sabe, tiene un savoir-faire y un bien-être particular. Temas, por ejemplo, como el abandono del principio de precaución frente al medio ambiente, generaran grandes debates frente a los derechos humanos en Francia y en Europa por la integración en el que se encuentra.

Para América Latina, las lecturas de Greenspan y el reporte de Attali dejan como corolario que los derechos económicos y sociales se entienden en forma distinta. Greenspan y Attali escribieron desde el norte, no solo para el norte, sino para el sur. Es decir, en el marco del concepto de localismo globalizado esbozado por Boaventura de Sousa Santos en su libro intitulado "Globalización del derecho, Ilsa/Universidad Nacional, 1998".

En la actual sociedad, los puntos medios existen. La diversidad existe. Las comunidades que integran nuestros países deben ser entendidas. Ideas, como ausencia de puntos de medio de Greenspan- cuyas críticas ya ha hecho Stiglitz- y la desregulación y el fin de principio de precaución en medio ambiente, entre otros, son aspectos que nos debe hacer reflexionar.

Empero, los debates ya se han dado en nuestro continente como se refleja en las decisiones de la Corte Interamericana de derechos humanos en los casos de las comunidades indígenas, o mejor, recientemente en el trasfondo de la sentencia de la Corte Constitucional sobre la inexequibilidad de la ley forestal, entre muchas otras.

Recordemos que cada vez que el norte toma aire, minutos más tarde estornuda el sur.

Para leer el informe véase: http://www.liberationdelacroissance.fr/index.php?accueil

Addenda: Al lado uno de los mejores videos de la banda irlandesa U2. "When the street have no name". Una de las bandas grandes. Disfrútenlo.

No hay comentarios.: