miércoles, 13 de febrero de 2008

Hayden White: la Metahistoria y el contenido de la forma

Segunda reseña de Historia. Como indiqué en la nota del anterior miércoles, estos comentarios se hicieron en mi camino de Historiador. Hoy, el análisis de un par de textos de Hayden White.


Hayden White y su visión de la historia



Después de haber recorrido algunos ensayos realizados por White en dos de sus obras El contenido de la forma” y la Metahistoria se llega a la conclusión de que este profesor tenía una forma de ver la historia que sigue generando bastante controversia.

White analizó la historia como un proceso en el cual el historiador crea el texto histórico a partir de una ideología lo cual le permitía creer que la información que utilizaba era transparente y fiable. Este análisis es realizado por el historiador con base en dos de las tres tipos de historia que indicó1 a saber: la monumental y la anticuaria. Esas dos modalidades se refieren específicamente al culto que le rinden los hombres a la grandeza de sus pueblos; mientras que la segunda se refiere al respeto por sus orígenes. Esta forma de historia hace que se piense en los documentos intangibles o documentos- monumentos2 . Ante la inmovilidad de este tipo de historias, White propone que la historia se explique, se reconstruya y se interprete.

Esta tríada lleva a White a entrar en el terreno de la desmitificación de la historia y su entrada en el plano de la representación de la historia, lo que de suyo implica una creación ficcional que la asimilará con la literatura.

Para White, los textos tienen su contexto, determinado a partir de una análisis lingüístico y semiológico. El primero, se refiere al uso de la gramática y el léxico apropiados; mientras que el segundo se refiere al descubrimiento del contexto a partir de la tradición cultural que existía en el momento de producción del texto, lo que implica que con códigos tropológicos se puede crear representaciones de la historia que permiten seguir ubicados en el contexto histórico, llenando las desviaciones o huellas que deja el documento, al decir de De Certeau3 .

Ahora bien, esta forma de entender la historia es llevada al extremo por White al crear a través de un modelo tropológico- metonimia, sinécdoque, metáfora e ironía-, una forma de analizar las obras de un grupo selecto de pensadores, quienes, según White, a través de sus textos hicieron filosofía de la historia o teoría histórica.

A mi juicio, White no podía establecer una receta lingüística para analizar la obra de los autores bajo examen, toda vez que no es de manera simétrica como se puede entender su pensamiento. El descubrimiento por parte de White de lo no dicho por los autores, pero pensado por ellos, no es otra cosa que una forma autonómica de pensamiento por parte de White.

La asimilación de la literatura con la historia tendría sentido si sus códigos se ensamblaran de tal forma que fuera imprescindible su análisis binario y sistemático, empero sus objetivos son distintos y su teoría es propia y definida.

Es así como en el proceso de hacer una obra de literatura, el literato tiene elementos disidentes de creación- ficción permanente-, disímiles a los que utiliza el historiador cuando hace historia. Debe aclararse que la historia y la literatura se usan recurrentemente sin fusionarse para efecto de cumplir dentro de su orbita su objetivo específico.

Por todo lo anterior, la tesis de White es interesante porque refresca el horizonte teórico de las ciencias sociales, pero de ningún modo debe ser paradigma para el entendimiento de la historia.

2. Marx en Hayden White en la Metahistoria: La imaginación histórica en la Europa del Siglo XIX

El profesor White aborda a este autor desde la perspectiva de su visión de la historia. Durante el texto que le dedica a Marx, descifra el procedimiento de este autor para explicar sus obras. Es así como, tanto el Capital- obra cumbre- ,el 18 Brumario de Luis Bonaparte y ideología alemana son analizadas por Marx bajo la lupa de un mismo paradigma: el del método de análisis y estrategia de representación.

Estos dos tópicos, tienen que ver con la sincronía y la diacronía con que se perciben los datos históricos. Del mismo modo, utilizando la paradoja como parte de la tropología, Marx aborda el conocimiento de la historia con una dicotomía paradojal: tragedia y comedia. Esta disyuntiva se explica en el sentido que el hombre vive en permanente proceso de transformación, mejoramiento y avance en todos los ordenes humanos, sin alcanzarlos, pero esa frustración tiene a destruir al hombre en su condición de ser humano. Esa posición de Marx en la que toma la naturaleza como eje central de sus asertos, es la que lo divide de Hegel por cuanto, como se vio en Ferrater Mora, el espíritu puro es el punto final de reflexión en la filosofía de la historia para el alemán.

La forma y el contenido fueron, del mismo modo, claves que usó Marx para entender los fenómenos. Las formas que se coligen del documento son el valor de uso y el valor de cambio. Lo fundamental en los dos bienes es el trabajo socialmente necesario. Según Marx, el valor de cambio de un bien no depende del trabajo incorporado sino el esfuerzo social para hacerlo. El valor de uso solo tiene en cuenta el valor que tiene incorporado. Estos conceptos aunados al de plusvalía4 constituyeron una forma de entender la historia para Marx que fundamentó estas tesis en la forma en la que el hombre había vivido siempre. En permanente lucha de clases. Para poder explicar su teoría se valió del método dialéctico de Hegel (Tesis, Antitesis y Síntesis). La aplicación de este método a la naturaleza generó el materialismo dialéctico y a lo social el materialismo histórico.

Para Marx, en todo análisis de la historia debe partirse de tres premisas :

1. La satisfacción de las necesidades (primarias o secundarias)
2. Capacidad para reproducir otros hombre y preservar la especie y;
3. La constitución de otros medios de producción.

Estos criterios racionales de Marx permiten tener otra visión acerca de la teoría de la historia. Para este autor, la historia se limita a entender estos factores que le pueden ser aplicados a una revolución como la realizada por el anodino de Luis Bonaparte en 1848, hasta la caída del segundo imperio en 1871 o en la estructura de la mercancía dentro de un mercado o los precios o cualquier entidad histórica a analizar. Este criterio difiere de Vico, Hegel, Agustín y Voltaire, porque Marx tomó las bases y socializó su desarrollo, alejándose de la teoría y, consecuentemente, se acercó al ser humano.


3. Nietzsche en Hayden White en la Metahistoria: La imaginación histórica en la Europa del Siglo XIX

Tenemos el arte, para no morirnos de la verdad” Nietzsche
“El hombre es una encarnación de la disonancia” Nietzsche
“Por qué me miras y no me hablas de tu felicidad” Nietzsche


White realiza un bosquejo del concepto de la historia de Nietzsche en sus obras el origen de la tragedia y la genealogía de la moral.

Para Nietzsche, el mundo que lo circundaba estaba enmarcado en la ironía y en el romanticismo. Estas ideas hacían que las gentes que lo rodeaban pensaran en lo inmediato y se viviera en el nihilismo. Por ello, para el alemán , la recuperación del hombre estaba en desenvolverse entre la tragedia y la comedia griega, o mejor, entre lo apolíneo- mundo racional y centrado, y el dionisiaco- mundo del desorden. Con esos elementos el hombre recuperaría los mitos y trascendería la ironía. Por eso afirmó que cuando las fuerzas dionisiacas se vuelven demasiado escandalosas, Apolo esta cerca. Por eso la generaciones subsiguientes disfrutaran de la muerte de la ironía, del romanticismo y de Dios.

Sin embargo, subrayó, que la historia y los procesos históricos como existían, eran producto de esa ironía y romanticismo, por eso arguyó que se recapitulara el pasado, se rehiciera en un eterno retorno, alejado del mito de la redención cristiana. Por ello afirma, que el hombre quedó sacrificado entre el cristianismo de la ciudad de Dios y la ciencia positivista que deshumaniza al hombre y lo reduce a la calidad de bestia.

Otro tópico tremendamente importante de Nietzsche es el impulso que nos da para que olvidemos, nos reconstruyamos. Para él, es una verdad de a puño los ascendientes que tenemos, lo que ocurre es que no podremos ser hombres libres, alejados de cualquier impulso espiritual si nos distraemos permanentemente. Debemos olvidar lo aprendido.

La historia antigua es enseñada estéticamente y no metafóricamente, por eso surgió de manera cadenciada el mito y el romanticismo, a más de las épocas que precedieron a estos dos fenómenos.

Por último, existen tres tipos de historia la monumental, la anticuaria y la critica.

La critica interroga al pasado, lo derrota, Cualquiera de este tipo de historias, si no es manejado con buen criterio no serán elementos que perfeccionen al hombre sino que, por el contrario, prolongaran la agonía.

Esta lectura no permite entender que seguimos en la ironía y hemos continuado la larga brecha de existencia en el mundo sin lograr ningún tipo de perfeccionamiento. No hemos sido capaces de reedificarnos, de rehacernos.

Hoy seguimos en medio de dos fuerzas, un Dios que nos premiará cuando no existamos y un capitalismo que nos castiga por existir. La paradoja, diría White.


4. El discurso de Foucault: La historiografía del antihumanismo- Hayden White


En esta lectura, el profesor Hayden White analiza de un modo muy tangencial, como el mismo lo reconoce, la obra del filósofo francés Michel Foucault. El enfoque que realiza el profesor se estructura a partir del discurso que sobre el poder y la verdad realiza el filósofo.

En cuanto al discurso, el analista señala que la filosofía de Foucault es similar al nihilismo de Nietzsche en cuanto no tiene un inicio, ni un fin. Foucault considera que el individuo se pierde creando discursos que justifiquen su existencia, en vez de explicar su existencia desde el ámbito en el que vive. Esta se considera un ataque al concepto estructuralista que explica al mundo en el marco de la génesis del sistema.

White analiza varios títulos de Foucault, entre los que se destaca la arqueología del saber, locura y civilización, nacimiento de la clínica, el orden de las cosas, vigilar y castigar: nacimiento de la prisión y la historia de la sexualidad.

En lo relativo al primero Foucault plantea que debe desacralizarse la historia. Debe prescindirse de su carácter de trascendencia y “liberarla del circulo del origen perdido”. Foucault no busca explicar al mundo, de hecho ataca la autoridad con la que el poder ha creado símbolos con los cuales crea discursos que explican la coherencia e incoherencia que nos rodea.

El discurso es deseo y poder, señala Foucault. Toda imposición se hace desde estas construcciones. En caso de insubordinarse contra esos parámetros, implicará que la misma sociedad en la que viven quienes desconocen esos puntos excluirá y recluirá en hospitales y cárceles.

En cuanto a las obras, locura y civilización, nacimiento de la clínica, el orden de las cosas, Foucault estructura sus conceptos de cordura, locura, salud y conocimiento de una forma, que se entiende su ambigüedad, toda vez que su descripción depende del discurso desde el cual son construidos.

El locura y civilización, Foucault hace una interesante disertación sobre la locura que permite entender que cada época tiene su propio discurso, lo que implica una solución distinta para los casos de locura, o mejor, que en ciertas épocas las personas pueden ser dementes o no según el imaginario que se viva o según el tipo de ironía que se respete.

Por último, en la historia de la sexualidad permite a Foucault encontrar una justificación a su discurso del poder y del deseo que lleva a entender que cuando se produzcan transgresiones a cualquiera de las formas del discurso general, los infractores tendrán que ser recluidos en la cárcel o en el hospital para ser tratados “ajustados” y luego reincorporados al conglomerado.

Lo interesante de Foucault, a mi juicio, es que dedicó parte de su producción investigativa a la demostración de que el mundo funciona a partir de discursos que son creados desde el poder, de la verdad y de la conducta individual. Esos discursos permiten la formación de realidades que, a su vez, son ensambladas con el lenguaje, que es unificado en un discurso retomado por otro poder.

Con todo esto, cabe la pregunta de Vico y Nietzsche de entender la historia como un eterno retorno o en términos de Foucault, de construcción de discursos en el tiempo.

Bibliografía

1. Este planteamiento lo realizó en el análisis que realizó sobre la obra de Frederic Nietzsche en su libro La Metahistoria.
2.Término utilizado por Jacques Le Goff en un libro que se denomina el Orden de la Memoria, Capítulo III.
3. En la Escritura de la Historia, Universidad Iberoamericana, Departamento de Historia, 1993.
4. La plusvalía se define como la diferencia entre el valor creado por el obrero y el valor pagado al obrero

3 comentarios:

iureamicorum dijo...

Gracias por traernos a este autor... Es cierto que la historia contiene un relato que puede ser asimilado con la literatura, de hecho contar una historia puede ser entendido como contar un cuento o una novela se puede basar en hechos que acontecen en el pasado. Sin embargo, estoy de acuerdo con tu crítica a White que no se puede asimilar historia a literatura a pesar de utilizar la escritura y el relato como forma de expresión. Un ejemplo, en mis primeros pasos como historiador trate de comparar un artículo sobre liberta de prensa de Jeremy Bentham, publicado en 1811 en la Bagatela, y un Decreto de 1888 redactado por opositor de las ideas de Bentham en Colombia, Miguel Antonio Caro. Yo quería explica a través de mi "historia" o relato que Bentham y Caro eran de pensamientos totalmente opuestos pero los documentos demostrarón lo contrario ya que las ideas sobre la regulación de prensa de ambos autores se parecían bastante. La conclusión no fue en últimas las que yo quise relatar como historia, sino la que la historia demostraba en sus fuentes.

fbarbosa dijo...

Gonzo, estamos de acuerdo. Creo que el ejercicio de la Historia tiene que estar enmarcado en un fuerte trabajo de fuentes. La manera de escribirla o de leerla tiene que estar dotada de un sentido retórico que le llegué al lector. Un buen ejemplo de eso, es el curso del College de France que oí de Roger Chartier sobre un personaje del Quijote que se llama Cardenio y cuya trama fue representada en la Corona inglesa, sin tener aún, en ese instante, la traducción del Quijote. Es decir, se cuenta una historia, pero después de haber buscado los meandros de la misma.

Un abrazo,

Francisco

Anónimo dijo...

Pero, ¿en que medida puede ser considerado un autor postmoderno en teoria de la hitoria?????