jueves, 27 de marzo de 2008

Debate sobre Educación e Igualdad: Propuesta de Gargarella

A propósito de una discusión en el Blog de Roberto Gargarella quiero plantear un debate sobre el tema de la igualdad en la educación. Gargarella, cita Kimlycka así:

"Los colegios públicos no enseñan civilidad diciendo únicamente a los estudiantes que sean buenos, sino insistiendo también en que los estudiantes se sienten junto a otros estudiantes de razas y religiones diferentes y cooperen con ellos en los trabajos escolares o en los equipos deportivos.”

Luego, plantea la siguiente propuesta:


"Ahora, mi propuesta no-fundada, y pensando en la actual segregación social en las escuelas: No habría que volver a forzar la integración -en este caso social- en las escuelas? No es un escándalo que los niños crezcan sin interactuar nunca con otros de condición social diferente? No es inaceptable que los hijos de las familias más acomodadas se eduquen sin hablar, sin jugar, sin interactuar, sin mirarse a los ojos, con niños de condición social más pobre (salvo los hijos de la empleada doméstica, o los que le limpian los parabrisas a sus padres, mientras sus padres insultan)?"

Mi postura:

En cuanto a la integración planteada para las escuelas por la condición social .La pregunta sería: ¿ Como hacerlo? En este caso la respuesta debe venir del Estado a través de la existencia de una política pública con base en el principio de igualdad- bien a través el ejecutivo que la elaboré, del legislativo que la imponga con la ley o por medio de una decisión de un Tribunal Constitucional o Supremo que le exija ponerla en marcha al ejecutivo o al legislativo a través de sentencias aditivas.

La política educativa, como indiqué, debe materializarse con fundamento en el principio de igualdad, es decir regir sobre cualquier establecimiento, bien sea público o privado y contener elementos como tipo de instrumentos en el colegio, estandarización de pensum, tabla de equivalencia salarial, costo de la matrícula, etc. Ese modelo implicaría que tanto los Colegios "pobres" o "ricos" o los públicos o privados tuvieran las misma condiciones cualitativas y cuantitativas y los padres de familia entendieran que uno u otro colegio está en la misma condición del otro. Ahora, si un establecimiento educativo quiere construir un campo de Polo para los niños dentro de las instalaciones o hacer canchas de tenis o campos de Golf, el Ministerio debe impedirlo porque eso no tiene nada que ver con el objeto educación y por ende, si un padre de familia quiere que su hijo practique esos deportes, debe inscribirlo en un club privado.

Este tema lleva a plantear que no es la política de mendicidad de solicitar pupitres a través de un fallo para los pobres o cojos o negros con lo cual se resuelve el problema sino, por el contrario que debe propenderse por la estructura de una política pública fundada en la igualdad.

Se preguntarán si ese modelo podría existir, la respuesta es afirmativa :Francia. En este país es irrelevante inscribir a un niño en una escuela pública o privada por la calidad de una sobre la otra. Al igual que no cabe la pregunta por parte de un padre de familia sobre cuál escuela es mejor o peor. Se preguntarán algunos, entonces porqué la diferencia entre una escuela pública y otra privada y la respuesta es clara: la existencia de Religión en las privadas.

Me responderán que algunos estudios dicen que los Banlieus de algunas ciudades francesas muestran que el rendimiento académico de los estudiantes es más bajo que los que se encuentran en algunos lugares más céntricos. La respuesta: en ese caso no es problema de la educación, sino de la presencia del Estado, de la falta de integración, de la falta de comercio de proximidad, lo que hace que no se vea la institucionalidad como algo propio, caso evidente cuando la turba de Villiers le bel, el año pasado quemó una escuela maternal dotada de la misma forma como se dotan todas las maternelles en Francia.

En fin, me alargué, pero con el ejemplo de Francia se demuestra que antes que buscar la excepcionalidad de medidas de acción afirmativa, debe propenderse por la igualdad, tomando ejemplos que no son descabellados, ni irreales. Ahh y con eso acabamos la manía de algunos padres de familia de buscar que los colegios sean clubes y no colegios.

Los quiero oir.....

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Profesor lo felicito por su blog. El modelo de educación francés es interesante, de hecho lo conozco bien, pero para países como los nuestros, debe planearse algo diferente. Al existir tanta diferencia, no es la ley la que resolverá el conflicto social.

fbarbosa dijo...

Gracias por el comentario. Tiene razón sobre la necesidad de buscar una alternativa propia. Sin embargo, quería mostrar que el caso de Francia podría mirarse con cuidado.

Anónimo dijo...

Ilustre maestro; Me parece interesante este tema,desde mi perspectiva veo q lo debemos plantear desde el punto de vista de la construcción de una sociedad en la que juegan un papel importante los padres de familia, el Estado y las escuelas, es necesario que se eduque desde la igualdad, entendiendo por igualdad un acceso a los mismos pensums y a las mismas condiciones, con el fin de disminuir ese abismo entre colegio privado y publico. Para mí los educadores de los publicos deben ser iguales de buenos a los de los privados, con esto quiero decir que el estado pague bien a sus educadores, ya sea que esten en las ciudades, en las veredas o en los suburbios, que sea igual de atractivo ser educador publico que privado. El estado debe regular lo minimo para que se cumpla con este requisito sin entrar a ser un estado interventor, simplemente, a traves de un decreto fijar esta política. Así mismo y hablando del caso de América Latina y concretamente de Colombia, sería oportuno que el estado fomentara e invitara a los colegios e instituciones privadas a que apadrinen instituciones publicas, por ejemplo una o dos por cada colegio privado, con el fin de que se retroalimenten mutuamente y se construya tejido social humano, es importante que halla un apoyo de los que más tienen hacia los que no tienen o tienen poco, imaginemonos un proyecto así en Colombia abarcando todo el territorio nacional desde la guajira hasta el putumayo, canalizando esfuerzos y construyendo país, llevando una mejor educación y oportunidades hacia los que no las tienen, ayudando a los maestros y estudiantes de lugares apartados con materiales, capacitaciones y mucho más. En fin me alargue..., este es un tema que da para mucho, todo esta por hacerse, tenemos que replantearnos la forma como se educa y deseduca a la vez, tenemos que pensar en la igualdad, acortar distancias y evitar que esas personanas que no tuvieron acceso a una buena educación lleguen a ser nadie en la vida, ¿que que camino les queda? como dice Ingrid Betancur en la carta a su madre y a sus hijos "en este mundo hasta para respirar se neceitan credenciales".

Un saludo, JGS.

fbarbosa dijo...

Gracias Juan por los comentarios. Me alegró mucho leerlo. Espero que siga escribiendo. Si tiene algo por escribir el espacio es todo suyo. Tiene razón sobre los pensums, profesores, padrinazgos etc. El debate central es hasta donde puede intervenir el Estado en el tema. Creo que en ese punto se cruzarían las diversas tendencias ideológicas, bien los intervencionistas, ora los neoliberales.

Por mi parte, creo que debemos desmistificar nuestros propósitos libertarios, sin igualdad. Es como decia Bolivar: Arar en el mar.

Abrazos,

Pacho