jueves, 20 de marzo de 2008

Democracia y Libertades Públicas

De nuevo las libertades públicas se ponen en juego en la multiplicidad de conflictos que se observan en el mundo. Así mismo, de nuevo la democracia como acto cultural se manifiesta en diversos lugares del Planeta. Sobre estos dos temas, libertades públicas y democracia plantearé mi reflexión.

Sobre la primera, en los últimos días hemos visto enfrentamientos en el Tibet por la inveterada cuestión de su independencia de la China. La postura de la República popular es la de mostrar que los tibetanos pretenden opacar la fiesta olímpica del próximo año, mostrando una realidad que no existe. Por el lado de los tibetanos, se muestra un grito por una libertad que conocen desde el punto de vista espiritual , pero no desde el material. En ese mismo orden, se presenta la lucha por la libertad del pueblo Kosovar al que le fue reconocida su naturaleza de Estado, sin tener en cuenta una pluralidad de factores sociológicos e históricos que, como siempre, son esquilmados en la sombra de las rubricas que subyacen las resoluciones internacionales, por ello los disturbios de Mitronica no deben ser soslayados. Estos dos ejemplos, adicionando los que traté en este blog sobre Pakistán, Chad y Sudan, ponen en evidencia la importancia de preservar las libertades públicas dentro de los regímenes de gobierno. Los derechos humanos deben tener una materialidad y, por ello, los esfuerzos de los medios de comunicación- entre ellos, los blogs-, en la denuncia de estos eventos, como la de los mismos organismos internacionales, permitirá elevar los estándares de respeto de los derechos humanos en el mundo.

Sobre la democracia, debe indicarse que continua siendo el único referente para preservar esas libertades. Cuando escribo democracia, lo hago en su rol amplio, vale decir, lugar de intercambio de ideas, de cultura y de posiciones encontradas. La democracia no se reduce al control de las mayorías o al proceso eleccionario de un domingo cualquiera, sino, al proceso garantista y permanente- todos los días-, que debe existir en el Estado- nación. Este proceso debe comprender la protección de las minorías, de los partidos de oposición, de las organizaciones no gubernamentales, en pocas, pero grandes palabras del Estado de Derecho.

De eso se trató el proceso democrático vivido en España con el triunfo de Zapatero y el triunfo de la izquierda en las elecciones municipales francesas. Creo que en España continuará el proceso iniciado por el PSOE de apertura y diálogo cultural, alejado del modelo que quería imponer el candidato Rajoy.

En Francia, por su lado, el pueblo francés castigó al partido de gobierno, liderado por su primer ministro Francois Fillon y por el Presidente Nicolas Sarcozy por el unanimismo con el que ha pretendido gobernar. Hoy por hoy, la izquierda es dueña del poder municipal y regional en Francia, mientras que el centro es controlado por la derecha. Interesante cohabitación. Podríamos decir que a pesar de que tanto el primer ministro, como el presidente pertenecen al mismo partido, el rumor que se oye en Paris desde la provincia, crece, crece y seguirá creciendo como diría el poeta Zalamea.

Pd. Les recomiendo ver en http://iureamicorum.blogspot.com/ de mi amigo Gonzalo sus notas personales sobre la crisis del Tibet y la película que fijó en el Blog. Sencillamente magistrales.

Pd2. Qué concierto el que se organizó en Cúcuta. Gracias a todos. La música y el espiritu de las canciones nos recordó a nuestro país. Juanes, Bosé, Vives, Sanz, Juan Luis Guerra, Montaner y Velazco... muchas gracias.


No hay comentarios.: