lunes, 3 de marzo de 2008

Venezuela y Ecuador favorecen el terrorismo

He estado en los últimos días observando el complejo entramado colombiano. El golpe contra las FARC por la muerte de Raúl Reyes es contundente. Ahora bien, merced a esta muerte del segundo al mando de ese grupo terrorista se extremó de forma grave la situación con Venezuela y Ecuador.

En el caso de Venezuela es inaudita la intervención del presidente militar Hugo Chavéz en los asuntos de Colombia. Su accionar violó el artículo 2 de la Carta de la ONU que indica: "Ninguna disposición de esta Carta autorizará a las Naciones Unidas a intervenir en los asuntos que son esencialmente de la jurisdicción interna de los Estados, ni obligará; a los Miembros a someter dichos asuntos a procedimientos de arreglo conforme a la presente Carta; pero este principio no se opone a la aplicación de las medidas coercitivas prescritas en el Capítulo VII".

La reacción de cerrar la embajada de Venezuela en Bogotá, la expulsión de los diplomáticos colombianos de Caracas y el desplazamiento hacia la frontera de 10 batallones militares demuestra que su apoyo a las FARC era evidente en la región, más aún cuando, según informaciones de prensa, el computador de Raúl Reyes contiene información que indica que ese régimen le entregó 300 millones de dólares a las FARC para su lucha terrorista en Colombia. Grave cosa para un régimen que ya no se distingue del Afgano, cuando el régimen Taliban apoyaba células terroristas de Al- Qaeda.

Frente a lo de Ecuador, es necesario mirarlo tras otro prisma. El Ejercito colombiano golpeó las estructuras de la banda terrorista Farc incursionando en su territorio. La irrupción se presentó de acuerdo con fuentes de la cancillería colombiana en el marco de la legítima defensa colombiana. Recordemos que el artículo 51 de la Carta de Naciones Unidas señala lo siguiente:

"Ninguna disposición de esta Carta menoscabará el derecho inmanente de legítima defensa, individual o colectiva, en caso de ataque armado contra un Miembro de las Naciones Unidas, hasta tanto que el Consejo de Seguridad haya tomado las medidas necesarias para mantener la paz y la seguridad internacionales. Las medidas tomadas por los Miembros en ejercicio del derecho de legítima defensa serán comunicadas inmediatamente al Consejo de Seguridad, y no afectarán en manera alguna la autoridad y responsabilidad del Consejo conforme a la presente Carta para ejercer en cualquier momento la acción que estime necesaria con el fin de mantener o restablecer la paz y la seguridad internacionales".

En este caso, Colombia no informó al Consejo de Seguridad sobre su reacción en aras del ejercicio de la legítima defensa, lo que será utilizado por Ecuador para mostrar el abuso. Ahora bien, debe entenderse que el concepto de legítima defensa o estado de necesidad se enmarca entre relaciones de Estados y no involucra grupos terroristas, luego, para Colombia, el ataque se ejerció contra un territorio que ampara el terrorismo y que plantea un riesgo inminente para su seguridad.

Según Colombia se actuó en virtud de la resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas 1373 de septiembre de 2001 que le dió vía libre a la aplicación oficial de la doctrina de la "guerra preventiva", siempre en el marco de pugnas entre Estados. En este caso, sin autorización, lo que implica una intervención de un territorio extranjero.

Las perspectivas en este entramado cuasi-africano son las siguientes:

En primer lugar, se utilizará a la OEA para mediar el conflicto entre los tres países, aún cuando se hayan roto relaciones diplomáticas. Colombia llevará su explicación con base en los argumentos plasmados con precedencia. Ecuador, por su lado, alegará violación a la soberanía, lo cual se justifica. Sin embargo, debe explicar las pruebas que demuestran su apoyo directo a las FARC . Por último, Venezuela, dirá cualquier cosa, siempre al vaivén de los ritmos disonantes del coronel golpista, Hugo Chavez. Si en el Consejo Permanente o en el Consejo de Ministros de Relaciones Exteriores de la OEA el entuerto no se zanja, Colombia pasaría a la siguiente fase: la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Allí explicaría ante la Asamblea General y, por supuesto, al Consejo de Seguridad- que vela por la seguridad y la paz internacional-, la implicación de Venezuela y Ecuador en actividades terroristas .

Habría que agregar, que no podría llevarse el diferendo entre Ecuador y Colombia ante la Corte Internacional de Justicia por razón del retiro de la competencia contenciosa de la Corte por parte de Colombia, días antes de la interposición de la demanda de Nicaragua ante ese tribunal colegiado .

Es lamentable que esto ocurra en la región, pero con regímenes que favorecen el terrorismo, no se puede.


El Tiempo- Editorial

http://www.eltiempo.com/opinion/editorial/2008-03-04/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3984403.html

Editorial Le Monde

2 comentarios:

Ma Paula dijo...

Partiendo de la muerte de Reyes ,es evidente que Venezuela y Ecuador apoyan el terrorismo;no es tan descabellado pensar el sinomino que existe entre los afganos y Al -Qaeda y Venezuela y Ecuador con las Farc.
No solo por las declaraciones sino por los dineros que por debajo de cuerda estan saliendo a la luz ,por la incautacion de documentos y computadores , pertenecientes a este grupo guerrillero.
Que mejor golpe para estos terroritas que la muerte de Reyes , del negro Acasio y de la detencion de "Martin Sombras"....
Ojala que con todas estan pruebas se defina cuales son los aliados de Colombia , los que estan en contra de estos terroritas y se definan los alidos como Venezuela , Ecuador , Nicaragua y dejo entre comillas "Chile " que no se define......

fbarbosa dijo...

Gracias Paulita por el comentario. Creo que todo lo que ha pasado decantó la situación tremendamente hipócrita en cuanto al entendimiento del conflicto armado interno que padecemos desde hace tantos años. Espero que la mediación internacional sirva para que los ánimos se compongan.