martes, 29 de abril de 2008

Magnus Morner y su apreciación de América

El libro “La Corona Española y los foráneos en los pueblos de indios de América” del profesor Magnus Morner hace un largo recorrido de 1500 a 1830 a propósito de las normas, procedimientos y formas practicas de asumir por parte del gobierno monárquico español, la clerecía, los criollos y los indios de America en los alambicados asuntos que generaron la política de separación residencial en las indias.

Para entender el planteamiento general del libro, es necesario abordar con detenimiento el análisis de Morner de las leyes de indias sobre separación residencial en contraposición con la práctica hermenéutica que existió por parte de los funcionarios públicos de la corona para aplicar estas disposiciones que alcanzaron su mayor énfasis en la Recopilación de leyes de indias de 1680.

En el texto se plantea la forma de ejercer el poder por parte de la corona y de los misioneros. Curiosamente mientras las normas de separación buscaban alejar a los indígenas, so pretexto de respetar su identidad cultural, para extraerles tributos a través de los alcaldes mayores o corregidores de los pueblos de indios y así evitar que congéneres españoles- vagabundos y transeúntes- pudiesen esquilmar esos territorios; los religiosos establecían iglesias dentro de estos pueblos para así conseguir de fuente directa los diezmos. En otras palabras, una forma de prestar el servicio, lo que per se constituía una fuente de recursos adicional.

Como se observa del planteamiento señalado, los recursos económicos fueron un elemento de disuasión y control que justificó tanto las acciones violentas como la proliferación de normas jurídicas como plantea Morner a lo largo del texto. Estas separaciones de residencia permitieron que se atacara la institución de la encomienda que permitió múltiples desafueros por parte de los encomenderos y calpixques que vivían en los pueblos de indios abusando de sus habitantes.

La dura disputa entre el poder temporal y el poder real no fue zanjada por el Real Patronato 1 que existió durante el control español de las Indias. Los sacerdotes y la corona iniciaron una pugna promoviendo las reducciones 2 o haciendo experimentos habitacionales como el de Vera Paz 3 , al tiempo que luchando contra la teoría del mal ejemplo de los españoles.

La separación de los indios impidió que los vagabundos4 se quedaran en los pueblos de indios explotándolos.Esta teoría fue la base para promover una multiplicidad de reales cedulas5 que excluyó a los transeúntes, vagabundos, calpixques, negros, mulatos, zambos, mestizos, españoles e indios ladinos en la vida de los pueblos de indios.

En cuanto a los procesos judiciales en cuanto a esa legislación, Morner muestra como el gobierno, la legislación y la administración de justicia confluían de tal forma que generaban conflictos de competencia entre las distintas autoridades que para el efecto avocaban los casos que les llegaba a su conocimiento.

Cómo en nuestro derecho actual, en aquella época, existía una ley madre o fundamental la “real Cedula” que se reglamentaba a través de la ordenanza que servía para darle sentido a ciertas disposiciones.Luego de expedida la disposición se pregonaba para que todo el mundo la aplicara.

En cuanto los procedimientos judiciales era posible que los indios que vivían en los pueblos de indios denunciaran que algún miembro no indio desconocía las leyes. La denuncia se impetraba ante el corregidor de indios o alcalde mayor con el propósito de que iniciara la instrucción. La autoridad llamaba al denunciado por la violación de las leyes de separación residencial o por el cometimiento de un hecho punible como estupro o abuso contra los pobladores de la región. En esta tarea era apoyado por los alguaciles y los alcaldes indígenas 6 .

El corregidor iniciaba el procedimiento escrito si un español participaba en la causa. Si solo era entre indios se llevaba el caso de forma oral. Se le permitía contraponer sus argumentos en un proceso, aportar pruebas, que las más de las veces eran testimonios directos.

Por último, el funcionario imponía la sanción y se permitía el recurso de apelación ante la Real Audiencia o el Virrey en algunos casos. Ante estos casos, la audiencia enviaba a un juez comisionado que in situ tomaba la decisión correspondiente.

Finalemente el autor hace una reflexión sobre la aplicación de las leyes de separación en la cual a través de varios casos concretos muestra su falta de acatamiento. En la praxis era imposible la aplicación exegética de las normas porque el proceso social de fusión normativa, funcionaba de un modo mucho más natural que el de la existencia artificial de una norma jurídica.

Por ejemplo, en Tunja era una verdad sabida que los pueblos de indios eran un lugar en el cual se encontraban los indios para trabajar en las minas o en las haciendas. Esta circunstancia hizo que la aplicación de las normas fuera bastante laxa y que las haciendas7 jugaran un papel relevante en la socialización de la época indígena8 .

Las leyes de indias en cuanto a la separación residencial no rindieron sus frutos y no se separaron. Antes, que eso, lo que ocurrió fue una unión entre los pueblos y un mestizaje imposible de frenar.

El mejor ejemplo de la excepcionalidad normativa en la aplicación de este ordenamiento es el concepto dado por el fiscal de la Real Audiencia, Manuel Martínez de Mansilla9 quien señaló:

“(…) aunque es verdad que por repetidas leyes esta prohibido que los españoles se introduzcan a vivir en tierras de los indios, también lo es que esta regla, como todas las generales, ha estado sujeta a padecer excepciones que el tiempo y las circunstancias han hecho admisibles, y pudiendo hallarse los vecinos de Cucaita en uno de esos casos se hace necesario no tratar de su expulsión, a lo menos no por vía ejecutiva”.

Al arribar, el periodo neo- borbónico 1810-1850, el sistema jurídico de castas se desmontó o mejor cambio de tercio por cuanto los criollos tomaron el lugar de los "usupadores".

1. Institución en virtud de la cual el poder sobre los nombramientos que la Iglesia hacia en el Nuevo Reino quedaba bajo el poder tutelar del Rey de España.

2. El autor plantea que el desenvolvimiento del plan de reducciones planteaba una situación de optimismo. La primera, en cuanto a la posibilidad de los nativos de desarrollarse, basada en la declaración de su racionalidad dada por el papa en el año de 1537.


3. Según Morner, Vera Paz fue un proceso de aislamiento de los españoles en 1547 con el cual se buscó hacer cristianización sin españoles. Este modelo no fue del agrado de la corona, porque le arrebataba la posibilidad de controlar los indios de forma directa.


4. El vago eran generalmente hombres solteros, o bien un casado que habían dejado a sus esposas en España, y, por lo tanto, resultaban nocivos para los indios. Ver Pág. 71.


5. Reales Cédulas del 2 de mayo de 1563, 25 de noviembre de 1578, 8 de Mayo de 1581, 10 de Enero de 1589, 12 de Julio de 1600, 1 de Octubre de 1646, 17 de Diciembre de 1646, 30 de Junio de 1646, 20 de noviembre de 1536, 21 de Noviembre de 1600, 6 de Mayo de 1550, 2 de Diciembre de 1563, 10 de Octubre de 1618, 6 de Junio de 1609, 17 de Junio de 1555, 29 de Noviembre de 1563, 3 de Junio de 1571, 5 de septiembre de 1590, 6 de Octubre de 1596, 28 de Mayo de 1597. Ver Morner Magnus Págs. 112 y 113.


6. Morner Magnus, La Corona Española y los foráneos en los pueblos de indias de América, Págs. 209 y ss.

Morner, Pág. 269.

7. Ver estadísticas en Morner, Págs. 248 y 249.

8. Carta del fiscal Martínez de Mansilla al Virrey de Santa fe el 10 de Julio de 1810. Ver Morner, Pág. 318.

No hay comentarios.: