viernes, 16 de mayo de 2008

Birmania y la asistencia humanitaria

Ciclón Nargis asoló Birmania (©AP Photo)

En el año de 1988, la Asamblea General de Naciones Unidas votó la resolución 43/131 sobre el derecho de asistencia humanitaria de víctimas de catástrofes naturales y situaciones de urgencia. Esta resolución debería tomarse en cuenta frente al cúmulo de tragedias naturales que se presentan a diario en el planeta por causa en gran parte del calentamiento global, es decir, del animo de irresponsabilidad con que se está abordando el tema de ambiental en el mundo. La tragedia de Birmania- paso del Ciclón Narguis-, por ejemplo, debe servir para medir la efectividad de esta decisión de la Asamblea General de la ONU en la medida en que el régimen de militares que gobierna ese país, no ha permitido el ingreso de ayuda internacional a la zona de tragedia o no ha expedido las visas de entrada a los cuerpos médicos. Sencillamente deplorable. Según datos no oficiales podría hablarse de 120,000 personas, es decir, el equivalente a las víctimas fatales de las torres gemelas del 11 de septiembre multiplicado por 30.

Hoy por hoy, las tragedias naturales abundan. No había terminado de sacudirnos lo de Birmania y China-terremoto de 7,9 grados en la provincia de Sichuan- nos sorprendió. Palabras como Tsunami, ciclón, huracán, maremoto, terremoto se nos han vuelto tan cotidianas como globalización, Irak o Guantanamo. La discusión sobre el medio ambiente debe hacerse y los mecanismos para prevenir tragedias deben ponerse al servicio de todos. Las medidas preventivas, resuelven los grandes dramas sin corrección. Sin embargo, la inhumanidad mostrada por Birmania, nos debe poner a pensar en la posibilidad de responsabilizar por violación de derechos humanos a los gobernantes que impiden la ayuda.

La misma tipología de crímenes del Estatuto de Roma debe reedificarse. Una decisión política o mejor en el caso de Birmania, una inacción mató a miles. No creen ustedes que la responsabilidad por derechos humanos cabe tanto por acción como por omisión.

No hay comentarios.: