domingo, 10 de agosto de 2008

Columna de Iván Duque Márquez: Una contienda histórica

La disputa por la Presidencia de los Estados Unidos será histórica. Por primera vez un partido tradicional presenta a un afroamericano como candidato. Así mismo, existe la mayor brecha generacional entre dos candidatos presidenciales. Mientras John McCain con 72 años podría convertirse en el presidente más viejo en la historia de los E.U., Barack Obama, de 46 años llegaría a la Presidencia a la misma edad que lo hicieron Bill Clinton y Ulysses Grant, y superando en edad a John F. Kennedy y Theodore Roosvelt, quienes lo hicieron a los 43.

Fuera de estas consideraciones, será la primera vez desde 1880, que ninguno de los candidatos ha sido presidente, vicepresidente, gobernador o secretario de alguna cartera y, será la primera vez que dos senadores en ejercicio se enfrentan por la Casa Blanca.

Dicho lo anterior, y ante los contrastes de imagen, en la elección del 2008 primarán las diferencias de fondo entre los contendores para motivar al electorado.

En materia de principios, Obama defiende el derecho de las mujeres para abortar, promueve la educación sexual en los colegios dándole prelación al control de natalidad, apoya la unión civil de parejas homosexuales y considera necesario regular la tenencia de armas. Por su parte, McCain es un claro opositor del aborto, considera que la educación sexual debe limitarse a promover la abstinencia, no es partidario de las uniones civiles entre parejas del mismo sexo, y cree que el derecho a la tenencia de armas debe limitarse a la verificación de antecedentes penales para los compradores.

En materia económica, McCain ha decidido jugarse la cuota continuista al mantener las exenciones tributarias de la Administración Bush, mientras Obama quiere limitarlas únicamente a quienes tengan un ingreso inferior a los 250 mil dólares, dándole prelación a la clase media y a las familias de bajos ingresos.

Con respecto a los asuntos internacionales, Obama ha sido un opositor de la guerra en Irak y considera que las tropas deben retirarse escalonadamente para julio del 2010. Es partidario de usar los canales diplomáticos con el objetivo de asegurar la estabilidad en el Medio Oriente, y está dispuesto a dialogar con países como Irán y Siria. En el lado republicano, McCain, ha respaldado la guerra, no tiene metas definidas para el retiro de tropas y rechaza el diálogo con países hostiles a los Estados Unidos.

En educación, Obama aboga por mayor inversión del Gobierno Nacional en calidad, mejor remuneración de docentes y un programa de crédito universitario condicionado a horas de servicio comunitario. McCain, por el contrario, es abanderado de la autonomía de los Estados en materia educativa, y se ha concentrado exclusivamente en aportar contribuciones gubernamentales a programas de investigación universitaria. En cuestiones ambientales, aunque McCain se ha alineado en la cruzada contra el calentamiento global, Obama es quien tiene una agenda con mayores compromisos en cuanto a reducción de emisiones de CO² y eficiencia energética.

La elección será reñida. Los demócratas deberán mantener y ampliar la diferencia en los Estados donde tienen mayorías, luchar por ganar en Estados donde los republicanos se han impuesto durante las últimas dos elecciones como Ohio, Florida, Missouri, Nevada y Colorado, entre otros. Igualmente, deberán buscar la victoria en Estados republicanos, apelando a los jóvenes y las minorías.

Ante las discrepancias de fondo, lo que determinará el vencedor será el debate entre la continuidad frente al cambio y la experiencia frente a la esperanza. Las encuestas le dan la ventaja a Obama, pero su desafío estará en convencer a los electores con ideas liberales en un país que durante los últimos ocho años le ha apostado al conservatismo.

Consejero Principal de Colombia y Ecuador ante el BID

1 comentario:

fbarbosa dijo...

Una muy buena columna que informa las posiciones de cada uno de los candidatos a la elección norteamericana. La elección será muy reñida. Estados Unidos no solo define Presidente, sino que modificaría parte de su estrategia como país en caso de un triunfo de Obama.

Estaremos atentos, Un fuerte abrazo,