martes, 5 de agosto de 2008

Francia y su nueva envoltura constitucional

Por: Francisco Barbosa Delgado

Hace un par de semanas, Francia modificó su Constitución. El parlamento reunido en el Palacio de Versallles aprobó por 539 votos contra 357 el proyecto de ley modificatoria promovido por la bancada de la UMP- partido del Presidente Sarcozy- de la Constitución de 1958 fundadora de la quinta república en este país.


La reforma modifica la función del Presidente, del Gobierno, del Parlamento y de los ciudadanos. En cuanto al Presidente las modificaciones fueron las siguientes:

1. No podrá cumplir más de dos mandatos consecutivos;
2. Ejercerá su derecho de gracia de manera individual y no el colectivo;
3. No presidirá el Consejo Superior de la Magistratura,
4. Los poderes excepcionales derivados del artículo 16 de la Constitución fueron limitados. De ahora en adelante, al cabo de 30 días de tomadas las medidas, los Presidentes de las dos Asambleas, 60 diputados o 60 senadores podrán acudir al Consejo Constitucional para que se examine las condiciones de invocación del artículo 16.
5. Su poder de nominación estará sometido al concepto de las comisiones competentes de la Asamblea Nacional y el Senado. Estas corporaciones podrán interponer un derecho de veto si las 3/5 partes de sus miembros lo consideran. Este veto cabrá solamente frente a las nominaciones presidenciales al Consejo Constitucional, el Consejo Superior de la Magistratura y del nuevo cargo "Defensor de derechos del ciudadano" una suerte de Defensor del pueblo colombiano o ombudsman nórdico.
6. Podrá dirigirse al Parlamento para dar un mensaje de resumen de su función a la usanza de los regímenes presidenciales.

En cuanto al Gobierno:

1.El Primer ministro no tendrá el monopolio de las intervenciones en el parlamento
2.Debe informarle al Parlamento la intención de enviar fuerzas armadas dentro de los tres días siguientes a su envío.
3. El gobierno no controlará la agenda parlamentario.
4. La utilización del artículo 49-3 de la Constitución será limitado. Esta disposición plantea que el Primer Ministro puede pasar un texto sin necesidad de voto a condición de comprometer la responsabilidad del Parlamento. Los textos serán el presupuesto de la Seguridad Social y la ley de finanzas.
5. El Ministro de Justicia no tendrá lugar en el Consejo Superior de la Magistratura.
6. Una vez los ministros de Estado terminen su función, asumirán una curul en el Parlamento.

En cuanto al Parlamento:

1. No solamente votará la ley, sino que controlará las políticas públicas y evaluará la acción del gobierno
2. Dos semanas la mes, la Asamblea y el Senado controlan el orden del día.
3. Una sesión al mes es reservada para la oposición.
4. El procedimiento de mensajes de urgencia se somete al acuerdo de los Presidentes de cada Asamblea.
5. Los diputados y senadores disponen la posibilidad de convocar a Referendo con la condición que esta iniciativa sea respaldada por un quinta parte de los miembros de cada corporación y una décima de los inscritos para votar (4, 4 millones). El objeto de este referendo debe ser validado por el Consejo Constitucional.
6. El Parlamento autoriza al Gobierno a seguir los asuntos de Defensa Nacional.

En cuanto al ciudadano:

1.Durante un litigio todo ciudadano podrá recurrir el Consejo Constitucional si considera que la ley que se le aplicó violó sus derechos fundamentales.
2. Todo ciudadano podrá recurrir al Consejo Constitucional dentro de las condiciones que fije la ley.
3. Se instaura un "Defensor de los derechos del ciudadano- Défenseur des droits des citoyens-. Este funcionario será nombrado por el Presidente de la República por seis años y reagrupará las funciones del actual "Médiateur de la République, Commission nationale de Déontologie de la Sécurité y del Contrôleur géneral des lieux de privation de liberté"

Una reforma que cambia parte de la mecánica del Parlamento, la figura del primer ministro, el Presidente y le abre el Estado al ciudadano, pero que no cambia a Francia como tal. Este país decía Hannah Arendt se encuentra unido por el suelo, por la lengua, por una herencia, por los recuerdos pero no por la Constitución- recuerdo constante de un acto único y sagrado-, como ocurre en Estados Unidos, lo que demuestra que luego de 200 años el documento fundador americano siga allí. Para la filósofa alemana, la Constitución para Alemania o Francia es un solo un pedazo de papel que se modifica, pero no hace cambiar la esencia del país. Ningún Estado de Europa occidental tiene documentos fundadores que construyan el Estado-nación. Tienen trazas, algunos recuerdos que son importantes, pero no los definen como comunidades imaginadas. Son otras cosas. Si se supiera esto, se entendería mejor los lugares de producción de una multiplicidad de hechos, tanto en Europa como en Estados Unidos.

Pero volviendo a la reforma francesa, Francia sigue siendo Francia, así el primer ministro pierda en parte su poder frente al parlamento, así el Presidente se dirija al legislativo a la usanza de un régimen presidencialista, así el Parlamento gane poder en el manejo de la agenda legislativa o el ciudadano empiece a jugar un rol frente a la justicia. El cambio constitucional permite modificar algunos hábitos, que, por lo menos en Francia, no compromete sus principios.

No hay comentarios.: