viernes, 19 de septiembre de 2008

Reseña sobre el libro de Steve Stern “Los pueblos indígenas del Perú y el desafío de la conquista española Huamanga hasta 1640”.

Por: Francisco Barbosa Delgado

Este texto nos completa la historia planteada en las lecturas anteriores- Pagden, Morner, Lockhart, que puede leerse en el archivo, reseñas de historia de este blog- en cuanto al proceso de la conquista en estos territorios. Con Lockhart vimos que el proceso en Méjico fue completamente disímil a los cliches que se enseñan sobre la conquista en los cuales se plantea que los españoles llegaron con su valentía y su odio a barrer las poblaciones a su paso.

En este caso Stern evidencia el proceso que iniciaron los españoles para ingresar al Perú, territorio dominado por los Incas. Stern plantea la evolución y la interacción entre los indígenas y los españoles a partir del estudio de caso sobre la región de Huamanga, lugar que se encuentra- hoy Ayacucho-, entre Lima y Cuzco. En el actual territorio del Perú se encontraban asentados varios indígenas, los Ayllus, los lucanas, los soras y las yanaconas, entre otros.

En cuanto a los ayllus es de anotar que tenían sus ritos, sus fiestas, mantenían un sistema de familia endogámico que repugnaba a los españoles. Este grupo, como otros sectores sociales sufrieron un control militar asfixiante por parte de los Incas en cabeza de Pachacuti y su hijo Topa Inca Yupanqui (1471-1493).

Los incas mantuvieron las condiciones preincaicas aunque integraron las comunidades en una formación económica más amplia y explotadora. Esta situación se desvaneció con la llegada de Francisco Pizarro quien asesinó al Inca Atahualpa y puso fin a la dominación de los incas. Al morir este último, Pizarro nombró como gobernante títere de los incas a Manco Inca quien se sublevó contra los españoles con posterioridad.

A partir de allí, los españoles iniciaron su política de conquista del territorio imponiendo la encomienda que permitió, al igual que Méjico, -donde los tlatuani entregaba a su indios para los trabajos forzados a los españoles para que les mantuvieran los privilegios-, permitir que los Kurakas- líderes de la comunidad- entregaran sus indios a los españoles.

Esta circunstancia varió radicalmente cuando muchos Kurakas no permitieron que se siguiera explotando a los indígenas y se iniciaron problemas con los encomenderos o con los corregidores de indios. Esta lucha generó la aparición de un movimiento denominado Taki Onkoi que permitió de manera contagiosa el retorno al mito del que hablaba Nietzsche en palabras de Hayden White . Este movimiento llegó a su fin con el gobierno del Virrey Francisco Toledo (1569-1581) quien remplazó a García de Castro. Este virrey viajó por todos los territorios peruanos para observar lo que ocurría entre los “naturales” y los españoles. En su gobierno estableció un sistema de tributos y de rotación de mano forzosa y de mita colonial etc. Del mismo modo asesinó públicamente al neoinca Tupac Amaru.

Según Stern: “(…) el resultado definitivo del gobierno de Toledo fue una reorganización sistemática que, al incrementar las fuerzas productivas de la economía minera, crear un sistema centralizado de trabajo forzoso que superó el plan de Matienzo”.

Los indios se incluyeron dentro del sistema jurídico, lo que implicó que se deslegitimaran entre ellos. En ese contexto, los españoles se aprovecharon y los dividieron de forma recurrente aplicándole las estructuras sociales que ellos habían traído de la península. Los censaron y con ello fue mucho más fácil cobrarles los nimios tributos que producían.

Como se observa, los españoles en el caso del Perú impusieron sus condiciones de manera más rigurosa que lo que hicieron en Méjico. La transculturación se verificó en Perú como en otros lugares de forma similar. Definitivamente una historia distinta a la que nos cuentan los libros clásicos de narraciones históricas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

es un comentario o una reseña?
bueno , te sugiero que si harás una reseña hazla de forma critica , si no , no la hagas.
igual gracias por la colaboración.
perfecciónate.