martes, 2 de septiembre de 2008

Sarcozy- Fillon: Balance primer año

Por: Francisco Barbosa Delgado

El año en Francia comenzó el día de ayer con el ingreso de 11 millones de estudiantes a los colegios. La semana próxima serán los estudiantes de las Universidades. El gobierno Sarcozy- Fillon ajustó su primer año. Su gestión estuvo marcada por un propósito evitar la debacle económica del país a través del aumento del “pouvoir d’achat” de los franceses. Para ello, el gobierno ha utilizado dos estrategias. La primera tratar de impulsar la economía a través de medidas activas como la presentación y luego aprobación de la ley de reactivación económica- la posibilidad entre proveedores y distribuidores de grandes « surfaces » de negociar sus tarifas, posibilidad de instalar hipermercados de hasta 1000 metros en ciudades con menos de 20,000 habitantes y la creación de una entidad que garantice la competencia- una suerte de Superintendencia de Industria y comercio- y la firma de acuerdos económicos con países como Túnez, Marruecos y Libia para desarrollar infraestructuras y para atraer inversión.

La segunda estrategia de Sarcozy ha sido la del recorte del gasto en sectores sensibles para los franceses. De entrada , el ministro de Educación Xavier Darcos suprimió 13, 000 cargos de profesores y realizó una modificación al sistema escolar- más de forma que de fondo-, la Ministra de Educación Superior, Valerie Pecrese modificó la estructura de la educación superior buscando una mayor eficacia en los recursos invertidos en la Universidades. En el campo de la justicia, la Ministra, Rachida Dati promovió la reforma de la carta judicial- supresión de cargos- y reorganización administrativa de la rama. El ministro de Trabajo, Xavier Bertrand promovió e hizo aprobar una ley para terminar con los regímenes especiales de pensión.

Como se observa, las medidas tomadas durante el año de Sarcozy-Fillon llevan a pensar que el futuro en Francia continuará a través de la búsqueda del crecimiento económico y el recorte de gasto público. El problema que se cierne sobre el país es la volatilidad de la economía mundial, materializada por el aumento del precio del petróleo y la crisis de los sub-primes en Estados Unidos. En igual sentido, algunas medidas tomadas a nivel gubernamental como la ley que permite un bono ambiental por la compra de vehículos eco- promovida por el Ministro Jean Louis Borloo y la secretaria de Estado Natalie Kociusku-Moricet,- han hecho que el gobierno encuentre contradicciones en su seno por la imposibilidad de destinar mayor gasto para ese tipo de iniciativas. El Banco Central Europeo de Trichet, contrario a lo que hace la Federal Reserve de Bernanke, sube las tasas de interés para evitar la inflación. El continente puede entrar en recesión y los gobiernos lo saben.

La postura del Gobierno sería la acertada, si se recortara el gasto con un análisis sosegado de las políticas públicas respectivas. Sin embargo los sectores son arrasados a través de números, lo que genera malestar social. El modelo francés debe revisarse y mejorarse, pero no acabarse. Es necesario retomar las palabras de Strauss Kahn-Director del FMI- cuando señaló: que entre la ruptura de Sarcozy y la regresión de los sindicatos y los comunistas, es necesaria la vía intermedia, es decir, la renovación.

2 comentarios:

Gonzalo Ramirez Cleves dijo...

Muy buena nota pacho, quisiera que me informará más sobre la reforma constitucional que se hizó, se que hiciste un post al respecto pero quiero saber tu opinión... Por otro lado me gustaría copiar este post en iureamicorum para que vuelvas de columnista... ¿Me dejas?

Gonzalo

fbarbosa dijo...

Gracias Gonzo. Voy a hacer un par de notas profundizando esta nota en lo atinente al futuro de las medidas económicas y otra sobre el sentido de la modificación de la constitución.

Claro fija las que quieras en iure,

Pacho