jueves, 28 de febrero de 2008

El Aborto en Colombia, Francia y EEUU. Nuevo debate en el Blog

Esta vez el debate será sobre el aborto. El debate ya ha sido planteado en http://iureamicorum.blogspot.com/, pero quiero retomarlo por la importancia del tema en lo atinente a la interpretación de los derechos humanos o fundamentales- mismo contenido, diferente semántica-.

1. Colombia

En el campo constitucional colombiano, el camino ha sido largo. Se inició con la sentencia de la Corte Constitucional C-133 de 1994 en la cual consideró que el artículo 343 del Código Penal- penalización del aborto- era constitucional con el argumento que la vida del nasciturus era sagrado. En igual sentido, el tribunal trajo a colación el concepto de bloque de constitucionalidad, indicando que los tratados de derechos humanos obligan a Colombia, lo que implica un obstáculo en cuanto a la restricción de los derechos. El último argumento se refiere a la justificación de la Asamblea Constituyente de dejar el tema incólume y sin excepción alguna. El tópico terminó en ese momento.

Luego en el año 1997, la Corte Constitucional se pronuncia nuevamente haciendo énfasis en una postura claramente sexista en la cual señaló, según recuerdo, que una manera de exaltar la feminidad de una mujer, luego de una violación es que pudiera concebir a ese menor.....

El asunto volvió a la palestra en el año 2001-C-647 de 2001-, sobre el marco de una sentencia de constitucionalidad en la cual se pronuncia el tribunal sobre el artículo 124 del Código Penal que plantea los requisitos, no despenalización del aborto, sino de inaplicación del mismo por parte del juez. La Corte reconoció esta distinción y declaró la norma constitucional.

Por último, la sentencia reciente 355 de 2006 prohíbe al legislador imponer el delito de aborto a una mujer frente a los tres siguientes casos:

1. Cuando la continuación del embarazo constituya peligro para la vida o salud de la mujer
2. Cuando exista grave malformación del feto.
3. Cuando el embarazo sea resultado de Acceso carnal violento sin consentimiento o inseminación artificial no consentida.

Para arribar a esta decisión, la Corte realizó un análisis sobre el artículo 122 del Código Penal indicando que es evidente la tensión entre el derecho de la vida del nasciturus y el derecho de la mujer a tomar una decisión sobre el marco de su libre desarrollo de la personalidad- proyecto de vida, honra, dignidad, libertad de conciencia. La Corte avala estas tres excepciones con el argumento de que el nasciturus aún no es persona, lo que hace que prime el derecho de la mujer sobre el del feto que está por nacer. No hace explícito el test de proporcionalidad, pero da las razones de su decisión, asimismo formula una ponderación de los derechos en juego.

2. Francia

La situación en Francia se presentó de la siguiente manera. Luego del gran movimiento de 1968, la mujer se visibilizó, circunstancia que permitió, luego de inmensas presiones sociales- entre ellas la liderada por la escritora Simone de Beauvoir, que el Parlamento francés adoptara una ley en favor del aborto, promovida por la intelectual francesa Simone Veil en el año de 1975. En la actualidad, se pone en duda su eficacia en el hexágono por el mismo debate sobre la colisión de los derechos y por la derecha absoluta que reina……

3. Estados Unidos

Sobre este tema, justamente este año se cumplió el aniversario número 35 de la sentencia de la Supreme Court que permitió el aborto en ese país. Gran debate. Para ponerlos en contexto los dejo al final con un video especial sobre esta decisión.

En fin, un discusión bastante amplio sobre la base de principios religiosos, sociales, médicos y culturales.

El derecho ha respondido con formulas interpretativas como tests de proporcionalidad, mecanismos hermenéuticos de ponderación, o simplemente, las encíclicas de rigor apoyadas por el Ku-Kus-Clan en la retaguardia para dotar las decisiones de cargas de argumentación. En el fondo, creo que tanto los que están de un lado, como los del otro, han fallado con las víseras, que en el fondo es como siempre falla un juez, o me equivoco…..

En fin, quiero oir comentarios, Hay mucho, quien empieza.


Los dejó con un video tomado de Youtube sobre los 35 años de la sentencia Roe vs Wade que, a su vez, mostró en su blog mi amigo Gonzalo.

miércoles, 27 de febrero de 2008

Libres Gloria Polanco, Orlando Beltrán, Luis Eladio Pérez y Jorge Eduardo Géchem. No más secuestro-esclavitud en Colombia.

Iba a fijar un post sobre el debate del aborto que se lideró en nuestra Corte Constitucional y los 30 años de la famosa decisión de Supreme Court- Wade vs Roe. El debate fue solicitado por un ex-alumno que se encuentra haciendo su Master en el London School of Economics y por el post de mi amigo Gonzalo en http://iureamicorum.blogspot.com/. Sin embargo, la liberación unilateral de la guerrilla de las FARC de Gloria Polanco, Orlando Beltrán, Luis Eladio Pérez y Jorge Eduardo Géchem lo hizo postergar un día más.

Sobre la liberación, debo decir que me uno a las familias de estos colombianos. Bienvenidos a la libertad. Esperamos la libertad para los otros. Si no es por la vía unilateral, entonces que se realicé una acuerdo humanitario para su liberación. Hay que buscar la libertad de nuestros compatriotas. Las imagenes son muy emotivas.

lunes, 25 de febrero de 2008

Me dio envidia en Francia: No hay choque de trenes

Leyendo el Magazine "Nouvelle Observatoire" de la última semana me encontré con una noticia que a los colombianos nos daría mucha envidia. Como les había contado en este blog, el Conseil Constitutional francés se pronunció sobre el proyecto de ley sobre la " rétention de sûreté ". En la decisión el tribunal Constitucional evitó la inaplicación del "principio de no retroactividad" a los reincidentes, de acuerdo a su nivel de peligrosidad.

En fin esa historia ya la escribí, lo que faltaba es que el Presidente Nicolas Sarcozy le envió una comunicación al Presidente de la Cour de cassation, Vincent Lamanda, para que rechazara la decisión del Conseil Constitucionel. La respuesta fue contundente:

" il est hors de question de remettre en cause la décision du Conseil constitutionnel qui, comme le dit la Constitution, s'impose à toutes les juridictions, y compris la Cour de cassation- "
Está fuera de cuestión poner en duda la decisión del Consejo Constitucional. Ella se impone sobre todas las jurisdicciones, incluyendo la Corte de Casación". Fuera de cuestión. Qué bien se siente cuando las competencias están bien fijadas. En Colombia, deberíamos emprender una tarea urgente: definir cuanto antes los límites de nuestras Cortes. No más choques de trenes.

Rafael Guarín en Margen Cultural

A partir de esta semana, incluiré la columna que escribe mi amigo Rafael Guarín en el periodico "Nuevo Herald". Rafael es análista político de "El Nuevo Herald" de Miami. Profesor de la Facultad de Ciencia Política y Gobierno de la Universidad del Rosario. Abogado de la Universidad Libre. Primera matrícula de Honor en el Master en "Acción Política y Participación Ciudadana en el Estado de Derecho", de las universidades Francisco de Vitoria y Rey Juan Carlos y el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. Estudios en "Política Internacional, Seguridad y Defensa" y Diploma de "Prevención de Conflictos" en la Universidad Complutense de Madrid. Becario de la Fundación Carolina, del National Democratic Institute for International Affaire NDI y del Instituto Interamericano de Derechos Humanos IIDH. Su Blog es www.rafaelguarin.blogspot.com. Bienvenido, Rafael y bienvenido el picante político a Margen Cultural.

Tenaza Farchavista


RAFAEL GUARÍN

Desde hace varios años, Chávez y las FARC mantienen intensas relaciones con organizaciones políticas y movimientos sociales de izquierda y extrema izquierda en Latinoamérica, al tiempo que al amparo de la construcción de la “Patria Grande”, la injerencia chavista ha brindado cobertura a la actividad internacional de las FARC.

En los noventa, el teniente coronel asumió que en la lucha contra la “oligarquía colombo-venezolana” las guerrillas eran sus aliadas, y éstas, que la revolución bolivariana era el bastión internacional que necesitaban. Eso explica la permisividad con campamentos y líderes de esos grupos en territorio venezolano, las denuncias de complicidad de la Guardia Nacional y la pasividad con el narcotráfico, su principal fuente de financiación. También, el apoyo militar ofrecido a Chávez por las FARC ante una “agresión norteamericana”.

Los resultados de esa sociedad comienzan a verse. Hoy, la escalada de acontecimientos demuestra que, más que aislados incidentes con países vecinos, el gobierno de Álvaro Uribe enfrenta una grave amenaza, producto de la alianza de las FARC con la revolución bolivariana.

Chávez procura acorralar a Uribe y conseguir beligerancia a las guerrillas moviendo alfiles en el plano político y militar. En el primero, les da tratamiento de Estado: “Venezuela limita al oeste, al suroeste... con las fuerzas insurgentes de Colombia, que tienen otro Estado”.

Igual sucede con la ambigüedad del presidente ecuatoriano, al que la guerrilla, cada vez que puede, le manifiesta simpatía. Mientras aparentemente toma distancia de la beligerancia a las FARC, Rafael Correa avala dos cuestiones fundamentales para conceder ese estatus: niega que sean terroristas y ratifica la declaración de su ministro de Defensa: Ecuador “limita al norte con las Farc”. Por supuesto, Raúl Reyes aprovechó: las FARC “además de Venezuela y Ecuador, limitan con Panamá, Perú y Brasil”.

Ambigüedad similar se comienza a notar en Brasil, con la propuesta, coordinada con Francia, de incluir a Venezuela en el grupo de países mediadores, a pesar de la posición del gobierno colombiano. Según Marco Aurelio García, asesor del presidente Lula y privilegiado interlocutor de Chávez, “se pretende crear un grupo funcional que tenga credibilidad”.

Más delicada es la actitud de Francia. Su gobierno transmite el mensaje a la guerrilla de que sus objetivos son posibles y actúa como martillo contra la administración Uribe. El presidente Sarkozy pidió "no excluir ninguna colaboración útil” para la liberación de los secuestrados, insiste en la intervención de Chávez y habla con él a espaldas de Bogotá. Tal comportamiento es recibido por las FARC como un triunfo de su estrategia y, en últimas, es un aliento al terrorismo.

En el plano militar, se destapa un frente más peligroso protagonizado por el “general de hombres libres”, como llaman las FARC a Daniel Ortega. Al reclamo de beligerancia a la guerrilla agregó la amenaza de una guerra con Colombia, arguyendo, ante el Secretario General de la ONU y en la OEA, falsas acusaciones de hostilidad y de violación a la soberanía nicaragüense. Quiere, al parecer, excusar una acción militar con asistencia venezolana. No puerilmente Ortega discutió la situación con Chávez.


Pero de la retórica provocadora se saltó a la provocación militar. Hace unos días el propio Ortega señaló que su fuerza naval capturó un barco pesquero, “porque el permiso debió ser extendido por Nicaragua y no Colombia”. La operación militar se realizó en mar colombiano, “unas millas al este del meridiano 82" que marca el límite fronterizo entre ambos países y que es objeto de disputa por Nicaragua en la Corte Internacional de Justicia. Ese acto violatorio de la soberanía perseguía ser el detonante de una crisis militar. El gobierno Uribe obvió el hecho, pero aunque tal actitud de prudencia sirve para evadir momentáneamente el tablado que montan Chávez y Ortega, hay que preguntarse: ¿Hasta dónde y hasta cuándo podrá evitarlo?

Idéntico propósito persigue calificar a Colombia como cabeza de playa de una invasión estadounidense a Venezuela. Aunque eso genera nacionalismo y contribuye a invisibilizar la caída de su popularidad, no hay que descartar que Chávez quiera justificar un ataque preventivo a territorio colombiano o promover su propia Bahía Cochinos, es decir, un evento militar sobre el cual se construya el mito de indestructibilidad de la revolución.


Estamos ante los preparativos de un complejo escenario bélico. A la luz de las enseñanzas de Liddell Hart, los movimientos descritos corresponden a una estrategia de aproximación indirecta que “disloca” completamente las fuerzas militares colombianas, actualmente concentradas en el combate a las FARC. Se les compele a “un súbito cambio de frente que implica dislocar la distribución y organización de sus fuerzas”, obligándoseles a enfrentar simultáneamente una ofensiva general de la guerrilla, anunciada por “Tirofijo” a comienzo de año, y por lo menos dos frentes externos: Nicaragua y Venezuela. Esa hipótesis no debe obviar que las agresiones de ambos países se complementen con abierto respaldo militar a las guerrillas. ¿Se pretenderá en ese caso que la paz incluya el Estado fariano al sur del país?

¿Cómo actuar? La respuesta es una audaz diplomacia orientada a la opinión pública internacional, a la vez que consolidar y concretar alianzas claves en una política de disuasión. Paradójicamente, la tenaza farchavista lleva a Colombia a profundizar su alianza con Estados Unidos y a la conveniencia de ofrecer su territorio a la base militar que reemplazará la de Manta en el Ecuador. Es urgente acoger la sugerencia de José María Aznar de algún tipo de asociación estratégica de Colombia con la OTAN, en el marco de la defensa colectiva y de la lucha contra el terrorismo.

Empero, es un error endosar totalmente a las virtudes de la diplomacia o a la confianza en una alianza la capacidad de defensa. Colombia debe fortalecerse militarmente con miras a rechazar una agresión externa, camino iniciado con la compra de aviones Kfir a Israel y requiere un plan de acción integral en las áreas fronterizas, que son estratégicas y que no son la prioridad de la Política de Seguridad Democrática. Por lo pronto, la iniciativa de republicanos y demócratas de estudiar la inclusión de Venezuela en la lista de países que apoyan el terrorismo es buen primer paso, así como, la oferta de España de estar con el gobierno colombiano “cuando deba enfrentar un problema de soberanía en su frontera”. ¿Rodríguez Zapatero habrá visto lo que muchos se niegan a ver?

Jorge Elías de la "Nación" sobre Inmigración

Uno de los buenos analistas internacionales de la región es el columnista dominical del Diario La Nación (Argentina), Jorge Elías. El pasado 17 de Febrero publicó su columna semanal sobre la inmigración en Europa. Dejo la columna por ser muy pertinente por el lanzamiento de nuestro libro " El derecho en el contexto de la Globalización", Universidad Externado de Colombia, 2008.

El gran debate político en la Unión Europea es cómo controlar la inmigración

Por Jorge Elías

De la Redacción de LA NACION

Domingo 17 de febrero de 2008

En 2006, el ex canciller británico Jack Straw mostró inquietud por el uso del nijab (velo que oculta la cabeza y parte del rostro de las mujeres musulmanas). No mostró inquietud por el hábito en sí, sujeto a discusión en colegios y universidades de Europa, sino por la contrariedad que supone entablar un diálogo más o menos razonable con una persona a la cual uno apenas puede adivinarle las facciones y verle los ojos. El ejemplo, banal, casi frívolo, entrañaba un asunto de mayor relevancia: el contraste entre encerrarse en uno mismo o confiar en los demás. En realidad, la ventaja de vivir en una comunidad en lugar de vivir en un gueto.

El uso del nijab , prohibido en los institutos educativos de Francia y en algunos de Bélgica por su aparente carácter religioso, no es un precepto del Corán sino una elección de cada mujer o, en ocasiones, un capricho del marido. En una sociedad como la británica, dominada por lógicos recelos desde los atentados de 2005, la guerra contra Irak y el conflicto de Medio Oriente contribuyeron a la radicalización de jóvenes musulmanes que, por más que sean nativos, se sienten extranjeros, como los hijos de inmigrantes en los suburbios de París.

El ejemplo utilizado por Straw pretendió ser una recomendación para evitar aquello que los moderados adjudican a la ultraderecha: la islamofobia (miedo al islam). El miedo es el común denominador entre unos y otros. El inmigrante, si es ilegal, teme ser deportado; el residente, sea originario o no, teme ser asaltado, violado o asesinado por esa horda de paquis, sudacas, chinos o negros que destiñe el vecindario.

Si fuera por el Frente Nacional de Francia, el engañoso Partido Liberal de Austria, el Partido Nacional Británico y el Vlaams Belang de Bélgica, entre otros sellos de matriz xenófoba, la solución debería ser drástica: cerrar a cal y canto las fronteras y prohibirles el ingreso. Si fuera por los otros, la solución debería ser conciliadora: aceptar el multiculturalismo cual repelente contra la segregación. ¿Existe un término medio?

En los inmigrantes ven un riesgo inminente no sólo los radicales de derecha como Jean-Marie Le Pen, condenado a prisión sin cumplimiento por haber negado la brutalidad del régimen nazi en Francia, sino, también, fuerzas moderadas que, a tono con los reparos de la gente de a pie, deben refrenar los ímpetus para no caer en las exageraciones corrientes, como el apremiante final de las naciones, la brutal imposición del estilo de vida talibán y la cercana conversión de Europa en Eurabia. Eso, si de musulmanes se trata.

Sin caer en la paranoia, el candidato presidencial por el Partido Popular de España, Mariano Rajoy, prometió que, de ganar las elecciones, hará firmar a los inmigrantes un contrato de integración por el cual dispondrán de los mismos derechos que los españoles, pero deberán comprometerse a cumplir con las leyes, aprender la lengua y respetar las costumbres.

Nada nuevo bajo el sol: copió la norma que impulsó el actual presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, en 2004; entonces era ministro del Interior. E imitó el programa de Convergència i Unió, la federación de partidos nacionalistas de centro que gobernó Cataluña entre 1980 y 2003. El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tachó de xenófoba la propuesta de Rajoy, pero más de la mitad de los españoles se pronunció a favor de ella. Poco después, la canciller alemana, Angela Merkel, acordó con él un contrato de integración europeo.

Desde 2001, el miedo a la inmigración se codea con el miedo al terrorismo, yerno del narcotráfico y del crimen organizado. En la Unión Europea rige el espacio Schengen, de supresión de las fronteras internas. Una persona admitida en cualquier país puede circular libremente por el territorio. Está en estudio el uso de controles biométricos y de una tarjeta azul que, como la green card (tarjeta verde) norteamericana, sea un permiso de trabajo y de residencia.

Está en estudio, pero no hay prisa. En el año 2050, Alemania e Italia, así como Rusia y Japón, tendrán más ancianos que adolescentes; necesitarán mano de obra extranjera para compensar el déficit de natalidad. En los países menos desarrollados, como Afganistán, Burkina Faso, Burundi, Congo y Mali, la población se duplicará o, incluso, se triplicará.

Crecerá, también, la expectativa de vida, pero, probablemente, la persona que nazca en alguno de esos países viva menos que un europeo. En eso influye la suerte, no la virtud. Por la suerte, a veces, merece la pena saltar una valla o aventurarse en una patera. Nadie deja todo, terruño y familia, y se vale de mafiosos que cobran fortunas por cruzar fronteras sólo para incomodar a Le Pen y la ultraderecha europea. La prosperidad atrae como un imán, por más que las entradas estén agotadas.

El inmigrante ilegal, sobre todo si procede de un país subdesarrollado, suele ser sospechoso hasta de los ruidos molestos. Quizá, porque luce y habla diferente, reacio a integrarse a un hábitat que, por aprensión, no hace suyo. Entre muros, o debajo del nijab , no sopla el viento y cunde la desconfianza. Cunde la desconfianza mutua, suegra del miedo.

Tomado de: http://www.lanacion.com.ar/opinion/nota.asp?nota_id=988066&origen=columnistas&acumulado_id=608-1|1217

sábado, 23 de febrero de 2008

Volvió el Derecho Penal de Autor: Caso Francés

Francia vivió una semana muy interesante para el mundo jurídico por la decisión del Consejo Constitucional sobre una polemica ley que, a mi juicio, desarticula el concepto del derecho penal de acto para retornar al viejo derecho penal de autor (personalidad y peligrosidad).

La explicaré brevemente: La ministra de Justicia (Garde de sceaux) del país, Rachida Dati, promovió un proyecto de ley- (projet de loi n°442 )-. relativo a la consagración de una medida de seguridad contra los reinicidentes (récidive) para ciertos delitos- pedofilia, homicidio, homicidio agravado, tortura o acto de barbarie agravada, violación agravada, secuestro agravado contra cualquier persona (art. 1er I de la loi, art. 706-53-13 CPP) . La ley modificó el procedimiento para la aplicación del artículo 122-1 del Código Penal Francés.

Los puntos de la reforma fueron los siguientes:

1. Los condenados por estos delitos- más de 15 años-, podrán ser recluidos con posterioridad al cumplimiento de su pena en un hospital- prisión de acuerdo a su grado de su peligrosidad . Antes del cumplimiento de la pena, el condenado debe ser evaluado por una comisión pliridiscilinaria para evaluar si, de acuerdo al riesgo social, se le envía a un hospital-prisión, se le impone una detención domiciliaria, se somete régimen de vigilancia electrónica móvil o se le concede libertad definitiva sin control. La medida que se toma debe ser avalada por la jurisdicción regional (Art. 1er I de la loi, Art. 706-53-15 CPP ) por un año y puede ser renovada indefinidamente. (Art. 1er I de la loi, Art. 706-53-16 CPP).

2. El proyecto de ley plantea que la ley debe aplicarse a todos los sindicados que hubiesen cometidos estos delitos antes de la entrada en vigor de la norma, en otras palabras, se obvia el principio de retroactividad en el ámbito criminal.

El 11 de Febrero, se interpuso una acción de constitucional por parte de 60 parlamentarios del partido socialista ante el Conseil Constitucionnel por considerar el proyecto inconstitucional. El viernes pasado, el Conseil se pronunció sobre este asunto que, como se observa, es capital frente al futuro del derecho penal, que cada día se evapora haciendo frente al slogan, indicado por la profesora del College de France, Mireille Delmas- Marty: " la guerra contra el crimen".

El Conseil Constitucional consideró que la ley no podía aplicarse de forma retroactiva, lo que dejó a salvo este principio en cuanto a la forma de aplicar la norma, pero en cuanto a la imputación señalada por los recurrentes sobre la medida como una extensión de la pena, el Tribunal, simplemente señaló que no era parte de la pena.....

Frente a la decisión del Comité pluridisciplinario antes de completar la pena de prisión, el Tribunal señaló que al Hospital-prisión se debían conducir las personas que no respeten el régimen disciplinario o el régimen de vigilancia electrónica móvil.

Ese es el debate. Los sarcozistes defienden la ley, los penalistas responden.

Mi postura es clara. Creo que los casos extremos a nivel penal y sobre todo, los que son mediatizados, han llevado a la desarticulación de principios penales o mejor de la desaparición de un derecho penal garantista de los derechos de los sindicados en la trama criminal. Hoy solo se habla de víctimas. A mi juicio, la medida atenta contra el principio de igualdad de los condenados al imponerles una carga que no se le aplica a otros condenados. Así mismo se viola la presunción de inocencia y el principio del "Non bis indem", vulnerando el artículo 66 de la Constitución francesa « nul ne peut être arbitrairement détenu », el artículo 5 de la Déclaration des Droits de l’Homme et du Citoyen ( DDHC ) que dispone que « La loi n’a le droit de défendre que les actions nuisibles à la société » y el artículo 8 de la Convención Europea de Derechos Humanos.

En fin, tiene la palabra la Corte Europea. Foucault lo dijo.....

Para acompañar el debate les dejo:

1. Editorial del Journal le Monde: Surveiller et punir

http://www.lemonde.fr/opinions/article/2008/02/22/surveiller-et-punir_1014456_3232.html

2. Decisión del Conseil Constitutionnel


http://www.conseil-constitutionnel.fr/decision/2008/2008562/2008562dc.htm

viernes, 22 de febrero de 2008

Nuevo Libro: El derecho en el contexto de la Globalización


Tomé esta buena nueva de http://iureamicorum.blogspot.com/ porque estaba esperando la publicación de este libro que trabajamos bajo la coordinación de mi amigo Gonzalo Ramírez. Creo que la globalización es una realidad que se materializa en la multiplicidad de comunicaciones que circulan, en las relaciones que se construyen. Su vinculo con el derecho, siempre es problemática por la forma local como se ha construido el discurso local jurídico. El derecho no es un activo de la Nación, menos en un mundo cuyas fronteras porosean todo el tiempo. Un claro ejemplo de la Globalización se materaliza en el tratamiento dispensado por los Estados hegemónicos contra los inmigrantes todo el tiempo. Sobre eso, habría que traer lo que el gran Sabato le dijo al periodista Orlando Barone, luego de que éste le informó que Borges conversaría con él de todo para una entrevista, salvo de política: "Dígale a Borges que no se preocupe que si se le cierra la puerta a la política, ésta se introduce por la ventana" (Borges, Sabato, Editorial Emece). Al final, se introdujo. Así pasa con los inmigrantes. Se introducen, si las condiciones de desequilibrio norte-sur continuan. En fin, un ejemplo de los muchos que se pueden dar frente a la globalización. Bienvenido este texto.



Introducción (Gonzalo A. Ramírez Cleves)


Primera parte: Proceso(s) de globalización:

- La globalización como proceso: herramientas para pensar procesos - Carlos Eduardo Maldonado

- Pluralismo como reacción positiva frente al hecho de la diversidad: ¿una manera de luchar por los derechos en tiempos de globalización?- Ana María Montoya Caballero

- El derecho y la historia: mirada convergente en la globalización - Francisco R. Barbosa Delgado

- Múltiples globalizaciones e identidades múltiples - Mauricio Pérez Salazar

Segunda parte: Globalización y derecho:

- La teoría pluralista del estado de Kelsen y la globalización - Luis Villar Borda

- Fluidez y certeza del derecho ¿hacia un sistema abierto de fuentes?- Edgar Cortés

- Transformaciones del constitucionalismo en el contexto de la globalización - Gonzalo A. Ramírez Cleves
- Democracia y globalización en América Latina - Carlos Bernal Pulido

- Los ciudadanos, ¿protagonistas de la globalización? - Rafael Rubio Núñez

Tercera parte ¿Hacia un derecho global?:

- La “paz perpetua” a través del derecho penal internacional: un derecho global para “enemigos”- Jorge Fernando Perdomo Torres

- Globalización, paz y derecho internacional - Gérman Ramírez Bulla

- La globalización en la jurisprudencia de los tribunales penales internacionales - Alejandro Ramelli Arteaga

- Globalización: 20:80, dos mundos, una organización y una sola tierra - Martha Isabel Gómez Lee

- El gobierno corporativo y los riesgos empresariales globales - Adriana María Cely

- Derecho financiero y globalización: la nueva propuesta del cómite de Brasilea para la supervisión Bancaria - Mauricio Baquero Herrera

Sigue el debate sobre el Sistema Interamericano de DDHH

Siguiendo con el debate sobre el sistema interamericano de DDHH, mi amigo Victor Manuel Rodríguez- vicepresidente del Subcomite para la Prevencion de la Tortura de la Organización de Naciones Unidas (ONU)-, me envío esta convocatoria para, justamente, debatir sobre el sistema. No más de dos mil palabras.


"Consulta a la Sociedad Civil - Fortalecimiento de los Sistemas de Derechos Humanos

De conformidad con las resoluciones del Consejo Permanente, el Presidente de la CAJP, solicitó a la Secretaría de Cumbres de las Américas invitar a las organizaciones de la sociedad civil a participar en una consulta electrónica sobre los principales retos que enfrenta el sistema interamericano para promover y proteger los derechos humanos en el Hemisferio y las posibles acciones para fortalecerlo y perfeccionarlo.

Se espera recibir comentarios sobre los siguientes temas que han venido abordándose durante este período:

  • Modificaciones al Reglamento de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH)
  • El papel de la víctima y de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) frente a la Corte Interamericana de Derechos Humanos
  • Las audiencias temáticas
  • Las medidas cautelares
  • Las soluciones amistosas
  • Los Mecanismos para garantizar la implementación de las decisiones de los órganos del sistema
  • La estructura de la CIDH y su carga de trabajo
  • El financiamiento de los órganos del sistema

Aquellas organizaciones de la sociedad civil que deseen contribuir sus comentarios deben enviar una comunicación a la Secretaría de Cumbres de las Américas de la OEA vía correo electrónico (summitcso@oas.org). Contribuciones en escrito deben ser enviadas en formato Word y no deben exceder 2.000 palabras. La fecha límite para la recepción de contribuciones es el 27 de marzo de 2008.

Más información:
Comisión Interamericano de Derechos Humanos (www.cidh.oas.org)
Comisión sobre Asuntos Jurídicos y Políticos (http://www.oas.org/consejo/CAJP)
Sociedad Civil de la OEA (www.sociedad-civil.oas.org)"


martes, 19 de febrero de 2008

Debate sobre el sistema interamericano de DDHH

En el blog del profesor argentino Roberto Gargarella se llevó cabo un interesante debate sobre el sistema interamericano, con la participación del abogado colombiano de la Corte Interamericano, Oscar Parra en el cual hemos participado algunos académicos. Traigo la discusión al blog para que la conozcan. Primero va la posición de Oscar Parra, luego las diferentes intervenciones, entre las cuales se encuentra la mía.

Oscar le dirige la Nota a Roberto:


"
Roberto, en uno de tus post anunciaste que estás escribiendo sobre, inter alia, el Caso Barrios Altos y otras cosas de justicia frente a los abusos del pasado. Y me acordé de tu columna de 30 de julio de 2007 en Clarín titulada: "Corte: polémica justificación para decisiones clave". Allí afirmaste que “en [la sentencia sobre] los indultos— la Corte pecó, en cierto modo, por exceso —por querer hacer, de la mejor buena fe, lo que por sí sola no puede hacer. La decisión de la Corte se basó, en este caso, en dos argumentos centrales: el ius cogens (una especie de derecho natural de la comunidad internacional); y la jurisprudencia de los tribunales internacionales (especialmente, casos como "Barrios Altos", decididos por la Corte Interamericana de Derechos Humanos). "Es un problema, según entiendo, que cuestiones de una trascendencia tan extraordinaria (violaciones masivas de derechos humanos) terminen siendo susceptibles de reproche a raíz de principios de ius cogens que nadie conoce ni nadie sabe quién los define; o decisiones de un tribunal internacional de difícil acceso, que no sabemos con qué criterios decide, a cuyos miembros ni conocemos, y a quienes no tenemos forma de controlar". "No creo que sea asumir una postura preciosista decir que políticas tan centrales como las de derechos humanos no deben depender de criterios que no discutimos y que de hecho ignoramos, fijados por personas que desconocemos por completo". “La Corte ha hecho, en parte, lo mejor que podía hacer para poner fin a una historia de vaivenes y abusos (que incluyó leyes de autoamnistía, leyes de perdón e indultos). Sin embargo, su decisión deja al desnudo la fragilidad de toda nuestra construcción de políticas de derechos humanos, sujetas a la discrecionalidad presidencial de ayer o al decisionismo de hoy”. Tienes mucha razón en gran parte de tus argumentos. Solo me interesaba comentarte algunas opiniones y me interesaría mucho conocer tu artículo definitivo.

EN CUANTO AL IUS COGENS
No soy experto en el tema pero históricamente el concepto surgió precisamente para enfrentar a países que se negaban a reconocer cualquier tipo de supervisión o control internacional en el marco de los sistemas de protección. Sudafrica, por ejemplo, decía que el apartheid era su costumbre local y que no se le podía imponer una costumbre internacional. Frente a ello, se impulsa el concepto de ius cogens para decir "hay una costumbre, ya universal, unas normas imperativas que no son transables y que un estado no puede desconocer oponiendo una costumbre local" o algo así. Y entonces se impulsan prohibiciones de ius cogens, como la prohibición de discriminar, por ejemplo, entre muchas otras cosas. No defiendo que el concepto esté bien construido argumentativamente, pero creo que tu artículo minimiza su base política al igualarlo con el derecho natural. En similar sentido estoy trabajando un artículo sobre el contenido esencial de los desc, señalando que si bien allí hay mucho de metafísica, su construcción y uso ha sido político y ha permitido que incluso algunos tribunales impulsen, por ejemplo, la justiciabilidad de los Desc. Por supuesto, no es lo deseable pero creo que eso pasa con estas sentencias como Barrios Altos o la Cantuta. En estos casos si bien se reúnen un conjunto de valiosos estándares jurídicos, a mi juicio, constituyen escenarios políticos, es decir, escenarios donde se proyectan luchas políticas que se habían venido dando desde hace varias décadas y a las que les llega su momento jurídico. En Barrios Altos es posible inferir de los alegatos presentados por el Estado que para éste era importante conseguir un apoyo jurídico de la Corte para poder inaplicar la amnistía. En el Caso La Cantuta, es de importante valor político la determinación de obligaciones de cooperación interestatal respecto de la investigación y eventual extradición de presuntos responsables en casos de graves violaciones de derechos humanos, lo cual constituyó un gran apoyo para lograr la extradición de Fujimori. Con estos ejemplos lo que trato de señalar es que es de la mayor importancia que en la sentencia sobre indultos se haya citado a Barrios Altos. Y que el escenario de la Comisión y la Corte Interamericanas constituyen escenarios que se luchan política y jurídicamente, precisamente por ese impacto que pueden tener, por el apoyo que podrían dar a luchas en el ámbito interno (en ocasiones podrían obstaculizar o dificultar esas luchas, pero la regla general ha sido apoyo). Precisado lo anterior, el debate es en torno a la rendición de cuentas por parte de la Corte.

SOBRE LA RENDICIÓN DE CUENTAS DE LA CORTE INTERAMERICANA
Creo que tienes razón. Casi nadie conoce a la Corte IDH. Por esta razón se han impulsado recientemente viajes por diversos países, incluyendo Argentina (2006). Obviamente, ello es insuficiente. Por lo pronto, quisiera comentarte de algunas aristas que, en mi opinión, tienen que ver con esta discusión sobre la rendición de cuentas de la Corte. Estoy trabajando en un artículo sobre el activismo judicial de la Corte Interamericana (“El activismo judicial de la Corte Interamericana: escenarios de caracterización y discusión"). Indago sobre el sentido que ha tenido el activismo progresista de la Corte (lo que se hace en Velásquez Rodríguez con la desaparición forzada –algo casi impensable en aquella época-; en reparaciones y en casos como Barrios Altos) pero también sobre el carácter pasivo que en ocasiones podría tener este tribunal, sea porque no se pronuncia tan a fondo sobre ciertas cosas o porque no enfrenta con mayor fuerza el incumplimiento de sus fallos, etc. Lo que pretendo es utilizar investigaciones empíricas y teóricas sobre el activismo judicial de otras cortes (particularmente Estados Unidos, Colombia, Argentina, India, Sudáfrica y México -hay muchos más, pero son los que medianamente conozco y no he tenido tiempo de investigar a profundidad el estado del arte-). Estos trabajos tratan de responder a la pregunta de por qué y en qué sentido un tribunal es, no es o debería ser activista. Además, caracterizan los activismos de tipo progresista y de tipo conservador. Mi propósito es tan solo plantear rumbos de investigación, escenarios de caracterización y algunas cuestiones de diseño institucional. Así por ejemplo, las diferencias entre el activismo judicial a nivel nacional y a nivel internacional. A nivel interno, a veces, algunas fuerzas políticas luchan por situar jueces, lo cual hace que éstos tiendan a representar, en gran número de casos, ideologías más marcadas. A nivel de la Corte IDH, pareciera operar más una lógica de bloque de países –por ejemplo, Centroamérica y los países del Caribe son dos bloques muy definidos-, y a veces se reflejaría cierta tensión entre tradiciones jurídicas -common law, derecho continental, lo cual tiene influencia fuerte en aspectos como la valoración de la prueba-, lo cual hace que valga la pena analizar hasta qué punto se proyectan con menor fuerza ciertas ideologías políticas, o si se proyecta como regla general una lógica poco activista. Mi punto es que en los ámbitos internos pareciera que, a veces, los jueces de cortes constitucionales son deudores de fuerzas e ideologías políticas que, en alguna medida, hace que proyecten cierto activismo. Otro escenario es lo que implica que las cortes nacionales funcionen por despachos (es decir, un juez y sus clerks) y que la Corte IDH funcione como un único superdespacho. Mi tesis es que en tribunales activistas fueron despachos activistas los que jalaron a despachos moderados –o en algunos casos, mediocres- mientras que un único superdespacho es más proclive a autorestricciones teóricas. Este es un tema de diseño institucional. Otro ejemplo es la lógica de "argumentos teóricamente incompletos" (Cass Sunstein) con la que, en mi opinión, podría llegar a analizarse gran parte de la jurisprudencia de la Corte IDH. Mientras que en los ámbitos internos las disidencias juegan un rol político de importancia (ver la tesis de Dworkin sobre las buenas razones constitucionales de los salvamentos y la relación que éstas podrían tener con la desobediencia civil) la inexistencia o excesiva minoría de votos disidentes en la Corte IDH pareciera indicar que se persiguen consensos que, en ocasiones, tienen como costo el sacrificio de interpretaciones más vanguardistas o activistas. Es tan solo una hipótesis muy preliminar. Sobre este tema del consenso uno podría analizar hasta qué punto, quizás, algunos votos razonados son materialmente votos disidentes. Aquí también hay un tema sobre "las restricciones" / "presiones" que enfrenta un tribunal como la Corte, por ejemplo, la posibilidad de que un Estado se retire de la Convención o de la jurisdicción de la Corte. Los documentos de las discusiones de la Asamblea General, del Consejo Permanente o de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Políticos de la OEA son una base para analizar esto, la forma como critican los montos otorgados en reparaciones, la forma como algunos Estados están actuando cada vez más en bloque y lo que eso podría generar en términos de autorestricción. Finalmente está el manejo "prudencial" o “formal” de algunos allanamientos y desistimientos", según se pueda ver en los textos de las sentencias. En las primeras sentencias en las que se debía valorar un allanamiento (esto es, el reconocimiento de responsabilidad por el respectivo Estado), pareciera que la Corte se limitaba a hacer una declaración muy formal de la violación. En casos posteriores, a pesar de un reconocimiento de responsabilidad, que siempre es algo positivo, la Corte entra a calificar lo ocurrido, quizás en orden a salvaguardar la verdad histórica. Este punto es relevante porque algunos Estados, luego de allanarse, solicitaban que no se hiciera audiencia pública o no se admitiera cierto tipo de prueba o de debate bajo la lógica de que “ya hubo allanamiento”. Allí podría existir una tensión entre narrativas activistas y autorestrictivas. A lo anterior sumaría las dificultades en la supervisión de cumplimiento de las sentencias como otro escenario que genera retos para el activismo de la Corte. O que podría mostrar, en alguna manera, que su eventual activismo podría resultar, en algunos casos, más retórico que real, si una determinada orden no se llega a cumplir. Vale la pena recordar que ante el incumplimiento de órdenes de la CIDH o la Corte IDH solo proceden mecanismos de sanción “moral” o “política” a través de resoluciones de la Asamblea General. Es decir, que son instituciones que no tienen muchos “dientes”. Por eso, la gran importancia que tienen es por las implicaciones que puedan tener sus fallos, una de ellas, su uso por parte de tribunales internos. En fin, este tipo de escenarios son los que quiero plantear. Quizás aplicar lo anterior en un caso concreto como el de justicia transicional y los casos colombianos, donde podría ser interesante analizar fragmentos de las sentencias que podrían ilustrar sobre restricciones que tiene un tribunal internacional para ser activista. Esto también se relaciona con el diálogo jurisprudencial entre la Corte IDH y las Cortes Nacionales, como se da en la sentencia de indultos, en el Caso Simón y etc etc. Como se observa, son temas muy complejos y que quizás sea más difícil para mí escribir sobre ello mientras sea funcionario de la Corte. Pero el artículo va en camino, quizás algún día. El tema es el sentido que pueda tener lo que hace la Corte IDH y cómo nos pensamos una mejor rendición de cuentas de la misma. En lo que te quería insistir es en que el Caso Barrios Altos es la culminación de un proceso –político- de varias décadas, que ello era impensable hace mucho tiempo y que es muy valioso que la Corte Argentina haya utilizado este precedente en el caso de los indultos. En este contexto, es de la mayor importancia que el sistema interamericano cobre sentido, es decir, que a través de las decisiones de la Comisión y la Corte IDH sea posible irradiar estándares hacia muchos países. Ello hace parte de una inserción, positiva y valiosa, de estándares de derechos humanos en las políticas de derechos humanos del ámbito interno de los Estados. Este horizonte es el que me parece un poco ausente en tu artículo. Pero creo que tienes razón en muchas cosas y creo que este tema de la recepción del derecho internacional de los derechos humanos en el ámbito interno siempre lo hemos visto como algo per se bueno pero que quizás es mejor repensarlo en algunas cosas. En fin, ante todo esto era para enviarte un abrazo"

Oscar

Las intervenciones:

daniela arripe dijo...
Cuando se comienza a recorrer el camino del sistema interamericano no quedan muchas dudas tal como señala Parra, de que tanto la Corte IDH como la CIDH son materializaciones de tiempos políticos. Tiempos políticos que maneja el poder dirigencial de turno. Tal vez, que ambos órganos no se conozcan, no sea merito de la causalidad o el descuido. Los funcionarios de turno de cada Estado conocen de la importancia de tener tanto en la Corte como en la Comisión miembros que ellos mismos eligen.
Los Estados deberían presentar públicamente a sus candidatos para que sus antecedentes se conozcan, no recuerdo que en nuestro país, tal vez alguien si, se publicará una solicitada donde se detallará la lista de postulantes tanto para la Corte como para la Comisión.
Si bien el sistema ha dado muy buena jurisprudencia e importantes OC, me parece necesario que para su resguardo y fortalecimiento la sociedad civil pueda tener una participación activa en la elección de quienes serán los responsables de garantizar sus derechos ante los abusos del Estado, es solo un poco de sentido común….



rg dijo...
bueno, para empezar por algun lado: si sabemos que uno de los varios miembros es un argentino que conocemos, porque el partido en el poder gano con su nominacion, entonces ya "curamos" los problemas de legitimacion de algun modo? yo creo que mas bien en absoluto



daniela arripe dijo...
El conocer de quien se trata o de que se trata no da legitimación pero si es el primer paso, el de la discusión pública, el que permite pensar sobre la forma, en este caso
¿el mecanismo de elección implementado es el más democrático que podemos construir? ¿Qué antecedentes se valoran y porque se valoran eso antecedentes y no otros? ¿Qué se entiende por alta autoridad moral y de reconocida versación en materia de derechos humanos? tal vez valga aclarar que sociedad civil no es igual a ONG…



rg dijo...
Puesto así me parece perfecto. Lo que me preocupa siempre es que sigamos avalando la proliferación de organismos que no controlamos. Vos decís (aunque no estoy seguro de compartir el punto) que el sistema ha dado una muy buena jurisprudencia (cuál? pero pongamos que sí). Ahora, si la posición contraria fuera cierta: dio poco, dio insuficiente, o dio algo malo...Qué hacemos. En este sentido es que tiene valor no guardarse nunca la cuestión de la legitimación en el bolsillo de atrás (digo esto recordando a un ex presidente boliviano que decía eso: "La Constitución que acaban de aprobar es fabulosa -y la mostró en público-. Ahora me la guardo en el bolsillo de atrás")


rg dijo...
Oscar, lo que yo me pregunto es por que deberiamos celebrar -por caso- la recepcion de barrios altos por la corte argentina, luego de leer tu comentario. si, en efecto, se trata de un tribunal formalista; con un diseño cuestionable; permanentemente orientado a la moderacion; que se siente sistematicamente presionado a no tomar decisiones (justas pero) "punzantes" digamos, exigentes, desafiantes, por miedo a que algun Estado se retire o se enoje con el tribunal; entonces que estamos haciendo? A mi me interesa el tribunal como una ayuda adicional para pensar colectivamente sobre temas complicados y que tienen impactos demasiado extendidos. Pero todo lo que muy acertadamente senalas socava todavia mas mis pocas expectativas sobre el tribunal. Porque por ese mismo cuerpo de incentivos, tal vez el mayor peso del tribunal termine erosionando mas que fortaleciendo -pongamos- la causa regional por los derechos humanos (un tribunal mas dispuesto a conciliar antes que a desafiar, lo repudiable). Digo...



daniela arripe dijo...
Supongamos que se avala la proliferación de organismos que no controlamos. ¿Cuál sería la alternativa? Pocos organismos que controlemos o muchos que no controlemos. Ninguna de las opciones me parece la indicada. Pocos organismos controlados no es más democrático, por estar controlados que muchos no controlados ya que el “control”por el “control” no asegura nada. En este caso pondría el foco en las relaciones de fuerza de la sociedad, la posibilidad de que ésta tenga mecanismos de participación más allá de la existencia de los organismos. Canales alternativos podría ser no una votación sino la creación de un cuerpo integrado por la sociedad civil, las ONGs, las Universidad, los Sindicatos, etc. El etc implica considerar la más amplia gama de representación.
No a la votación porque como la historia a probado la mayoría puede equivocarse, y de hecho se ha equivocado, por ende, lo más democrático no lo llevaré por la cuantitativo sino por lo cualitativo.
¿Puede ser elitista lo cualitativo? Y yo creo que sí....Y lo elitista ¿es democrático? Y yo creo que no. Por ende la legitimidad ¿por dónde pasa? pasa por lo que quiera la sociedad que sería en este caso lo cuantitativo o por el deseo materializado en las normas y en las instituciones de un grupo especializado, lo cualitativo. Y yo diría que por un poco de las dos. Creo en el juego de las fuerzas siempre y cuando se garantice la igualdad de condiciones y la igualdad puede darse por la garantía de los derechos humanos.
Pero como el planteo en realidad se refiere a no guardase en el bolsillo la legitimad, en el caso de la CorteIDH y de la Comisión la legitimidad formal estaría garantizada en que son todos los Estados integrantes de la OEA quienes eligen a los comisionados/as y todos los Estados que hayan ratificado la Convención Americana los que votan a los/as jueces/zas, ahí podría sostenerse que esta la legitimidad formal. Ahora cuando llega el momento de indagar en el aspecto sustancial de la legitimidad, me encuentro con que no puede garantizarla en una sociedad que prioriza la soberanía y el capitalismo. Por lo tanto me pregunto cuál será el futuro de los ddhh en este marco? PD dejo para otro momento detallar la apreciación que el sistema interamericano ha dado buena jurisprudencia



rg dijo...
Pero Daniela, por que dos alternativas nada mas, y esas en particular? Por otro lado, si la principal alternativa que tenemos no es buena, como no la vamos a criticar? Puede ser un organo MEJOR controlado. Puede ser un organo con MENOS funciones. Puede ser un organo que reciba controles adicionales cuando realiza CIERTOS actos. Que se yo, hay mil alternativas sobre las que pensar, y para pensarlas es importante clarificar que problemas tiene. Y entre los problemas que tiene el de la legitimidad pica en punta.


oscar parra vera dijo...
Roberto, entiendo y comparto tus preocupaciones. Sin embargo, mis comentarios se concentraban en una visión "crítica" de la Corte IDH. Me faltó mucho más de los puntos positivos, para que se entendiera la verdadera dimensión de mi punto.
Creo que mi diferencia contigo es que yo considero que, a pesar de los problemas que pueda ofrecer algunos aspectos del funcionamiento de la Corte, dichos problemas no eclipsan el significado, bastante importante, de pronunciamientos como Barrios Altos o los Informes de la Comisión Interamericana sobre Argentina, no solo los de amnistía e indultos sino también el histórico informe de 1980.
Yo estoy en tu misma línea en el sentido de exigir muchísimo más de la Comisión y la Corte. En rendición de cuentas. Pienso, en términos comparativos, que la Corte Constitucional de Colombia ha ido muy muy lejos en muchas cosas. Mis apuntes surgieron de pensar: por qué la Corte IDH o la Comisión IDH no hacen o hicieron cosas bastante vanguardistas como las que hace la Corte de Colombia -en algunos casos-? Siguiendo la cuerda a esta pregunta se me fueron ocurriendo los apuntes de mi carta. Pero creo que mi insistencia en los problemas no permitió que visibilizara con más fuerza el valor de lo que ha hecho la Corte IDH, el valor de Barrios Altos, etc. Insisto, por su fuerza irradiadora en muchos países. Yo creo que el caso colombiano es un buen ejemplo de lo importante que ha sido todo este esfuerzo que se ha hecho en el Sistema Universal e Interamericano por decantar estándares de verdad, justicia y reparación. Si bien es cierto que, a mi juicio, la llamada ley de justicia y paz en Colombia tiene puntos muy desafortunados, es claro que tanto en el Congreso como en la Corte Constitucional pesó mucho esa "novela en cadena" que se había construido en estas décadas. En la deliberación en el Congreso hasta los más conservadores sabían que no podían dar ciertos pasos. Creo que eso es importante como ganancia.
Pienso entonces que, a pesar de su posible ilegitimidad o deficitaria rendición de cuentas, muchos de estas decisiones, informes, etc fueron hechas por "héroes anónimos" (expertos, jueces, comisionados etc) a los que, con el tiempo, se les ha ido haciendo caso. Que nadie los conoce, es cierto, Que no los controlamos suficiente, es cierto. Pero también es cierto que su aporte ha sido muy valioso.
Por supuesto, tu crítica va dirigida a rechazar esos heroísmos foráneos que van aterrizando en cada país y que sería mejor que la democracia (los tres poderes) vaya impulsando esas cosas sin acudir a una puerta tan abierta a lo internacional. Pero yo creo que no hay tanta incompatibilidad. En concreto, el tema con Barrios Altos debe ser, en importante medida, qué tan bien fundamentado esté el fallo que se cita y qué tan bien argumentada se hace la respectiva incorporación. Yo creo que es posible hacer una incorporación compatible con una perspectiva deliberativa de la democracia. Creo que Barrios Altos es una buena razón, no una razón que anula el debate.

Sobre las presiones que tiene una Corte, mis comentarios tampoco acentuaron la otra cara: para los Estados era impensable todo lo que ha hecho la Corte en estos casi 30 años. Lo que se hace en Velásquez Rodríguez con la desaparición forzada –algo casi impensable en aquella época-; lo que se ha hecho en reparaciones es bastante vanguardista: ordenar que un Estado pida perdón es importante, ordenar que se investigue, se juzgue y se sancione, ordenar que se recuerde. Por supuesto, es mejor que la democracia permitiera por si sola llegar a ese punto.
En los casos colombianos la Corte IDH ha jugado un papel crucial para la determinación de una parte, mínima pero decisiva, de verdad histórica. Es decir, la Corte tomó en serio reclamos que durante dos décadas hicieron las víctimas en muchos ámbitos y reconstruyó esa verdad judicial de responsabilidad internacional del Estado por el paramilitarismo. Ello es sumamente vanguardista y claramente antiformalista. El impulso que ello tiene para las reivindicaciones de las víctimas en mi país es de la mayor importancia, creo yo.
La Corte IDH ha entonces desafiado, muchísimo, lo repudiable.


daniela arripe dijo...
Solo dos alternativas, nobleza obliga, fueron las que baraje en ese momento, creo que son necesarias las criticas, pero mis argumentos se agotan cuando vuelvo a la realidad. Tal vez, sea vicio de periodista. Pero que decir de los jueces ad hoc, esta posibilidad que da el Pacto SJCR a un Estado parte involucrado en un caso, de nombrar a un nacional entre los jueces de la Corte. ¿Afecta la legitimidad? ¿En que medida?



fbarbosa dijo...
Profesor Gargarella, muy interesante el debate que se ha planteado con la participación de Oscar desde Costa Rica. Sobre el discusión debo indicar que tanto la CIDH, como la Corte IDH le han permitido a los diferentes países del Sistema elevar sus estándares de los derechos humanos en el continente. Sentencias como Barrios Altos y la Cantuta en el caso de las leyes de autoamnistia, la del penal Castro Castro contra Perú- caso paradigmático de los derechos de la mujer o recientemente la decisión del caso de la Rochela- que da pistas sobre aplicación de la ley de justicia y paz en Colombia, demuestran un gran aporte.

Las discusiones sobre el "control o no" de un tribunal de esta índole, no amerita mayor discusión cuando en el trasegar del mismo se observan decisiones que se encuentran en sintonía con nociones como la progresividad de los derechos humanos.Esa "buena estrella" se materializa con la aceptación que tiene el tribunal en algunas Tribunales constitucionales en la región. Estoy de acuerdo con Oscar, cuando enumera los problemas y señala que se necesita más. Creo que la supervisión de las sentencias es un elemento muy precario en el ámbito de la Corte- ver una tesis que dirigí para optar al título de Abogado de Luisa Cruz- ex funcionaria de la Corte en la Universidad de los Andes en Colombia-, sobre ese particular o la necesidad de una corte "full time" a la usanza de Estrasburgo.

Sin embargo, cuando en mi trabajo he realizado derecho comparado, me he encontrado con gratas sorpresas en favor del sistema interamericano frente a decisiones de la Corte Europea, lo que se explica por el nivel de construcción democrático en América y en Europa. Es decir, entre mayor sea el grado de respeto de los derechos y libertades en un país, mayor grado de margen de apreciación de los Estados.

Reciba un saludo cordial Profesor Gargarella y otro Oscar,

Francisco Barbosa
Nantes- Francia



fbarbosa dijo...
Quería aclarar dos cosas adicionales. Cuando señalé que es necesario pensar en una corte que trabaje tiempo completo, me dirigí con ese argumento a pensar que con esa solución terminaría de por sí, la invisibilidad de la Corte en la región que no se resuelve con visitas esporádicas- paños de agua tibia- en el funcionamiento del sistema. Otro tema de su invisibilidad es su precaria producción, comparada con los casi 1500 fallos de la Corte Europea de derechos humanos- que tiene otros problemas-, que podrían ser mirados con posterioridad.

Un saludo cordial Francisco Barbosa




leonardo filippini dijo...
Roberto, Oscar et at.,

1. No creo que la cuestion pueda plantearse en torno a la afirmacion segun la cual seguimos "avalando la proliferación de organismos que no controlamos", como ha dicho rg aqui. Si esta fuera la descripcion adecuada del sistema interamericano de DDHH, no habria mucho mas para discutir, pues no parece tener mucho sentido avalar instituciones que pueden afectar nuestros derechos pero que no rinden ninguna cuenta. Creo que Oscar ha mostrado bien que hay muchos matices que la descripcion de rg omite.

2. El punto, entonces, creo, es discutir con mucho mayor detalle si las atribuciones que la Corte IDH y la Comision tienen (o queremos que tengan), pueden encontrar una legitimacion democratica solida.

Aqui si tiendo a estar mas cerca de la posicion critica de rg. Tanto el, como Oscar, marcan demasiados deficits como para confiar ciegamente en la virtud democratica del sistema interamericano. Sin embargo, deberiamos discutir mas detenidamente, y pensar con cuidado en cada aspecto del sistema, desde su financiamiento hasta los mecanismos de remocion de jueces, pasando por los criterios de seleccion de casos, entre otras muchas cuestiones, antes de arrojar juntos al bebe y al agua de su banera. El sistema tambien tiene muchas virtudes.

3. Entre los detalles que discutiria uno es si efectivamente "irradiar estandares" como dice Oscar --y muchos otros-- es una funcion deseable para el sistema interamericano. No lo se, y no estaria tan seguro de que esta sea su funcion de acuerdo con la Convencion Americana.

El tratamiento que la Corte y la Comision IDH han hecho de algunas cuestiones penales, ademas, me inclina a pensar que lo mejor es limitar sus intervenciones a los casos concretos que estudia.

Tampoco avanzaria en la propuesta de una Corte permanente y mas productiva como propone Francisco. No, al menos, hasta tener mucho mas claro como vamos a enfrentar los deficits que hoy tiene el sistema. Obviamente, una Corte permanente seria mas visible, pero podria ser tambien una mas poderosa y menos controlada aun que la actual.

Como diria uno de nuestros anfitriones aqui, sigamos.

Salduos, L.


rg dijo...
grande oscar. tu respuesta es buena y, en el mejor sentido, habil. queria concentrarme nomas en dos de los argumentos teoricos que das y me interesan. uno es el de los "acuerdos teoricamente incompletos" que viene de sunstein, y el otro el de la "novela en cadena" de dworkin. los tomo porque me parece que sirven para lo que queres decir, no por otra cosa. pero les veo algunos problemas, que enumero muy rapido
1) en principio, hay algo raro en usar ambos a la vez para hablar del mismo organismo y las mismas decisiones. en definitiva, sunstein levanta el suyo CONTRA dworkin (la idea de acuerdo teorizado de modo incompleto es para oponerse a la idea de una decision, digamos, recontra/teorizada, profunda y amplia en sus terminos, a la dworkin.
2) la idea de acuerdos teorizados de modo incompleto (ATMI) que no nos sirva para amparar a lo que, simplemente, son decisiones poco pensadas.
3) la idea de ATMI dice algo interesante para tu molino, y es que hacer un super esfuerzo por el consenso tiene sentido, de modo tal de integrar lo mas posible a los distintos estados con la decision, y seguir avanzando en la novela. ok. pero claro, estamos por un lado enfrentados a los problemas que, dworkin etre otros, muestra sobre los ATMI. menciono dos
4) cuando buscamos ATMI tratamos de no llevar el "cuchillo a fondo", buscar consensos (mas de superficie). y a la hora de pensar el aborto, por ejemplo, no nos ponemos a decidir sobre el valor de la vida o su santidad o caracter sagrado, sino que pensamos, como diria sunstein, a partir de analogias, pautas en las que todos podamos acordar. ok. pero, dice dworkin, cual es la analogia correcta frente al feto: una operacion de apendicitis o un asesinato? es decir, no damos la discusion de fondo, sin darnos cuenta que nos salta a la vista a cada paso.
5) y luego (aca tambien dw), cual es la idea de ser lo menos intrusivo posible frente a las legislaturas (principio central de los ATMI), ante la violacion gravisima de derechos?
6) pensando en la novela en cadena, ahora. bueno, la idea esta bien otra vez, ponemos ladrillito sobre ladrillito, de a poco y entre muchos. pero, pongamos, desde su lugar, acotado y no judicial, el fondo monetario y el banco mundial (para hacer visible lo que quiero decir) tambien participan, limitadamente, en la construccion. y tales organismos (con cuyas directivas acordamos/simpatizamos menos) nos dejan ver de modo mas claro el problema de siempre: porque ese tipo de organismos (que estan formados por paises latinoamericanos, con funcionarios que designamos, con un plantel, digamos, bien intencionado, de gente estudiosa), tiene que tener peso en nuestra construccion colectiva. ok, se que no estas en desacuerdo con esta critica que es sobre /otra vez/ la legitimidad. pero me interesa simplemente hacer mas visible la conexion entre esos problemas de legitimidad y la novela en cadena. en parte, la historia de la novela se nos torna cada vez mas ajena, aunque quienes la escriben sean, otra vez, organismos compuestos por latinoamericanos, que de algun modo nombramos, que son tecnicos bien formados, etc. etc. Esto no es un alegato por lo "nacional" (que me tiene sin cuidado) sino en contra de cualquier construccion que se haga en mi nombre, pero sin mi.
buennnnnnnnnooooooo, eso por ahora



rg dijo...
Francisco, gracias por la intervencion. Me interesa lo que decis, pero esta frase, que marca un poco tus comentarios: que la cuestion del control o no "no amerita mayor discusión cuando en el trasegar del mismo se observan decisiones que se encuentran en sintonía con nociones como la progresividad..." Pero Francisco, justamente, tenemos que prepararnos ahora que estamos de acuerdo, porque despues nos encontramos aplaudiendo a un tribunal que se nos fue para el otro lado! Es un poco lo que pasa con la corte en tu pais. Los academicos se cansaron de aplaudir y "pedir soga", oxigeno, aire, poder, respaldo, para un organismo que venia tomando las decisiones "que nos gustan" pero ahora se van quedando sin palabras cuando el tribunal empieza a llenarse de gente que promete hacer cosas que nos gustan menos. Los controles/la legitimidad tienen que asegurarse siempre, especialmente cuando las cosas van en el sentido que nos gusta.
Leo, que bueno que entraste en el debate. te estabamos esperando



daniela arripe dijo...
Había quedado pendiente de porque a mi entender La Corte a dado buena jurisprudencia, algunas OC y un caso que avalan la afirmación anterior, seguro hay más solo tengo presentes estos:

OC 3 de la Corte IDH sobre pena de muerte cuando dice ““... la Convención prohíbe absolutamente la extensión de la pena de muerte y que, en consecuencia, no puede el gobierno de un Estado Parte aplicar la pena de muerte a delitos para los cuales no estaba contemplada anteriormente en su legislación interna ...” y que “... una reserva limitada por su propio texto al artículo 4.4 de la Convención, no permite al gobierno de un Estado Parte legislar con posterioridad para extender la aplicación de la pena de muerte respecto de delitos para los cuales no estaba contemplada anteriormente ...”

La OC 18 cuando señala que la calidad migratoria de una persona no puede constituir una justificación para privarla del goce y ejercicio de sus ddhh, entre ellos los derechos laborales. El migrante, al asumir una relación de trabajo, adquiere derechos por ser trabajador, que deben ser reconocidos y garantizados, independientemente de cual sea la situación regular o irregular; ya que estos derechos son consecuencia de la relación laboral

El Caso Villagran Morales EN EL CUAL la Corte toma los Desc como parte del derecho a la vida e instaura en su jurisprudencia el concepto de “Proyecto de Vida”, que es vivir con dignidad y no ser privado de ella arbitrariamente, garantizando a condiciones que hagan una vida digna. Ver en este punto el Voto razonado de Abreu y Trindade)



rg dijo...
buenisimo Daniela, mil gracias


fbarbosa dijo...
Roberto, tiene razón. El control sobre un Tribunal es trascendente y por eso marqué la expresión con comillas. En ese orden de ideas, estoy de acuerdo tanto con Roberto como con Leonardo en la medida de que es necesario resolver la multiplidad de preguntas sobre el sistema interamericano. Empero, no hay, por ello, que pasar por alto, el accionar del sistema en cuanto al escalamiento de los estándares de derechos humanos en el continente, materializado por la recepción de la jurisprudencia por parte de los Tribunales Constitucionales. Creo que el proceso de evaluación de la Corte debe ser coincidente con el mismo entendimiento y aceptación con críticas de la jurisprudencia.

En cuanto a lo señalado por Leonardo sobre la estructuración de una Corte permanente, estoy de acuerdo en su crítica sobre la necesidad de conocer lo que ocurre dentro del sistema, para hacer una modificación estructural. Sin embargo, su estructura como tribunal de tiempo completo, debe ser un objetivo después de ese debate, que tampoco debe ser secuencial, sino podría ser paralelo.

Ahora bien, siguiendo la línea de jurisprudencias indicada por Daniela. Mi lista esta compuesta por las siguientes:


1. El penal Castro Castro contra Perú, decisión paradigmática por la aplicación de la Convención de Belen do Para "Prevención de la violencia contra la mujer".

2. Niñas Jean y Bossico contra República Dominicana, agrega a la discusión de protección de los menores- Villagran Morales- y de los migrantes- son dos niñas haitianas en RD.

3. Las Palmeras contra Colombia, desarrolla el lazo común entre el DIH y los DDHH, que había sido planteado por la Comisión Interamericana en el caso Abella vs Argentina por los hechos acaecidos en el año de 1989.

4.La Rochela contra Colombia, por la novedosa visión sobre la violación del artículo 4 de la Convención Americana en cuanto a que su violación se presenta ante la mera amenaza, tomando como referencia alguna jurisprudencia de la Corte Europea. Punto no muy claro a mi juicio y no explicado a profundidad, pero vale la pena verlo.

5. Herrera Ulloa vs Costa Rica en cuanto a la libertad de pensamiento y expresión, va más allá de lo que ha hecho el Tribunal Europeo, en cuanto al rechazo de tiplificaciones penales para sancionar delitos de opinión- También el paradigmático informe de la Comisión Interamericano en el caso Verbinsky vs Argentina- leyes de desacato-. En Europa es perfectamente valido en el marco de un amplio margen de apreciación que esas tipificaciones persistan, Ej: La ley de 1881 que actualmente se aplica en Francia.

6. En cuanto a derechos sociales se destaca la decisión de 5 pensionistas (Baena Ricardo) vs Panamá.




Francisco Barbosa


lunes, 18 de febrero de 2008

Entrevista en Francia: Investigadores Extranjeros

El pasado viernes 15 de Febrero me realizaron una entrevista en la Radio Nantes como uno de los investigadores- Chercheurs- extranjeros destacados en la ciudad de Nantes (Francia). La entrevista dura 60 minutos y mi participación empezó en primer lugar al minuto 6 y luego al 45.

En la siguiente dirección encuentran la entrevista. El programa se llama "La grand famille".

http://www.euradionantes.eu/index.php?page=detailPodcast&id_podcast=866&id_programme=36

domingo, 17 de febrero de 2008

Sergio Mendez: "Mas que nada"

Sergio Mendez ha sido uno de los grandes de la Bossa- Nova. En esta ocasión es la versión de Mas que nada grabada en el "The O'Keefe Centre Presents: The Rock Scene - Like It Is!" October 16, 1967 con su grupo Brasil 66. Pianista, compositor, arreglista. Lider del Bossa Nova Trio, junto a Antonio Carlos Jobim y Art Farmer.

Acá los dejo con una canción que nos ha seducido a todos en mi casa, empezando por mi hija de tres años, que pide y pide está canción.

Pd. Al lado Stairway to heaven de Led Zeppelin en vivo en 1991. Disfrútenlo


Derechos de Minorías: Parejas del mismo sexo

por: Francisco Barbosa Delgado

En los últimos días en el marco de mi trabajo de redacción de un par de capítulos tanto de mi tesis como de mi nuevo libro de derechos humanos, me encontré con un tema que me parece capital en el análisis de las discusiones absolutistas sobre los derechos: el derecho de las minorías y para efectos de esta nota, el de los homosexuales.


Así, pues, abordaré dos discusiones al interior de este tópico que me parecen relevantes. Una, derivada de las debates que se han dado en Colombia a propósito de algunas decisiones de la Corte Constitucional y de un informe del Comité de Derechos Humanos del Pacto Internacional de derechos civiles y políticos. En el mismo sentido, sobre una reciente decisión de la Corte Europea de Derechos Humanos que recorre el mismo tema.

Frente al caso colombiano, debe indicarse que el año pasado- 2007- se produjeron fallos que a todas luces son relevantes a la luz del derecho de las parejas del mismo sexo de tener la posibilidad de que el Estado o las entidades privadas de salud, les reconozca la posibilidad de la afiliación a un sistema de salud o el derecho a la sustitución pensional cuando fallece uno de los miembros de la pareja del mismo sexo. Estas problemáticas jurídicas se presentaron en dos casos. El primero derivado de la sentencia de la Corte Constitucional T- 856 de 2007 (M.p Humberto Sierra Porto) en la cual el máximo tribunal constitucional en Colombia consideró que el recurrente en tutela le debían ser protegidos sus derechos de poder afiliar a su compañero permanente a la entidad de salud (Saludcoop E.P.S). Este caso es relevante porque el compañero permanente del recurrente adquirió el Síndrome de Inmunodeficiencia adquirido (SIDA). La Corte consideró que cabía la tutela por cuanto no era valido el argumento esgrimido por los jueces de instancia quienes coincidieron con la postura de la entidad de salud en el sentido de indicar que "el artículo 163 de la Ley 100 de 1993 limita esta modalidad de afiliación a los integrantes del grupo familiar dentro del cual están incluidos los compañeros permanentes sin cobijar a los miembros de las parejas homosexuales, debido a que éstos no tiene cabida dentro del concepto de familia señalado por el artículo 42 constitucional". Contraria a esta postura, la Corte consideró que las parejas del mismo sexo, si debían ser protegidas en nuestra constitución. El respaldo jurisprudencial lo tomó, a su vez, de lo señalado por ese tribunal a través de la sentencia C-075 de 2007 que declaró exequible la Ley 54 de 1990, tal como fue modificada por la Ley 979 de 2005 “en el entendido que el régimen de protección en ella contenido se aplica también a las parejas homosexuales”. Por lo que, al decir de la Corte" a partir de la decisión las parejas homosexuales pueden constituir uniones maritales de hecho cuando hagan “una comunidad de vida permanente y singular”. En igual forma, la Corte sepultó las decisiones del a-quo y el ad-quem en el sentido que se trajo como precedente sobre el tema la reciente sentencia de constitucionalidad, C-811 de 2007 que declaró la exequibilidad condicionada del artículo 163 de la Ley 100 de 1993 “en el entendido que el régimen de protección en ella contenido se aplica también a las parejas del mismo sexo”. En esta decisión el máximo tribunal consideró que las parejas homosexuales tienen cabida dentro de la protección al libre desarrollo de la personalidad consagrada en el artículo 16 de la carta política.

La Corte, así mismo, subrayó: "los argumentos sentados en la sentencia C-075 de 2007 eran aplicables respecto del artículo 163 de la Ley 100 de 1993, pues esta disposición –al igual que la Ley 54 de 1990- presentaba un déficit de protección que afectaba a los miembros de la pareja del mismo sexo dependientes económicamente de su pareja quienes no tenían posibilidad de ingresar al sistema de seguridad social en salud en el régimen contributivo. Situación que ocasionaba un desconocimiento de la dignidad de la persona humana y del principio de igualdad de trato".

Esta postura de la Corte Constitucional se encuentra en sintonía con una decisión reciente del Comité de derechos Humanos del PIDCP- 30 de marzo de 2007-, en el cual se condena a Colombia por violación al derecho a la igualdad de trato a un ex funcionario del Congreso a quien después de 29 años de relación estable con su pareja se le negó por parte del Fondo de Previsión Social del Congreso, la pensión de su pareja. En ese instante, empezó el calvario para este ciudadano que agotó todos los recursos de jurisdicción interna para encontrar negativas a su solicitud de sustitución pensional.

La condena del Comité de Derechos Humanos del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de las Naciones Unidas determinó que el señor X fue discriminado por la justicia colombiana por ser homosexual y le ordenó al Estado que revisara su solicitud pensional sin tener en cuenta su condición sexual. En idéntico sentido, “el Estado tiene la obligación de adoptar medidas para impedir que se cometan violaciones análogas del Pacto en el futuro”.

Finalmente en este caso, el Gobierno no acogió el proyecto de resolución 003 de 2007, en el cual los ministros de Interior y de Justicia, de Defensa y de Relaciones Exteriores emitían concepto favorable para dar aplicación a la recomendación formulada por el tribunal internacional. Es decir, el ciudadano X ganó, pero perdió. Ahora, imagino que el calvario se dirigirá a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Estos dos casos demuestran que el país está entendiendo que en el caso de los homosexuales, como el de los indígenas, como el de las negritudes, mujeres maltratadas, madres cabeza de familia, desplazados - ver tutela T-025 de 2004, etc; es menester abandonar el unanimismo y la exclusión. Es necesario que estas decisiones se entiendan en el marco de un Estado incluyente y no discriminatorio por razón de sexo, raza o genero. Ese es el camino hacia la civilización. Lo demás es una ficción, que nos hace creer a muchos que vivimos una realidad, cuando al fin y al cabo respiramos otra.

Bien, un poco para mostrar lo ocurrido en ese campo en Europa, la Corte Europea de derechos humanos, acaba de condenar a Francia- 21 de Enero de 2008- por impedir a una lesbiana que vivía en pareja adoptar un niño. Es la primera vez que la Corte condena a uno de los 47 Estados del Consejo de Europa por discriminación de carácter homosexual en una demanda de adopción. La decisión del tribunal- diez votos contra siete-, planteó que Francia cometió una discriminación contra la denunciante a causa de su orientación sexual, así como una violación del respeto de la vida privada y familiar.

Creo, con este ejemplo, que los derechos deben ser para todos, así no compartamos sus ideas o sus formas de vida. Cada quien debe vivir como quiera, en el marco del respeto a los demás. Los derechos se construyen día a día. Es la dinamicidad del derecho la que habla. Un buen ejemplo son el cúmulo de decisiones que se observan tanto en el norte como en el sur para tomar una expresión de Boaventura de Sousa Santos.



miércoles, 13 de febrero de 2008

Hayden White: la Metahistoria y el contenido de la forma

Segunda reseña de Historia. Como indiqué en la nota del anterior miércoles, estos comentarios se hicieron en mi camino de Historiador. Hoy, el análisis de un par de textos de Hayden White.


Hayden White y su visión de la historia



Después de haber recorrido algunos ensayos realizados por White en dos de sus obras El contenido de la forma” y la Metahistoria se llega a la conclusión de que este profesor tenía una forma de ver la historia que sigue generando bastante controversia.

White analizó la historia como un proceso en el cual el historiador crea el texto histórico a partir de una ideología lo cual le permitía creer que la información que utilizaba era transparente y fiable. Este análisis es realizado por el historiador con base en dos de las tres tipos de historia que indicó1 a saber: la monumental y la anticuaria. Esas dos modalidades se refieren específicamente al culto que le rinden los hombres a la grandeza de sus pueblos; mientras que la segunda se refiere al respeto por sus orígenes. Esta forma de historia hace que se piense en los documentos intangibles o documentos- monumentos2 . Ante la inmovilidad de este tipo de historias, White propone que la historia se explique, se reconstruya y se interprete.

Esta tríada lleva a White a entrar en el terreno de la desmitificación de la historia y su entrada en el plano de la representación de la historia, lo que de suyo implica una creación ficcional que la asimilará con la literatura.

Para White, los textos tienen su contexto, determinado a partir de una análisis lingüístico y semiológico. El primero, se refiere al uso de la gramática y el léxico apropiados; mientras que el segundo se refiere al descubrimiento del contexto a partir de la tradición cultural que existía en el momento de producción del texto, lo que implica que con códigos tropológicos se puede crear representaciones de la historia que permiten seguir ubicados en el contexto histórico, llenando las desviaciones o huellas que deja el documento, al decir de De Certeau3 .

Ahora bien, esta forma de entender la historia es llevada al extremo por White al crear a través de un modelo tropológico- metonimia, sinécdoque, metáfora e ironía-, una forma de analizar las obras de un grupo selecto de pensadores, quienes, según White, a través de sus textos hicieron filosofía de la historia o teoría histórica.

A mi juicio, White no podía establecer una receta lingüística para analizar la obra de los autores bajo examen, toda vez que no es de manera simétrica como se puede entender su pensamiento. El descubrimiento por parte de White de lo no dicho por los autores, pero pensado por ellos, no es otra cosa que una forma autonómica de pensamiento por parte de White.

La asimilación de la literatura con la historia tendría sentido si sus códigos se ensamblaran de tal forma que fuera imprescindible su análisis binario y sistemático, empero sus objetivos son distintos y su teoría es propia y definida.

Es así como en el proceso de hacer una obra de literatura, el literato tiene elementos disidentes de creación- ficción permanente-, disímiles a los que utiliza el historiador cuando hace historia. Debe aclararse que la historia y la literatura se usan recurrentemente sin fusionarse para efecto de cumplir dentro de su orbita su objetivo específico.

Por todo lo anterior, la tesis de White es interesante porque refresca el horizonte teórico de las ciencias sociales, pero de ningún modo debe ser paradigma para el entendimiento de la historia.

2. Marx en Hayden White en la Metahistoria: La imaginación histórica en la Europa del Siglo XIX

El profesor White aborda a este autor desde la perspectiva de su visión de la historia. Durante el texto que le dedica a Marx, descifra el procedimiento de este autor para explicar sus obras. Es así como, tanto el Capital- obra cumbre- ,el 18 Brumario de Luis Bonaparte y ideología alemana son analizadas por Marx bajo la lupa de un mismo paradigma: el del método de análisis y estrategia de representación.

Estos dos tópicos, tienen que ver con la sincronía y la diacronía con que se perciben los datos históricos. Del mismo modo, utilizando la paradoja como parte de la tropología, Marx aborda el conocimiento de la historia con una dicotomía paradojal: tragedia y comedia. Esta disyuntiva se explica en el sentido que el hombre vive en permanente proceso de transformación, mejoramiento y avance en todos los ordenes humanos, sin alcanzarlos, pero esa frustración tiene a destruir al hombre en su condición de ser humano. Esa posición de Marx en la que toma la naturaleza como eje central de sus asertos, es la que lo divide de Hegel por cuanto, como se vio en Ferrater Mora, el espíritu puro es el punto final de reflexión en la filosofía de la historia para el alemán.

La forma y el contenido fueron, del mismo modo, claves que usó Marx para entender los fenómenos. Las formas que se coligen del documento son el valor de uso y el valor de cambio. Lo fundamental en los dos bienes es el trabajo socialmente necesario. Según Marx, el valor de cambio de un bien no depende del trabajo incorporado sino el esfuerzo social para hacerlo. El valor de uso solo tiene en cuenta el valor que tiene incorporado. Estos conceptos aunados al de plusvalía4 constituyeron una forma de entender la historia para Marx que fundamentó estas tesis en la forma en la que el hombre había vivido siempre. En permanente lucha de clases. Para poder explicar su teoría se valió del método dialéctico de Hegel (Tesis, Antitesis y Síntesis). La aplicación de este método a la naturaleza generó el materialismo dialéctico y a lo social el materialismo histórico.

Para Marx, en todo análisis de la historia debe partirse de tres premisas :

1. La satisfacción de las necesidades (primarias o secundarias)
2. Capacidad para reproducir otros hombre y preservar la especie y;
3. La constitución de otros medios de producción.

Estos criterios racionales de Marx permiten tener otra visión acerca de la teoría de la historia. Para este autor, la historia se limita a entender estos factores que le pueden ser aplicados a una revolución como la realizada por el anodino de Luis Bonaparte en 1848, hasta la caída del segundo imperio en 1871 o en la estructura de la mercancía dentro de un mercado o los precios o cualquier entidad histórica a analizar. Este criterio difiere de Vico, Hegel, Agustín y Voltaire, porque Marx tomó las bases y socializó su desarrollo, alejándose de la teoría y, consecuentemente, se acercó al ser humano.


3. Nietzsche en Hayden White en la Metahistoria: La imaginación histórica en la Europa del Siglo XIX

Tenemos el arte, para no morirnos de la verdad” Nietzsche
“El hombre es una encarnación de la disonancia” Nietzsche
“Por qué me miras y no me hablas de tu felicidad” Nietzsche


White realiza un bosquejo del concepto de la historia de Nietzsche en sus obras el origen de la tragedia y la genealogía de la moral.

Para Nietzsche, el mundo que lo circundaba estaba enmarcado en la ironía y en el romanticismo. Estas ideas hacían que las gentes que lo rodeaban pensaran en lo inmediato y se viviera en el nihilismo. Por ello, para el alemán , la recuperación del hombre estaba en desenvolverse entre la tragedia y la comedia griega, o mejor, entre lo apolíneo- mundo racional y centrado, y el dionisiaco- mundo del desorden. Con esos elementos el hombre recuperaría los mitos y trascendería la ironía. Por eso afirmó que cuando las fuerzas dionisiacas se vuelven demasiado escandalosas, Apolo esta cerca. Por eso la generaciones subsiguientes disfrutaran de la muerte de la ironía, del romanticismo y de Dios.

Sin embargo, subrayó, que la historia y los procesos históricos como existían, eran producto de esa ironía y romanticismo, por eso arguyó que se recapitulara el pasado, se rehiciera en un eterno retorno, alejado del mito de la redención cristiana. Por ello afirma, que el hombre quedó sacrificado entre el cristianismo de la ciudad de Dios y la ciencia positivista que deshumaniza al hombre y lo reduce a la calidad de bestia.

Otro tópico tremendamente importante de Nietzsche es el impulso que nos da para que olvidemos, nos reconstruyamos. Para él, es una verdad de a puño los ascendientes que tenemos, lo que ocurre es que no podremos ser hombres libres, alejados de cualquier impulso espiritual si nos distraemos permanentemente. Debemos olvidar lo aprendido.

La historia antigua es enseñada estéticamente y no metafóricamente, por eso surgió de manera cadenciada el mito y el romanticismo, a más de las épocas que precedieron a estos dos fenómenos.

Por último, existen tres tipos de historia la monumental, la anticuaria y la critica.

La critica interroga al pasado, lo derrota, Cualquiera de este tipo de historias, si no es manejado con buen criterio no serán elementos que perfeccionen al hombre sino que, por el contrario, prolongaran la agonía.

Esta lectura no permite entender que seguimos en la ironía y hemos continuado la larga brecha de existencia en el mundo sin lograr ningún tipo de perfeccionamiento. No hemos sido capaces de reedificarnos, de rehacernos.

Hoy seguimos en medio de dos fuerzas, un Dios que nos premiará cuando no existamos y un capitalismo que nos castiga por existir. La paradoja, diría White.


4. El discurso de Foucault: La historiografía del antihumanismo- Hayden White


En esta lectura, el profesor Hayden White analiza de un modo muy tangencial, como el mismo lo reconoce, la obra del filósofo francés Michel Foucault. El enfoque que realiza el profesor se estructura a partir del discurso que sobre el poder y la verdad realiza el filósofo.

En cuanto al discurso, el analista señala que la filosofía de Foucault es similar al nihilismo de Nietzsche en cuanto no tiene un inicio, ni un fin. Foucault considera que el individuo se pierde creando discursos que justifiquen su existencia, en vez de explicar su existencia desde el ámbito en el que vive. Esta se considera un ataque al concepto estructuralista que explica al mundo en el marco de la génesis del sistema.

White analiza varios títulos de Foucault, entre los que se destaca la arqueología del saber, locura y civilización, nacimiento de la clínica, el orden de las cosas, vigilar y castigar: nacimiento de la prisión y la historia de la sexualidad.

En lo relativo al primero Foucault plantea que debe desacralizarse la historia. Debe prescindirse de su carácter de trascendencia y “liberarla del circulo del origen perdido”. Foucault no busca explicar al mundo, de hecho ataca la autoridad con la que el poder ha creado símbolos con los cuales crea discursos que explican la coherencia e incoherencia que nos rodea.

El discurso es deseo y poder, señala Foucault. Toda imposición se hace desde estas construcciones. En caso de insubordinarse contra esos parámetros, implicará que la misma sociedad en la que viven quienes desconocen esos puntos excluirá y recluirá en hospitales y cárceles.

En cuanto a las obras, locura y civilización, nacimiento de la clínica, el orden de las cosas, Foucault estructura sus conceptos de cordura, locura, salud y conocimiento de una forma, que se entiende su ambigüedad, toda vez que su descripción depende del discurso desde el cual son construidos.

El locura y civilización, Foucault hace una interesante disertación sobre la locura que permite entender que cada época tiene su propio discurso, lo que implica una solución distinta para los casos de locura, o mejor, que en ciertas épocas las personas pueden ser dementes o no según el imaginario que se viva o según el tipo de ironía que se respete.

Por último, en la historia de la sexualidad permite a Foucault encontrar una justificación a su discurso del poder y del deseo que lleva a entender que cuando se produzcan transgresiones a cualquiera de las formas del discurso general, los infractores tendrán que ser recluidos en la cárcel o en el hospital para ser tratados “ajustados” y luego reincorporados al conglomerado.

Lo interesante de Foucault, a mi juicio, es que dedicó parte de su producción investigativa a la demostración de que el mundo funciona a partir de discursos que son creados desde el poder, de la verdad y de la conducta individual. Esos discursos permiten la formación de realidades que, a su vez, son ensambladas con el lenguaje, que es unificado en un discurso retomado por otro poder.

Con todo esto, cabe la pregunta de Vico y Nietzsche de entender la historia como un eterno retorno o en términos de Foucault, de construcción de discursos en el tiempo.

Bibliografía

1. Este planteamiento lo realizó en el análisis que realizó sobre la obra de Frederic Nietzsche en su libro La Metahistoria.
2.Término utilizado por Jacques Le Goff en un libro que se denomina el Orden de la Memoria, Capítulo III.
3. En la Escritura de la Historia, Universidad Iberoamericana, Departamento de Historia, 1993.
4. La plusvalía se define como la diferencia entre el valor creado por el obrero y el valor pagado al obrero