viernes, 31 de octubre de 2008

Nuevo libro de coautoría de Francisco Barbosa: Derecho de Telecomunicaciones del GECTI de la Universidad de los Andes/Editorial Temis


C
on gran estusiasmo recibo la noticia de la publicación de nuestro libro- del cual soy coautor- "Derecho de Telecomunicaciones" editado por el Grupo de Estudios en Comercio Electrónico, Telecomunicaciones e Informática ­ GECTI de la Facultad de Derecho de la Universidad de los Andes en Colombia con el cual se pretendió abordar las diversas perspectivas del sector de telecomunicaciones y plantear la necesidad de estudiar un derecho que circula entre lo público y lo privado y cuya relevancia nadie pone en duda. Los temas y autores son los siguientes :

-Redes de nueva generación, ciberseguridad y derecho de los usuarios de las telecomunicaciones, ­ Lorenzo Villegas

-Desarrollo normativo de las telecomunicaciones en la comunidad andina ,Maria Clara Gutierrez Gómez

-El nuevo marco regulador de las telecomunicaciones en Europa ,­ Olga Lucía Alfonso Velásquez.

-Nuevas tendencias en el derecho europeo de las telecomunicaciones: Simplificación en los mecanismos de acceso al mercado, ­ Mariliana Rico Carrillo

-El desequilibrio contractual frente a los contratos de concesión de PCS y TMC ­ Francisco Barbosa Delgado

-Aspectos relevantes del derecho y la obligación de interconexión, ­ Carlos Andrés Sánchez García

-Responsabilidad de los proveedores de servicios en línea en Colombia ­ ,Rafael Hernando Gamboa Bernate

-Retos que impone la convergencia a las entidades reguladoras y a la regulación colombiana, ­ Adriana Arango Rueda

-Retos regulatorios de la televisión sobre el protocolo IP ­ Héctor Urrea Ayala

-Cómo se regulan y controlan los contenidos en televisión ­ Mary Beltrán Currea

-Criminalidad informática y de las telecomunicaciones: Una aproximación multidisciplinaria ­ Jeimy J. Cano.

Mayor información:

http://gecti.uniandes.edu.co o
http://www.editorialtemis.com/ .

jueves, 30 de octubre de 2008

Francia con Sarcozy retoma su lugar en la comunidad internacional

Por: Francisco Barbosa D

Francia está enfrentando la crisis económica de forma exitosa. En ese sentido, no solo los discursos de Sarkozy han sido importantes en la medida en que han devuelto la confianza a los ciudadanos y al mercado, sino que las acciones tomadas van en la línea justa.

El Gobierno le presentó al Parlamento un proyecto de ley que fue aprobado en tres días, contentivo de dos puntos. Uno, garantizar que no dejaría entrar en bancarrota ninguna institución bancaria francesa por lo que se garantiza un fondo de 40,000 millones de euros y, en segundo lugar, se garantizan los prestamos interbancarios por 320,000 millones de euros que son los que permiten el enrutamiento del sistema financiero. Los recursos en caso de necesitarse se conseguirían vía endeudamiento. La contrapartida es que las instituciones financieras le pagaran al gobierno un costo por la existencia de ese fondo que garantiza el buen funcionamiento de la economía y que devuelve la confianza. En igual sentido, el gobierno inyectará 10,500 millones de euros en los bancos como fondos propios y los bancos se comprometen a otorgar en crédito 65,000 millones de Euros. Todo ello con una contrapartida real: 8% de interés anual por la existencia del fondo de 40,000 millones de euros; 6% sobre el fondo para garantizar los préstamos interbancarios ; y , la cabeza de los directivos bancarios que vuelvan a poner en riesgo la confianza en el sistema financiero. En términos simples, el gobierno francés podrá ganar cerca de 400 millones de euros al año por darle confianza a un mercado que lo requiere.

Ahora bien para profundizar esas medidas, el Gobierno nombró a un alto funcionario para que intervenga en caso de que las empresas no reciban los créditos para su funcionamiento o en caso de que los intereses por prestamos aumenten. Así mismo, se fusionaron dos entidades que pagan el seguro de desempleo y ayudan a los ciudadanos a conseguir empleo- reforma de la ANPE y la ASSEDIC-, se estructurará un sistema de formación profesional más competitivo, se reformará el seguro de desempleo, se reducirán los tiempos para atender a la gente en desempleo permitiéndoles un proceso de formación profesional y una rápida reinserción profesional, se promoverá el contrato de transición profesional, la gestión profesional del trabajo y del desempleo y se liberalizará el domingo como día de trabajo.

En cuanto a la fundamentación de gasto se estableció una comisión para la modificación de la estructura de las “Collectivites Territoriales, dirigida por el ex primer ministro Eduard Balladur”, se suprimirá la taxe profesional- impuesto a los profesionales por parte de esas colectividades-, y se reestructurará del sector hospitalario. Decisiones que acompañan a las medidas económicas que se tomaron el año anterior.

Como se observa, Francia en cabeza de su Presidente Nicolas Sarkozy no solo se ha emplazado como motor de un cambio de modelo económico, exigiendo responsabilidades en este momento de crisis a países como Suiza y Luxemburgo o planteando un liderazgo en la Unión Europea que en total destinó 1,6 billones de euros en los planes de salvamento de sus Estados u organizando foros internacionales en Estados Unidos para plantear una remoción de principios, sino, por el contrario, en un actor que le ha devuelto la confianza al mercado y que ha empezado a tomar medidas para hacer frente a la crisis, sin caer en la demagogia.

La decadencia de una nación, como algunos le atribuyen a Francia se construye en la inacción y en la desidia. Hoy , contrario sensu, lidera varios procesos mundiales, no precisamente por su inercia, sino por sus propuestas.

lunes, 20 de octubre de 2008

Faubourg 36 de Christophe Barratier

Aprovechando una lucha de precios en las salas de cine en Nantes, vi la película "Faubourg 36" de Christophe Barratier, el mismo director de "Les Choristes". Una película que vale la pena verla varias veces. Su musica, sus personajes- Pigual, Douce, Jacky, Minou-, su contexto histórico y sobre todo, la vida de unos actores de teatro que luchan por sostener el teatro "El Chansonian" frente a la amenaza fascista en el año de 1936 que repudiaba la llegada al poder del socialista León Blum.

Una historia que va más allá de una simple anécdota histórica de los musicos. Es la lucha por la única luz que no podía apagarse en medio de los sintomas de extremismo que se vivían en los treinta en Europa. Una verdadera obra de arte que nos permite soñar en un encuentro furtivo entre el cine y el teatro.

En fin, para no perderse la actuación de Gérard Jugnot- el profesor de les Choristes-, Kad Merad- Les Choristes, Bienvenue Ch'tis, Ne t'en fait pas-, y la fabulosa Nora Arnezeder-.

Los dejo con la banda sonora:


Canción de Vicky, Cristina, Barcelona: El club - Giulia y los tellarini: "Barcelona".

Les dejo con la canción de la última película de Woody Allen. Un poco para descansar de tanta crisis....


Vicky, Cristina, Barcelona de Woody Allen

Por Francisco Barbosa Delgado

El día de ayer ví la última película de Woody Allen "Vicky, Cristina, Barcelona". No me gustó. Decir esto de una película de Alen a quien admiro y de quien espero cada año su última película me parece extraño, pero bueno, no me gustó.

La historia se desarrolla en la bella Barcelona a la cual llegan dos turistas norteamericanas- una de ellas, la espléndida Scarlett Johanson-, quienes conocen a un pintor- Javier Bardem- estableciendo una relación tormentosa con el pintor que continua con una relación tormentosa con su ex-esposa María Helena- Penelope Cruz-. El desarrollo de la historia es caricatural, es decir, el pintor que se acerca a las mesa de las norteamericanas y les propone un fin de semana con vino, buena comida y sexo para las dos. Las norteamericanas se resisten un poco, pero ceden y parten a Oviedo en un pequeño avión. Un poco de guitarra española, de español, de frases comunes y las dos tontas norteamericanas caen en los brazos de Juan Antonio, el pintor. Luego aparece la exposa depresiva, que grita, que es violenta y que se intenta suicidar.

No sé, las películas de Allen me gustan porque me permiten pensar al salir del teatro que "puede ser", que es posible", pero está no. Ayér me trataron de llenar de lugares comunes que en una película siempre sobran. Pero bueno a un tipo como Allen se le perdonan las cosas. Ahh la banda sonora es muy buena

Les dejo el trailer:

viernes, 17 de octubre de 2008

Columna de Iván Duque Márquez: Islandia y la resurrección del 'diablo'

La primera víctima fatal desde el punto de vista de los entes soberanos que deja la crisis financiera internacional es Islandia. Sin duda se trata de algo escandaloso, pues tan solo a finales del año 2007, esta isla situada al norte de Océano Atlántico era catalogada por las Naciones Unidas como el número uno del mundo en el índice de desarrollo humano. ¿Qué pasó en Islandia? Una catástrofe financiera. En pocas semanas el país vio colapsar el sistema financiero, depreciar su moneda a un paso acelerado y caer la bolsa de valores en más de un 70 por ciento, encontrándose con realidades tenebrosas. Los pasivos del sistema financiero representan aproximadamente doce veces el PIB, la deuda externa bruta de corto plazo es quince veces el valor de las reservas del Banco Central y la deuda externa bruta de largo plazo, equivale al 350 por ciento del PIB. Ante esta evidencia, el Gobierno se encontró con que los pasivos del sistema financiero estaban prácticamente en manos de extranjeros, el Estado no contaba con los recursos suficientes para garantizar los activos y muchos menos proveer la liquidez necesaria que permitiera a los bancos cubrir sus obligaciones de corto plazo. En pocas palabras, las deudas del sistema financiero islandés son tan grandes que el Estado no podría asumirlas sin textualmente llevar el país a la 'quiebra'. Pero a qué se le puede atribuir que un país desarrollado, miembro de la Oecd, con tan buenos indicadores sociales haya llegado a semejante colapso. Según analistas, las autoridades no fueron efectivas en el control de la inflación y aunque el Banco Central utilizó la 'meta de inflación' como eje central de la política monetaria, las tasas de interés se situaron por el orden del 15 por ciento, debido a que las metas fueron incumplidas constantemente. Esto por supuesto, en una economía relativamente pequeña, creó incentivos para que los bancos, las empresas y los particulares se endeudaran en el exterior, y para que especuladores hicieran su agosto gracias a los atractivos márgenes de rentabilidad. A la larga, todo desembocó en un ingreso masivo de divisas que apreció la tasa de cambio y llevó a un déficit externo del 17 por ciento del PIB. El Banco Central islandés también ha sido criticado por falta de independencia, al haberle hecho el juego al Gobierno Central y su deseo de mantener la 'bonanza', sin tomar medidas drásticas. Igualmente, por no haber alertado en su momento sobre la forma en la que los activos del sistema financiero estaban creciendo. Para rematar, la falta de regulación financiera de las autoridades también constituye otro ingrediente más del colapso. La crisis se vino a cuestas y hoy Islandia está buscando un acuerdo de estabilización macroeconómica con el FMI con el fin de acceder a recursos y tomar medidas que permitan encontrar soluciones. Se trata de algo interesante, porque sería la primera vez en mucho tiempo que una economía desarrollada se le mide a un programa riguroso de supervisión con un organismo al cual sus críticos tildan de 'diablo' por la drásticidad de sus recomendaciones. A pesar de las críticas del pasado, el FMI se ha encontrado con un reto que le permitirá resucitar como un organismo relevante en medio de la peor crisis económica de la globalización. Su intervención en Islandia determinará si el organismo está dispuesto a flexibilizar sus condicionalidades, innovar en sus facilidades de liquidez y asumir un papel de liderazgo para tomar acciones preventivas en economías emergentes y desarrolladas. Los países estarán atentos, pues como pintan las cosas, las crisis también pueden golpear aún a 'las mejores familias'. ivanduquemarquez@gmail.com

Corte Constitucional SU-1008/08: sanciones pecuniarias de las empresas de servicios públicos domiciliarios

Por: Francisco Barbosa Delgado

El 16 de Octubre de 2008, la Corte Constitucional de Colombia profirió una sentencia en la cual se consideró que las empresas de servicios públicos domiciliarios no tienen la facultad de imponer sanciones pecuniarias consistentes en cobro de sumas de dinero que van más allá de la contraprestación por el servicio consumido. Debe indicarse remarca la Corte que estos valores " fueron facturados luego de realizar procesos administrativos que concluyeron con la expedición de “decisiones empresariales” en las que se declaró el incumplimiento del contrato de condiciones uniformes. La Corte agregó que la acción es arbitraria y abusiva.

La decisión es interesante porque le pone freno al abuso de esas entidades. Empero se queda corta por cuanto el concepto de servicio público- inherente a la función social del Estado-artículo 365 de la CP- debe tener una aplicación práctica. La existencia de esa noción limita la facultad de las empresas de servicios públicos de actuar como si fueran bancos o casinos, es decir, en el mundo del "todo se vale," sin intervención estatal. La Superintencia de Servicios Públicos Domiciliarios demuestra cada día que estorba en el tipo de Estado que existe en Colombia.

La sentencia de la Corte debió ir más allá y decir que cuando exista un problema jurídico entre un particular y una empresa de servicios públicos domiciliarios respecto al no pago de los servicios públicos, no debería ser posible cobrar intereses, sino el valor del servicio prestado y la indexación por inflación.

La desesperanza de los usuarios de los servicios públicos domiciliarios y no domiciliarios- TMC y Trunking- en Colombia es total. No hay estatuto de protección al usuario y los organismos creados para proteger a los mismos, son una burla cuya normatividad reafirma el proceso liberalizador en Colombia. Un ejemplo, es la multa de $50.000.000 al Banco Santander por la tomadera de pelo en cuanto a la facturación de sus clientes. Una cifra irrisoria para un Banco.

En estos días hablando con un colega de la Universidad de Nantes me decía que la reforma de la Constitución francesa tomó elementos que tenemos en nuestros países como la acción de constitucionalidad general y que valdría la pena analizar la reglamentación. En igual sentido, me planteó que lo único que no existía era la acción constitucional de tutela o amparo. Mi respuesta fue que los juristas nos embelezamos con las instituciones jurídicas. Tener Corte Constitucional está de moda, sobre todo en Estados donde no existe Estado bienestar. Tener acciones de tutela también es una forma de estar a la moda, le indique. Al final añadí: "En Colombia gran parte del uso de la tutela se vincula a la violación del derecho a la salud y a la educación y eso está bien porque no existen políticas públicas". Me miró a los ojos y me indicó: "De acuerdo acá no necesitamos esas acciones".

martes, 14 de octubre de 2008

Alberto Fuguet y su basura sobre Francia y Le Clezio

Por: Francisco Barbosa Delgado

El escritor chileno
Alberto Fuguet escribió sobre Francia y el nuevo Premio Nobel de literatura lo siguiente en su blog:


¿Francia, en el siglo 21, ganando un nobel de literatura?
give me a fucking break
el tipo ha escrito muchos libros...
¿y?

no lo conocía ni de nombre, no me interesa leerlo ahora que es un nobel, y
maldición a quién lea sus páginas, como diría Puig.

Roth y Vargas Llosa y tantos otros pueden estar orgullosos
que mr. nobody-cares haya "ganado".


Mi post tiene relación con los lugares comunes esgrimidos por Fuguet sobre Francia y Le Clezio.

En Francia , cada año en el mes de septiembre se presentan en la rentrée más de 600 libros de literatura, se entregan varios premios en el mes de noviembre, se encuentran historias interesantes y autores que vale la pena leer y que en algunos casos ni siquiera son traducidos , por ejemplo algunos libros de Le Clezio- quien era admirado por Deleuze y Foucault-, Modiano, Levy, Barbery, Cusset y Littel- con una de las mejores novelas de los últimos años en el mundo "Les bienvelliantes", entre otros. El otorgamiento de un Nobel a Francia no es sorpresa. En este país, los niveles de lecturabilidad son altos. Las ventas de los libros alcanzan cotas enormes. Un ejemplo de esto es el libro de Littel 700,000 ejemplares. Las revistas especializadas proliferan. Las ediciones semanales de Nouvel Observateur, L'express y Marianne llega a 1,000,000 de ejemplares.

Los intelectuales se destacan en todos los campos. Intelectuales como Lévi- Strauss, Elisabeth de Fontenay, Jacques Le Goff, Rene Girard, Pierre Nora, Edgar Morin, Marcel Gauchet, Pierre Rosanvallon, Alain Touraine, Thomas Piketty, Alain Finkielkraut, Alain Badiou-seguido de forma ferviente por la academia norteamericana, Olivier Roy, Antoin Compagnon, los juristas Mireille Delmas- Marty, Francois Ost y el internacionalista Gilles Kippel, entre otros descollan en sus campos.

En Francia existen emisiones literarias a granel y en cada localidad se encuentran mediatecas- bibliotecas públicas con muy buenas obras y documentales. En fin, el hecho que América Latina no conozca a Le Clezio, ni la literatura francesa, ni la cultura de este país, no quiere decir que "Francia" no exista, como es insinuado por Fuguet.

Sobre Le Clezio- Premio Nobel de Literatura No 14 de Francia- , como lo dije en un post anterior, no tengo una apreciación sistemática de su obra-45 años de trabajo-, leí solamente un libro cuya prosa me atrapó. Tengo en las manos su última novela, si, de Gallimard, "La ritornelle de la faim" y sus primeras 20 páginas me cautivaron.

Lamento que a Vargas Llosa que no le hayan atribuido el Nobel. Es el último escritor latinoamericano que queda. Bolaño era el otro candidato, pero ya no está. Fuguet lamenta el nuevo Nobel y otros lamentamos la cultura basura que prolifera en América Latina.

domingo, 12 de octubre de 2008

Bravo por el CIJUS de la Universidad de los Andes: CSJ falla sobre discriminación por raza en bares colombianos

Por: Francisco Barbosa Delgado

La decisión de tutela de la Corte Suprema de Justicia sobre la discriminación sufrida por los afrodescendientes en las discotecas Gavanna, Sirocco y Gnoveva es un importante avance en la disminución de los indices de discriminación contra afrodescendientes en Colombia. El Cijus (Centro de Investigaciones de Jurisprudencia Social de la Universidad de los Andes) interpuso una acción de tutela a través de sus abogados, utilizando como pruebas las grabaciones que realizaron con los porteros de los bares en lo que éstos reconocen que tienen ordenes de no dejar entrar a los "negros".

La CSJ el pasado 25 de septiembre consideró que los actos reprochados violaron los derechos a la igualdad, la honra, la dignidad humana y el libre desarrollo de la personalidad de los discriminados. La decisión exigió disculpas públicas.

Una decisión que abona el camino hacia la civilidad, que en un país como Colombia parece ser una tarea tortuosa.

Columna de Paul Krugman en NYT: Moment of Truth

"Last month, when the U.S. Treasury Department allowed Lehman Brothers to fail, I wrote that Henry Paulson, the Treasury secretary, was playing financial Russian roulette. Sure enough, there was a bullet in that chamber: Lehman’s failure caused the world financial crisis, already severe, to get much, much worse.

The consequences of Lehman’s fall were apparent within days, yet key policy players have largely wasted the past four weeks. Now they’ve reached a moment of truth: They’d better do something soon — in fact, they’d better announce a coordinated rescue plan this weekend — or the world economy may well experience its worst slump since the Great Depression.

Let’s talk about where we are right now.

The current crisis started with a burst housing bubble, which led to widespread mortgage defaults, and hence to large losses at many financial institutions. That initial shock was compounded by secondary effects, as lack of capital forced banks to pull back, leading to further declines in the prices of assets, leading to more losses, and so on — a vicious circle of “deleveraging.” Pervasive loss of trust in banks, including on the part of other banks, reinforced the vicious circle.

The downward spiral accelerated post-Lehman. Money markets, already troubled, effectively shut down — one line currently making the rounds is that the only things anyone wants to buy right now are Treasury bills and bottled water.

The response to this downward spiral on the part of the world’s two great monetary powers — the United States, on one side, and the 15 nations that use the euro, on the other — has been woefully inadequate.

Europe, lacking a common government, has literally been unable to get its act together; each country has been making up its own policy, with little coordination, and proposals for a unified response have gone nowhere.

The United States should have been in a much stronger position. And when Mr. Paulson announced his plan for a huge bailout, there was a temporary surge of optimism. But it soon became clear that the plan suffered from a fatal lack of intellectual clarity. Mr. Paulson proposed buying $700 billion worth of “troubled assets” — toxic mortgage-related securities — from banks, but he was never able to explain why this would resolve the crisis.

What he should have proposed instead, many economists agree, was direct injection of capital into financial firms: The U.S. government would provide financial institutions with the capital they need to do business, thereby halting the downward spiral, in return for partial ownership. When Congress modified the Paulson plan, it introduced provisions that made such a capital injection possible, but not mandatory. And until two days ago, Mr. Paulson remained resolutely opposed to doing the right thing.

But on Wednesday the British government, showing the kind of clear thinking that has been all too scarce on this side of the pond, announced a plan to provide banks with £50 billion in new capital — the equivalent, relative to the size of the economy, of a $500 billion program here — together with extensive guarantees for financial transactions between banks. And U.S. Treasury officials now say that they plan to do something similar, using the authority they didn’t want but Congress gave them anyway.

The question now is whether these moves are too little, too late. I don’t think so, but it will be very alarming if this weekend rolls by without a credible announcement of a new financial rescue plan, involving not just the United States but all the major players.

Why do we need international cooperation? Because we have a globalized financial system in which a crisis that began with a bubble in Florida condos and California McMansions has caused monetary catastrophe in Iceland. We’re all in this together, and need a shared solution.

Why this weekend? Because there happen to be two big meetings taking place in Washington: a meeting of top financial officials from the major advanced nations on Friday, then the annual International Monetary Fund/World Bank meeting Saturday and Sunday. If these meetings end without at least an agreement in principle on a global rescue plan — if everyone goes home with nothing more than vague assertions that they intend to stay on top of the situation — a golden opportunity will have been missed, and the downward spiral could easily get even worse.

What should be done? The United States and Europe should just say “Yes, prime minister.” The British plan isn’t perfect, but there’s widespread agreement among economists that it offers by far the best available template for a broader rescue effort.

And the time to act is now. You may think that things can’t get any worse — but they can, and if nothing is done in the next few days, they will".

sábado, 11 de octubre de 2008

Algérie: Entre dos totalitarismos

Por: Francisco Barbosa Delgado

Argelia durante toda su historia se ha encontrado entre dos fuegos: el mundo arabe y el occidental. No encontrarse o divorciarse les ha impedido obtener su libertad. La opacidad de su cultura y el inclemente mundo árabe que la cobija generó en ella una tremenda contradicción entre la libertad y el miedo. Su historia es testigo de excepción de estos asertos.

El Magreb, es decir, la zona donde se encuentra ubicado este país, fue objeto de una multiplicidad de conquistas por parte de los bizantinos, luego de los árabes, del imperio otomano y, por último, de Francia.

Este cúmulo de ataques generó un complejo conjunto de influencias entre su población en la cual es común encontrar grupos que hablan bereber, francés y árabe popular.

En el año de 1830, el gobierno francés, en cabeza del Rey Carlos X consideró a Argelia el lugar ideal para fundar colonias, al tiempo que valoró su importancia histórica por haber sido el punto intermedio de la actividad comercial de África con Europa. Por esta razón, inició una ataque de conquista a este país. El imperio Otomano no envió tropas para reaccionar contra la incursión francesa y desde ese momento, Francia se apoderó fácilmente de Argelia1 y lo convirtió en un departamento francés. Lo difícil de este proceso colonizador fue el antagonismo de costumbres entre conquistadores y conquistados, impasse que los franceses trataron de resolver con la “tesis de la asimilación”, consistente en borrar todo vestigio de la identidad estatal y cultural del pueblo argelino y de las bases que podían soportar la construcción del concepto nación al interior del país.

Sobre este particular es conveniente citar al historiador Cornevin quien señala, de forma cronológica, las cuatro etapas de la ocupación francesa: “ Ocupación restringida de 1830 a 1841, cuando Francia tropezó con Abdel Kader, un jefe nacional quien aglutinó el espíritu argelino en torno a él; la de 1841 a 1847, dominada por la guerra contra Kader; la de 1847 a 1857, con la conquista de Aures, de los oasis meridionales y de Cabilia; y de 1857 a 1871 con las últimos ataques argelinos contra Francia”2 .

Los primeros rasgos de “independencia” se dieron el 19 de diciembre de 1900, fecha en la cual se expidió la ley que le otorgó personería jurídica a Argelia y permitió deslindar el manejo presupuestal entre los dos países.

Las luchas internas siguieron hasta 1962, año en que Argelia alcanzó la independencia de los franceses. El proceso para llegar a este día implicó un trabajo mancomunado de la población desde 1954. El partido Frente para la liberación Nacional (FLN), lideró el proceso independista y, con ello, puso fin al dominio Francés que había reinado en Argelia durante 132 años. Fue tal la dominación que sólo hasta 1958, es decir, 4 años antes de la liberación, los argelinos pudieron optar por la nacionalidad francesa. Lo anterior es una muestra de la magnitud del control político, institucional y social de Francia en el país, dado que los ciudadanos argelinos, aún siendo miembros de la Nación Francesa, no tenían derecho a la ciudadanía. En pocas palabras, ciudadanos apátridas.


Entre dos totalitarismos

Desde 1962 hasta el día de hoy, han sucedido todo tipo de tropelías en ese país del Magreb3 . El FLN ha sido el único “partido político” en el gobierno desde la fecha de independencia del país. Este grupo, a la usanza de los comunistas soviéticos, estableció jerarquías político- militares con lo cual logró feudalizar la política en Argelia.

El primer gobierno fue el de Ahmed Ben Bella (1962-1965), sucedido por el coronel Houari Bumedian (1965-1978), a quien le siguió Shadli Benjedid (1978-1992). Como se puede observar, en un esquema de partido único con control militar, no hay espacio para la democracia. Además, el régimen ha sobrevivido gracias a recursos naturales tales como el gas y el petróleo. De hecho vale decir que el 95% de sus exportaciones son producto de este hidrocarburo, al tiempo que el 60% de su presupuesto proviene de este ingreso4 .

Al depender del petróleo, Argelia fincó todo su porvenir en el alea de los precios del petróleo. Sin embargo, éste perdió valor año tras año lo que implicó una disminución en los ingresos percibidos por el régimen militar argelino. Es así como de 40 dólares que costaba el barril en 1981 cayó a 14 en 1984. Esta situación hizo que la deuda argelina ascendiera a un nivel insostenible, al tiempo que el crecimiento disminuyó y el desempleo aumentó. La producción cayó en un 25% y creció el déficit en la balanza de pagos al pasar las exportaciones de 9.000 millones de dólares en 1985 a 6.000 millones de dólares en 1989.

Para corregir esta situación, Argelia acudió en 1989 al Fondo Monetario Internacional (FMI) con el fin de conseguir recursos para aliviar su situación fiscal y, de paso, resolver su caótica situación económica interna. La misión del FMI estableció un acuerdo Stand- By por medio del cual, se ordenó devaluar el Dinar durante los años 1989 - 1990, circunstancia que desmadró aún más la situación de Argelia, así: el dinar pasó de 6 a 18 por dólar en 1991, la inflación creció del 12% al 22,89% en 1991 y luego al 32% en 1994. En 1991, el FMI de nuevo propone otro plan económico y en 1994, el FMI sugiere otra devaluación acompañada de un proceso de apertura económica y de liberación de los precios internos5 . Por fortuna, la situación económica mejoró notablemente, no por suerte de las políticas del FMI, sino, por el oportuno ascenso de los precios del petróleo, hecho que niveló la economía argelina.

En el mismo sentido, la situación social del país no era la mejor. Según el informe de desarrollo humano que adelantó PNUD, en 1993, el 40% de la población carecía de acueducto y alcantarillado, así como el 93% de los estudiantes de educación básica abandonaban sus estudios. Otro indicador para tener en cuenta es que para 1980, un profesional argelino ganaba el 80% de lo que obtenía el mismo profesional en Francia. Para 1991, el mismo profesional ganaba sólo el 10% 6.

Mientras todo esto ocurría, la situación política era cada vez más lamentable. Las veleidades de la economía hicieron que el 4 de Octubre de 1988, los estudiantes salieran a las calles a protestar por la falta de oportunidades que les ofrecía el país. Esta protesta se caracterizó por la quema de buses, la destrucción de señales de tránsito y de centros comerciales en Argel. Ante esto, el gobierno militar aplicó medidas represivas mientras que los políticos musulmanes aprovecharon la coyuntura para liderar el descontento y así llegar al poder.

A pesar de que Argelia es un país islámico, la política ha sido manejada con exclusión de los temas religiosos. No obstante, el gobierno militar del FLN, como estrategia política para frenar la oposición de los integristas, expidió en 1984 un código de familia fundamentado en la Shari´a en el cual, se trata a la mujer con menores prerrogativas que las recibidas por los hombres. Se impuso la autorización paterna para contraer nupcias y se prohibió que las mujeres se casaran con hombres no musulmanes. Por el contrario, los hombres estaban en libertad de casarse con mujeres no musulmanas.

En este marco de crisis, era sencillo que los musulmanes se alzaran con el poder tras años de dictadura del FLN. La población se encontraba en pésimas condiciones económicas y así, las consecuencias de cualquier alzamiento recaerían sobre el régimen militar y los réditos los recibirían los islamistas. Era el drama de un pueblo sin partidos, sin dialéctica. Argelia se debatía entre dos fuerzas nefastas, tan mala la una como la otra. Todo lo anterior permitió, que en 1989, naciera el Frente de Salvación Islámica (FIS), bajo el liderazgo de Ali Benhadj y el jazabita7 Mohamed Zaid.

En las elecciones generales del año de 1990, se presentó el FIS como partido político. El FIS se impuso apoderándose del 47% de los votos. El segundo lugar lo ocupó el partido de gobierno, FLN, con 23,38% de los votos, seguido por el Frente de fuerzas socialistas, FFS, con el 7%; los independientes con el 4,4%; el Partido Unión para la Cultura y la democracia (RCD) con el 2,90% y el Hamas con el 5.35% de los votos8 .

Con el resultado eleccionario, el 11 de Enero de 1992, el Presidente Chadli Benjedid es derrocado por su mismo partido, los militares declaran nulas las elecciones y el 4 de Marzo, el FIS es declarado ilegal. Esto desencadenó que el partido islamista se atomizara en diferentes grupos de reacción militar contra el gobierno opresor. Allí se desvirtúo el gran juego democrático y se inició una guerra civil (1992 a 1997), que implicó la muerte de aproximadamente 150,000 personas, la desaparición de 12,000 ciudadanos, 30,000 detenidos y más de 200 matanzas perpetradas, en su gran mayoría, con armas blancas.

Mientras tanto, los gobiernos de Estados Unidos y Arabia Saudita, financiaban al partido islámico de Argelia con fines complementarios. En el primer caso, y en el marco de la continuidad de una guerra fría que ya había terminado, los norteamericanos mantenían el financiamiento al partido islámico como estrategia para combatir al gobierno militar del FLN, apoyado por los soviéticos. En el segundo, Arabia Saudita buscaba establecer una república islámica sunita en Argelia, algo parecido a lo que sucedió en Afganistán con el gobierno Taliban.

El desconocimiento de las elecciones y la declaratoria de ilegalidad del FIS, condujeron al surgimiento de diversos grupos guerrilleros. El primero, fue el brazo armado “oficial” denominado el Ejercito Islámico de Salvación (EIS). Así mismo, le siguieron otros grupos armados disidentes, también de corte islámico, entre los cuales se destacan: el Grupo Islámico Armado (GIA)9 ; el Movimiento del Estado Islámico (MEI); y el Frente Islámico de la Yihad Armada (FIDA) fundado por Mohamed Said.

El grupo más fuerte era la GIA, compuesto por 2000 o 3000 hombres, quienes emboscaron y masacraron a la población que apoyaba al gobierno militar y a los grupos de autodefensa que éste creó. Por su parte, el ejército nombró como presidente del Alto Comité de Estado (ACE) a Mohamed Budiaf en reemplazo de Chadli Benjedid, pero seis meses después fue asesinado. La guerra estaba declarada contra los integristas y en vano, los militares trataban de controlar el país rotando la dirección del ACE entre cada uno de sus miembros. Es así, como en corto tiempo, eligieron como jefe del ACE a Ali Kafi, posteriormente a Belaid Abdesselam para seguir con Redha Malek.
En enero de 1994, el ACE concluye sus labores y se crea el Comité Nacional de Transición (CNT). En octubre de 1994, y con base en una nueva ley electoral, es elegido el general Liamin Zerual para hacerle frente a la guerra civil causada por el golpe de estado del FLN y el desenfreno anárquico de los integristas, quienes habían perdido parte del apoyo popular que habían logrado en las elecciones de 1991. La situación era aún más compleja pues el gobierno militar había creado comités de autodefensa en todo el país con el fin de hacerle contrapeso a las diferentes facciones guerrilleras.

Es de esa forma como se debe entender el conflicto en Argelia. El ejército Nacional Popular (ANP), institucional, se componía por 140,000 hombres. Los grupos de autodefensa fueron organizados en 5500 secciones, 1541 comunas y estaban compuestos por 80,000 hombres10 . Del mismo modo, se formaron las brigadas móviles de policía judicial con aproximadamente 16.000 hombres 11. Con ese caudal se enfrentaron a los integristas. El resultado fue el de siempre: muertos a granel, guerra sucia, ausencia de democracia y, por supuesto, un negocio de armas con enormes réditos para los países desarrollados.

Después de un conflicto sostenido, el Ejército Islámico de Salvación (EIS), decretó una tregua unilateral con el objetivo de mostrar que ese grupo no era el autor de las masacres cometidas contra la población civil.

El 11 de septiembre de 1998, el presidente Zerual convocó a elecciones anticipadas. El 15 de abril de 1999 el aspirante oficialista, Abdelaziz Bouteflika, se presenta sin contendores y como es obvio, fue elegido presidente. Su gobierno se inicia con indultos12 que beneficiaron los diferentes grupos guerrilleros y permitió, la disolución del EIS a inicios del año 2000. Esta medida respondió a un plan presidencial denominado “Concordia Nacional” que fue aprobado mediante referéndum, por el 98,6 % de votos aprobados. Sin embargo, el grupo terrorista islámico GIA, no aceptó el resultado del referendo, ni el plan de concordia presidencial.

De nuevo, en el año 2002, el FLN ganó las elecciones parlamentarias y las municipales, al tiempo que se reprimió con absoluta violación de los derechos humanos, las manifestaciones en Cabilia, lugar ancestral de los beres-beres13 .

En el año 2004 se realizaran nuevas elecciones mientras Argelia continúa debatiéndose entre dos totalitarismos: el de una dictadura que se perpetúa, violando los derechos humanos de la población; y el de un grupo islámico que se solaza de lograr una república islámica, al mejor estilo de Irán o Arabia Saudí. La ausencia de partidos y de democracia han llevado a Argelia al abismo. La población que votó a favor de los integristas en 1990, ya no lo hará por los aberrantes actos cometidos por éstos durante 5 largos años. Los oficialistas del FLN no perderán las elecciones porque controlan el Estado ya que finalmente son los que escrutan los votos.

Así entonces, Argelia se encuentra hoy entre la espada del Corán y el fusil militar; entre comités de autodefensa que cometen masacres en nombre de la institucionalidad e integristas que masacran en contra de la institucionalidad. Las víctimas, los de siempre: la población civil que llora a sus niños, a sus mujeres, a sus ancianos y a sus hombres.

Bibliografía


1. Tropas del general francés Bourmont desembarcó el 14 de Junio de 1830 en Sidi Ferruch a 25 Kilómetros al oeste de Argel.
2. Cornevin M. Historie d´ Afrique Contemporaine. Ed. Payot 1981
3. El Magreb es la zona del Norte de África compuesta por los siguientes países: Marruecos, Túnez, Argelia, Libia y Mauritania.
4. Gilles Kepel, LA YIHAD, Expansión y Declive del Islamismo. Editorial Península Atalaya, 2001.
5. Sami Nair. Las Heridas Abiertas, Santillana Ediciones Generales, 1998.
6. Abdellatif Benachenhou: “Inflation et Chomage en Algerie” Enero-Marzo 1993.
7. Originario del oeste argelino, compuesto por universitarios con formación occidental, francófonos y que se caracterizaron por su carácter tecnocrático. No eran queridos dentro del grupo islamista, porque eran considerados un grupo social superior en el islamismo.
8. Sami Nair. Las Heridas Abiertas, Santillana Ediciones Generales, 1998.
9. Éste tomó las formas del grupo extremista Movimiento Islámico Argelino (MIA), fundado en 1982 por el terrorista Mustafa Buyali, ídolo de todas las facciones que surgieron en la época.
10. Para la fecha de creación del GIA, este grupo había desaparecido como consecuencia del asesinato de su líder.
11. Yamel Benramdame, Confusión y Violencia tolerable ante las elecciones argelinas en la Geopolítica del Caos de Le monde Diplomatique. Temas de Debate .1999.
12. Entre 14, 000 y 15,000 personas fueron beneficiadas por el indulto otorgado por el presidente Bouteflika.
13. Es importante anotar que los Beres –Beres constituyen uno de los grupos ancestrales de Argelia y han sido combatidos por el régimen militar y el partido islámico FIS. Este grupo era parte del pueblo Cartaginense destruido por el imperio romano en las tres guerras púnicas.

jueves, 9 de octubre de 2008

Jean Marie Gustav Le Clezio: Prix Nobel de Literature

Francia está de plácemes. Primero ganan el premio nobél de Medicina Francoise Barré- Sinouusi et Luc Montaigner por el descubrmiento del virus del Sida y hoy le conceden el premio Nobél de Literatura a Jean Marie Gustav Le Clezio. Hace unos meses al llegar a Francia en una libreria me lo recomendaron y leí un pequeño texto que se llama "Le desert" que cuenta la historia de Nalla y Nour en el marco de la colonización francesa de 1909-12 de la Sahara Occidental. El libro me sedujo, pero debo reconocer que un solo libro leído de un hombre que lleva 45 años en el oficio no es ni suficiente para realizar un comentario. De todos modos, volcaré los ojos sobre Le Clezio que de nuevo nos recuerda que vinimos con mi familia al país adecuado.

Los dejo con esta entrevista del Nuevo Premio Nobél de Literatura esta mañana en FRANCE INTER


domingo, 5 de octubre de 2008

El contagio continua: Europa en crisis

Por: Francisco Barbosa

Las últimas dos semanas han sido angustiantes para la economía mundial. En Estados Unidos se aprobó el Plan Paulson luego de presiones por parte de los congresistas americanos, como desarrollo de infraestructura en algunos Estados de la Unión y aumento de gasto . No había alternativa diferente a su aprobación, el sector financiero no solemente está caracterizado por sus gerentes, sino por los ahorradores que depositaron no solamente su dinero en los bancos, sino su confianza.

Acá en Europa la situación es cada vez más drástica. En Francia por ejemplo, el Presidente Sarkozy y el ministro de Presupuesto del país Eric Woeth consideraron que debía establecerse un fondo común europeo como se estableció en Estados Unidos para hacerle frente a la crisis. La reacción no se hizo esperar. Irlanda adoptó un plan para sus ahorradores, el Benelux resurgió para salvar a Fortis de la crisis. Los alemanes y los italianos plantearon que cada Estado europeo se salvara a si mismo. Luego de la reunión que se realizó en Paris, los países europeos concluyeron que cada uno deberá resolver sus problemas como puedan, manteniendo el poder adquisitivo del Euro a través de la Banca Central Europea. La reacción de los grandes en Europa demuestra que la tesis del exministro de Relaciones Exteriores de Jospin y secretario general de Miterrand, Hubert Vedrin es cierta en la medida en que en Europa existe una suerte de federación de Estados con sus propias particularidades.

Una vez que se decantó la forma de resolver la crisis, han empezado a surgir los problemas. En Francia se producirá una fusión entre la Banque Populaire y la Caisse d'Epargne, en Alemania el gobierno intenta salvar el Hypo Real Estate (HRE) a través de una inyección de 35 millards de euros, el gobierno belga, holandes y luxeburgues inyectaron 11,2 milliards de Euros al grupo Fortis. Todos los gobiernos sin excepción le han asegurado a sus ahorradores que se garantizará en algunos casos como en Italia, más allá de los 100,000 Euros sus ahorros.

Ahora la pregunta que debe hacerse es: ¿Quienes son los ganadores y perdedores de esta crisis?

Los ganadores son aquellos que no invirtieron en esos títulos tóxicos y los países ricos en Petroleo que no participaron en ese proceso que entrarán a comprar los bancos en quiebra y, por ende, harán inversiones enormes.Los perdedores en principio serán quienes invirtieron, quienes perdieron sus bienes por la adquisición de créditos a tasas de interés variables y, por supuesto, los pobres del mundo que al final verán caer sus ingresos por cuanto la crisis golpea, al final del día, a las economías emergentes, restringiéndole los créditos y el acceso a los mercados.

En fin, una crisis generada por la irresponsabilidad de la ausencia de reglamentación en Estados Unidos que se extiende a otros campos y que nos reedifica la noción de Estado interventor del siglo XIX que surgió para hacerle frente a la impiedad liberal.

jueves, 2 de octubre de 2008

Columna de Slavoj Zizec en el Diario El País (España): Unas gafas para leer a Mc Cain


Cuando el héroe de la película de John Carpenter Están vivos, una de las obras maestras olvidadas de la izquierda de Hollywood, se coloca un par de extrañas gafas que ha encontrado en una iglesia abandonada, se da cuenta de que un cartel publicitario lleno de color que nos invitaba a descansar en una playa de Hawai no muestra ahora más que unas letras grises sobre fondo blanco que forman la frase "Casaos y reproducíos"; y un anuncio de un nuevo televisor en color dice "¡No penséis, consumid!". En otras palabras, las gafas funcionan como un aparato para hacer crítica de la ideología, le permiten ver el verdadero mensaje por debajo de la llamativa superficie. ¿Qué veríamos si observáramos la campaña presidencial republicana con unas gafas así?


Otras generaciones anteriores de mujeres dedicadas a la política (Golda Meir, Indira Gandhi, Margaret Thatcher, incluso hasta cierto punto Hillary Clinton) eran lo que suele llamarse mujeres "fálicas": actuaban como "damas de hierro" que imitaban y trataban de superar la autoridad masculina, ser "más hombres que los propios hombres". En un comentario reciente en Le Point, Jacques-Alain Miller destacaba que Sarah Palin, por el contrario, exhibe con orgullo su lado femenino y su maternidad. Ejerce un efecto "castrador" en sus oponentes masculinos, no porque sea más viril que ellos, sino porque emplea el arma femenina por excelencia, la degradación sarcástica de la autoridad masculina; sabe que la autoridad "fálica" del varón no es más que una pose, una apariencia que hay que explotar y ridiculizar. Recuerden cómo se burló de Obama llamándole "voluntario social", aprovechándose de que el aspecto físico del candidato presidencial demócrata tiene algo de estéril, con su piel negra pálida, sus rasgos delgados y sus grandes orejas.

Nos encontramos aquí con una feminidad "post-feminista" sin complejos, que reúne las características de madre, profesora recatada (con gafas y moño), personaje público e, implícitamente, objeto sexual, que muestra orgullosa a su marido como juguete fálico. El mensaje es que a ella no le falta de nada; y, para colmo, es una mujer republicana la que hace realidad un sueño de la izquierda progresista. Es como decir que ella es lo que las feministas de izquierdas quieren ser. No es extraño que el efecto Palin sea de falsa liberación: ¡Más, cariño, más! ¡Podemos hacer combinaciones imposibles, el feminismo y los valores familiares, las grandes empresas y los trabajadores!

Así que, volviendo a Están vivos, para captar el verdadero mensaje republicano hay que tener en cuenta lo que se dice y lo que no se dice, pero está implícito. Si el mensaje que vemos es el lema simplista de la frustración populista por la paralización y la corrupción de Washington, las gafas nos mostrarían algo parecido a una aprobación de la negativa de la gente a comprender: "Os permitimos que no comprendáis; divertíos, desahogad vuestra frustración, nosotros nos encargaremos de todo; en realidad, es mejor que no sepáis estas cosas (recuerden las insinuaciones de Dick Cheney sobre el lado oscuro del poder), ya tenemos suficientes expertos entre bastidores que pueden arreglar las cosas...". La pregunta, por tanto, es: ¿quién es el Karl Rove de McCain?

Y, cuando el mensaje que vemos es la promesa republicana de cambio, las gafas enseñarían algo así como "No os preocupéis, no habrá ningún cambio de verdad, sólo queremos cambiar algunos detalles para que nada cambie verdaderamente". La retórica del cambio, de agitar las aguas estancadas de Washington, es un elemento permanente de los eslóganes republicanos; recuerden la explosión populista anti-Washington de Newt Gingrich -"¡Estoy furioso!"- de hace dos décadas. De modo que no debemos ser ingenuos: los votantes republicanos saben que no habrá auténtico cambio, saben que la sustancia seguirá siendo la misma y lo que cambiará será el estilo; es parte del juego.

¿Pero qué pasa si, por el contrario, el mensaje republicano entre líneas (no tengáis miedo, no va a haber auténtico cambio...) es la verdadera ilusión, y no la verdad secreta? ¿Y si, en realidad, hay un cambio? O, para parafrasear a los hermanos Marx: McCain y Palin dan la impresión de querer un cambio y hablan como si quisieran un cambio, pero ¿y si eso no debe engañarnos, y si verdaderamente consiguen el cambio? Tal vez ése es el auténtico peligro, porque será un cambio en la dirección de "¡Nuestro país ante todo!" o "¡Más, cariño, más!".

Por suerte, no hay mal que por bien no venga, y ha ocurrido lo que hacía falta para recordarnos dónde vivimos: en la realidad del capitalismo globalizado. El Estado norteamericano ya está cocinando medidas de urgencia para gastar cientos de miles de millones de dólares -hasta un billón- en reparar las consecuencias de la crisis financiera causada por las especulaciones del mercado libre. La lección está clara: el mercado y el Estado no se oponen, y son necesarias fuertes intervenciones del Estado para hacer que el mercado siga siendo practicable.

La reacción predominante entre los republicanos a la crisis financiera es un intento desesperado de reducirla a una desgracia menor que puede remediarse con una buena dosis de la vieja medicina republicana (el debido respeto a los mecanismos de mercado, etcétera). En otras palabras, su mensaje oculto es: te permitimos que sigas soñando. Sin embargo, toda la postura política de rebajar el gasto del Estado se vuelve irrelevante después de este brusco contacto con la realidad: ahora, hasta los más firmes defensores de disminuir el papel excesivo de Washington aceptan la necesidad de una intervención del Gobierno que resulta sublime por lo casi inimaginable de su importe. Ante esta magnificencia, toda la bravuconería ha quedado reducida a un murmullo confuso: ¿dónde están ahora la determinación de McCain y el sarcasmo de Palin?

Ahora bien, ¿ha sido verdaderamente la crisis financiera un momento aleccionador, el despertar de un sueño? Todo depende de cómo se simbolice, de qué interpretación ideológica o qué versión se imponga y determine la percepción general de la crisis. Cuando el curso normal de los acontecimientos sufre una interrupción traumática, se abre la puerta a una rivalidad ideológica discursiva; por ejemplo, en Alemania, a finales de los años veinte, Hitler ganó la disputa por la narración que iba a explicar a los alemanes las razones de la crisis de la República de Weimar y la forma de salir de ella (su argumento era la trama judía); en Francia, en 1940, fue la versión del mariscal Pétain la que dominó la explicación de los motivos de la derrota. Por consiguiente, para decirlo en viejos términos marxistas, la principal tarea de la ideología dominante en la crisis actual es imponer una versión que no responsabilice del colapso al sistema capitalista globalizado como tal, sino a sus distorsiones secundarias accidentales (normas legales demasiado relajadas, corrupción de las grandes instituciones financieras, etcétera).

Contra esta tendencia, hay que insistir en la pregunta fundamental: ¿qué defecto del sistema como tal permite la posibilidad de que se produzcan esas crisis y esos colapsos? Lo primero que hay que tener en cuenta es que el origen de la crisis es benévolo: después de que la burbuja digital estallara en los primeros años del milenio, todos los sectores tomaron la decisión de facilitar las inversiones inmobiliarias para mantener la economía en marcha y prevenir una recesión; la crisis de hoy es el precio que se paga por el hecho de que Estados Unidos evitara una recesión hace cinco años.

El peligro, por tanto, es que la narración predominante sobre la crisis sea una que, en vez de despertarnos de un sueño, nos permita seguir soñando. Entonces es cuando deberíamos preocuparnos; no sólo sobre las consecuencias económicas de la crisis, sino sobre la clara tentación de que, para que la economía siga funcionando, se le dé un nuevo ímpetu a la "guerra contra el terrorismo" y al intervencionismo internacional de Estados Unidos.

Slavoj Zizek es filósofo esloveno y autor, entre otros libros, de Irak. La tetera prestada. Traducción de María Luisa Rodríguez Tapia. Tomado del Diario "El País" España, 02-10-2008