domingo, 25 de enero de 2009

Descalabro en Francia: Burla a la oposición

El pasado 21 de Enero, los parlamentarios del partido socialista opositor del partido UMP del Presidente Sarcozy abandonaron el parlamento con gritos de "Democracie, democracie" y, por último, se dispusieron a cantar la Marseillaise. Un día después se saboteo por la oposición la sesión de preguntas en el Parlamento. Este evento no se evidenciaba en Francia desde el año 1974. En esta ocasión la reacción se debió a la nociva política del gobierno Sarcozy- Fillon de considerar que el debate político es una talanquera frente a ciertos temas.

El origen de la protesta tuvo que ver con la presentación del Gobierno del artículo 13 de la ley orgánica que reglamenta la relación Gobierno- Parlamento. La disposición señaló que las enmiendas a los artículos presentados por los parlamentarios pueden ser aprobadas sin ser discutidas. Ante esta situación, el Partido Socialista intentó participar en esa discusión antes de que fuera votado la disposición. El Presidente de la AS, Bernard Accoyer (UMP) no lo aceptó, generando la protesta masiva de los parlamentarios de la oposición. Una vez terminada la protesta y el retiro de los parlamentarios. Accoyer continuó la sesión y procedió a la votación.

Este mismo tratamiento a la oposición se planteó a finales del año anterior frente al proyecto de ley que suprime la publicidad de las cadenas públicas y le permite al Presidente de la República nombrar los directores de las cadenas públicas. En ese caso, el gobierno consideró que el partido socialista se encontraba dilatando el debate con mociones sin sentido y optó por sacar la ley a través de un decreto que comenzó a regir el 1 de Enero de este año.

Estas afrentas a la democracia opacan las buenas iniciativas gubernamentales en la medida en que no permiten la construcción de consensos, generando molestias, y protesta social permanente. Algunos ministros, como Darcos en educación , Woerth en presupuesto y Dati en justicia se han convertido en piedra en el zapato para la discusión de las reformas económicas educativas y judiciales necesarias para el país, por su actitud cerril y atrabiliaria contra la oposición.

En fin, creo que Sarcozy y cia deberían ser coherentes con su comportamiento, toda vez que fuera del país buscan el acercamiento, el consenso y el éxito de las iniciativas comunes y dentro promueven la diferencia. La democracia significa discusión, puntos de acuerdo. Lo otro es simple totalitarismo.

Veáse la escena:

2 comentarios:

Gaviota dijo...

Caray. Yo burlándome de las deficiencias jurídicas en Suramérica, y veo que la cuestión en Francia no es tan diferente. Pregunta: ¿Esta protesta realmente traerá consecuencias en la forma de hacer política por Sarkozy y sus aliados?

fbarbosa dijo...

Gaviota como siempre gracias por el comentario. Yo creo que el ambiente político interno podrá traer consecuencias políticas frente a las elecciones del parlamento europeo que se desarrollarán en Junio. También frente a las regionales, sobre todo, entendiendo que viene una reforma grande del sistema de entidades territoriales dentro del país. Frente a las presidenciales es prematuro decir algo, sobre todo ante el desolador panorama de la oposición en el país. Las reformas se harán porque Sarcozy y Fillon tienen el parlamento en el bolsillo. A los franceses esta forma de actuar no les gusta. En Colombia eso pasa y es normal. En Francia el asunto empieza a asquear.

Un abrazo,

Francisco