domingo, 1 de febrero de 2009

Columna de Iván Duque Márquez: Terminator contra el déficit

La semana pasada el popular gobernador de California, Arnold Schwarzenegger, se presentó ante el Congreso estatal para dar su discurso anual de rendición de cuentas y formulación de iniciativas. Contrario a lo ocurrido desde el año 2003, cuando asumió la gobernación del estado más grande de E.U., en los que siempre abundaban planes ambiciosos, este año se destacaron las luces de alarma. Schwarzenegger. en un discurso escueto indicó que si el órgano legislativo estatal y su administración no llegaban a un acuerdo para adelantar un radical ajuste fiscal de las finanzas estatales, podrían llegar a una peligrosa situación de insolvencia.

¿Cómo pudo ocurrir esto? Sin dar muchos rodeos, la explicación no es otra distinta a que la recesión está cada día tomando más fuerza afectando los ingresos de miles de familias a lo largo y ancho del estado. Quizás eso explique porqué los ingresos tributarios se han venido al piso creando un hueco fiscal cercano a a los 40.000 millones de dólares. No hay que olvidar que las finanzas californianas son altamente dependientes del recaudo por renta, por lo que al enfrentar una crisis que ya ha contaminado al sector real, aumentando diariamente el número de despidos, el panorama fiscal sea poco halagador.

Lo grave radica en que la crisis fiscal coincide con dos problemas adicionales. Por un lado, dada la situación de los mercados financieros y las expectativas sobre la profundidad y crudeza de la recesión, los inversionistas se han alejado de los títulos de deuda emitida por gobiernos estatales o municipales, dificultando el acceso a los mercados de deuda. Y como si fuera poco, el deterioro del mercado hipotecario sumado al crecimiento del desempleo, la reducción de los recaudos tributarios y el aumento del déficit fiscal ha llevado a que agencias calificadoras de riesgo como Standard & Poor's hayan alertado sobre una eventual reducción en la calificación crediticia de California, aumentando el costo de endeudamiento en momentos de crisis.

Frente a todo lo anterior, ¿qué opciones le quedan a Schwarzenegger? Un reporte publicado el pasado 14 de enero por la Oficina de Análisis Legislativo del estado de California, presentó recomendaciones puntuales para enfrentar tanto la crisis presupuestal como las dificultades de flujo de caja. La recomendación más importante no fue otra distinta a la de adelantar un programa de ajuste que equilibre el presupuesto mediante un aumento de recaudos y una disminución de gastos.
Aunque pareciera lógico llegar a un acuerdo entre el Gobernador y el Congreso Estatal, los intereses políticos lo han impedido. Para Schwarzenegger, que es una de las principales figuras del Partido Republicano, un ajuste fiscal drástico legitima su enfoque conservador frente a las finanzas públicas, por lo cual no tiene mucho que perder. Mientras tanto, los demócratas, que son mayoría en el Congreso estatal, tendrían que sacrificar gran parte de sus planes de inversión pública, al igual que aumentar algunos impuestos en épocas de 'vacas flacas', perdiendo credibilidad con el electorado.

California representa el 13 por ciento del PIB de E.U. y por su tamaño es la novena economía del mundo. Un descalabro fiscal en el estado más importante para la economía norteamericana podría ser un mal presagio de lo que puede ocurrir en los demás estados de la unión. Si Schwarzenegger no logra resolver exitosamente este desafío es posible que se cree una crisis en la que los electores le terminen diciendo, como ocurrió con su antecesor "...hasta la vista baby".

Iván Duque Márquez Consejero Principal por Colombia y Perú ante el BID

No hay comentarios.: