domingo, 29 de marzo de 2009

Françoise Sagan: Un espíritu rebelde

Uno de los múltiples filmes que he visto y que me impactó es "Sagan" de Diane Kurys que cuenta la historia de la escritora francesa Françoise Sagan quien se hizo popular en los años 50 con su novela "Bonjour Tristesse" que le produjo el reconocimiento nacional e internacional y por el que obtuvo el premio Goncourt de Novela y el premio Femina- después haré una nota sobre el libro-.

Sagan nace en 1935 en Cajarc (Lot) y muere en el año 2004. Su infancia se desarrolla en 17 arrondissement de París y en el Boulevard Malesherbes. Gran lectora de Cocteau, Rimbaud, Proust, Stendhal, Flaubert, Faulkner, Hemingway, Camus, Fitzgerald y Malraux. A mediados de los sesenta se convierte en amiga de Sartre con quien se encuentra regularmente en el Café de la Closerie de Lilas en Montparnasse. Fue una de las que suscribió el "Manifiesto de las 343 mujeres que declararon haber abortado ilegalmente" con lo que se produjo una reacción política importante que terminó con la aprobación de la ley del 17 de enero de 1975 que despenalizó el abortó y que fue liderada por Simone Veil quien fungía como Ministra de Salud del Gobierno del primer ministro Jacques Chirac y del Presidente Giscard d'Estaing. Gran amiga de Miterrand quien la lleva en el año de 1985 a una visita oficial a Bogotá- una de las anécdotas del filme-, en donde es hospitalizada en el Hospital Militar por causa de la altura de la capital.

Fue parte de la nueva ola de artistas que produjo la postguerra y que según Deleuze mostraron el mejor espíritu de Francia. De eso, quedan constancias en todos los campos del conocimiento. Se me viene a la cabeza el nombre de cuatro personajes que descollaron en aquella época: Foucault en la filosofía, Truffault en el cine, Schumman en el derecho internacional y Braudel en Historia, entre tantos otros.

La película muestra a una Sagan en medio de un ambiente de cambios en el cual la mujer comenzó a ganar espacios en la vida social. Su vida llena de excesos de todo tipo, su manera de enfrentar las cosas, su reconocimiento, su compromiso político y sus relaciones de pareja muestran a una Sagan que utilizó su vida para darle contenido a sus novelas llenas de complejidades. La actuación de Sylvie Testud como Sagan es excelente. Su manera de hablar, sus ademanes, su conversación es sorprendente. Testud confirma porqué es una de las grandes actrices de este país. La fotografía, la manera de retratar una época de cambios deja al espectador sin respiración. Su decadencia me hizo pensar en Piaff de " La môme" que interpretó la excepcional Marion Cotillard y tal vez en otra película reciente en Francia que se realizó sobre el humorista "Coluche" protagonizada por François- Xavier Demaison.

En fin, un filme sobre una mujer excepcional quien antes de morir escribió el epitafio que quería ver en su tumba:

"Sagan, Françoise. Fit son apparition en 1954, avec un mince roman, “Bonjour tristesse”, qui fut un scandale mondial. Sa disparition, après une vie et une œuvre également agréables et bâclées, ne fut un scandale que pour elle-même.”

"Sagan, Françoise. Hizo su aparición en 1954 con una pequeña novela "Buenos Días Tristeza" que fue un escándalo mundial. Su desaparición, después de una vida y una obra agradable y cerrada , fue un escándalo solo para ella misma".


Plus d'infos sur ce film

No hay comentarios.: