miércoles, 29 de abril de 2009

Crisis de la Universidad Pública en Francia

Uno de los grandes debates que se vive actualmente en Francia se relaciona con el tema de la educación pública universitaria. Fueron cerca de 10 semanas de huelga por parte de los estudiantes de pregrado y de master 1 para rechazar la ley sobre autonomía de la educación universitaria (2007) y su decreto reglamentario presentado en este año por la ministra de Educación superior, Valerie Pecresse.

El decreto reglamentario, objeto de protesta, según sus críticos pone en peligro la Universidad francesa como especificidad cultural del país. En el decreto se especifica la forma de evaluar los investigadores- profesores en la Universidad y de igual forma se obliga a los nuevos educadores a hacer un master II- cinco años de estudio universitarios-.

Sobre esta realidad pienso que debe buscarse una vía intermedia para mejorar la gestión de las Universidades públicas. En primer lugar, nadie duda de la evaluación de los profesores e investigadores- El punto de discusión tiene que ver con la calidad del calificador. En segundo lugar, la obligatoriedad de hacer un master 2 para los profesores de la escuela en Francia no admite discusión alguna, salvo que debe especificarse la realización de un "stage" para que estos nuevos educadores tengan una experiencia en la escuela, como se muestra su necesidad en el excelente filme "Entre les murs" comentado en este blog.

A lo discutido, debe añadirse dos puntos que no han sido tratados por las partes y que tocan el corazón del sistema. El primero, es que la reforma no trata el problema de desigualdad entre los miembros del CNRS y los miembros de la Universidad por cuanto en muchos casos trabajan en el mismo laboratorio, cumplen las mismas funciones y tienen otro tipo de salarios. El segundo, es el despilfarro de recursos humanos por parte del Estado francés a propósito de la cantidad de doctorandos que trabajan sus tesis y la imposibilidad de integración en el mercado universitario. Sobre este punto, debe hacerse hincapié en que la gran mayoría de quienes hacen las tesis son becarios del Estado.

En fin, creo que debe discutirse sobre lo que ocurre en la Universidad francesa, lo que no debe aceptarse es el bloqueo irreflexivo e irracional por parte de los estudiantes. Es en el diálogo en que se encuentran las partes. Según se conoce, el decreto se ha rehecho por la ministra y los mismos estudiantes y profesores. Haber continuado una huelga de forma excesiva ataca los mismos estudiantes, que deben entender que la parálisis de sus estudios, los lleva a la imposibilidad de inserción profesional a expensas de un sector privado que cree, como pasa en Latinoamérica, que sus mejores cuadros salen de las Universidades privadas.

No hay comentarios.: