viernes, 15 de mayo de 2009

G-20 y la crisis del capitalismo financiero global

El pasado mes de Abril se reunió en Londres el G-20, grupo de 20 países que aglutinan el 85% de la producción económica mundial y el 75% de la población del planeta. La razón: buscar una salida a la crisis financiera que surgió en los Estados Unidos a finales del año pasado y que contagió la economía planetaria, producto de la diseminación de títulos inmobiliarios sin valor que se negociaron de forma desenfrenada en un mercado. La ausencia de control y regulación fue la regla y en parte plantea una reingeniería al modelo capitalista- financiero.

Ante esta realidad, habíamos mostrado en este Blog, la reacción del mundo desarrollado ante la crisis: elaboración de planes de reactivación de las economías, planteando dos enfoques: (i) inversión o (ii) consumo. Cada país antes de la reunión de Londres había discutido la forma de implementar los planes, pero no la manera de reestructurar tanto el mercado, como los actores del mismo. Es esos dos puntos la reunión de Londres planteó algunas salidas.

De la reunión se extraen cuatro corolarios, a saber:

1. Se puso en duda la relevancia del G-8, especie de "Ancien Regime", -como señala Martin Albrow y Colin Bradford en un artículo preparado la víspera de la reunión-, y se le dio importancia a la incorporación de otras economías a través de un nuevo grupo construido para hacer frente a la crisis económica asiática de 1997. Esta novedosa forma de democracia global económica puede tener mayor sentido que el G-8.

2-En la reunión se planteó la necesidad de un nuevo modelo de Estado que regule y vigile el desenfreno y la ausencia de responsabilidad producto de un capitalismo financiero que puso en jaque al mundo entero. Sobre este punto, cada país deberá asumir el rol, salvo en la Unión Europea que merced de la existencia de la Banca Central Europa (BCE) y del Euro, se tendrá que elaborar un protocolo común.

3. Se planteó la posibilidad de reformar los organismos financieros multilaterales que a través de su miopia han sido parte de esta y otras crisis, como lo constata de forma recurrente dos premios nobel de Economía: Joseph Stiglitz y Paul Krugman.

4. Por último, esta reunión sirvió para que el Presidente Obama se diera cuenta que Estados Unidos no es el único país que cuenta y qué es dentro del multilateralismo que se jugará el futuro del mundo en los próximos años.

No hay comentarios.: