lunes, 20 de julio de 2009

Caricaturas danesas: Debate Judicial sobre la libertad de expresión en Francia

Un libro “Reviens Voltaire, ils sont devenus fous” de Philippe Val, Edit Fayat, 2009”- “ Regresa Voltaire, se volvieron locos -, y un documental “C’est dur d’etre aimer par des cons”- Es duro ser amado por imbéciles-

Los dos documentos cuentan en esencia la misma cosa. Tratan el proceso judicial adelantado en Francia contra el Hebdomadaire “Charlie Hebdo” por la reproducción de las caricaturas danesas publicadas en el periódico “Jyllands-Posten,” en las cuales se muestra al profeta Mahoma en diferentes ambientes, todos ellos relacionados con el ala extremista del Islam. La reacción del “Conseil français du culte musulman” no se hizo esperar en Francia. Por esa publicación se interpuso una denuncia contra el periodista Philippe Val y el periódico por el delito de injures raciales. Tanto el libro, como el documental muestran el desarrollo del proceso que terminó con la exoneración del periodista y del hebdomario. En igual sentido, evidencian la forma velada como se utiliza la cuestión racial para buscar la interdicción de un medio de expresión, cuando en el fondo se pretendía atacar a Charlie Hebdo por blasfemia o delitos injuriosos contra la religión. Los documentos fundados en la decisión judicial plantean de forma clara, la manera de entender los límites a la libertad de expresión en un Estado democrático y la forma en que colisionan la libertad de expresión y la libertad de religión.

Como en el proceso se estableció, la critica del medio de comunicación francés se fundó en el uso que de la religión hacen los extremistas musulmanes en el mundo entero. La crítica no fue contra el musulmán de a pie. Fue contra los grupos extremistas o contra los mismos gobiernos teocráticos que no han separado el poder temporal del poder espiritual.

Podría criticarse de la misma forma cualquier grupo que utilice el nombre de Dios para intervenir y socavar los pilares de una sociedad laica o la misma iglesia católica que en múltiples oportunidades a través de su silencio avala la violación de menores por parte de algunos sacerdotes o fomenta un espíritu de intolerencia contra otras religiones. Hacer un artículo denunciando esto o dibujando los simbolos católicos atando esos comportamientos no tendría como fin atacar a todos los feligreses, que no comparten esas conductas en su mayoría- sino al grupo de apostatas que manipulan esas imagenes y la palabra de Dios a su acomodo.


Un par de obras para leer y observar con detenimiento porque ponen de presente que el pacto republicano está por encima de cualquier Dios o cualquier profeta. Un par de documentos que celebran la libertad de expresión y rechazan de plano la ostentación de las religiones en un mundo en el cual ya no deben caber en el plano público. Un buen debate sobre el Estado laico y sobre los valores de una sociedad que no pueden plantearse sin consideraciones sociales. Creo que mirarlo en sentido contrario, explica, en parte, la desgracia del mundo subdesarrollado.







Veáse la entrevista de Philippe Val:



No hay comentarios.: