martes, 7 de julio de 2009

Corte Europea de derechos humanos: Sentencia Herri Batasuna y Batasuna c. España ( sentencia del 30 de junio de 2009)

La Corte Europea de Derechos humanos en sentencia del pasado 30 de junio decidió apoyar el argumento del Estado Español de justificar la disolución de los partidos vascos Herri Batasuna y Batasuna en aplicación a la ley orgánica de 2002 que indica que deben prohibirse los partidos políticos que realicen actividades que atenten contra los principios democráticos o contra los derechos fundamentales de los españoles.

El tribunal Europeo realizó su recurrente explicación en torno a que el ejercicio del derecho de asociación (art. 11) y de la libertad de expresión (art.10) se establece solo en el marco de la existencia de una sociedad democrática. Este tipo de sociedad se mantiene a través de varios pilares, entre ellos, la defensa del pluralismo, evento que no se observa, retiene la Corte, en el ejercicio político de estos partidos.

Esta decisión pone de nuevo la discusión- ya lo había hecho en múltiples oportunidades-, a la forma de entender la libertad de acción por parte de los partidos políticos. Es cierto que éstos gozan per se de una protección en términos de la Convención, lo que no obsta para decir que para que se protección sea viable debe respetarse el principio democrático conforme al preámbulo de la Convención Europea y de todo el catálogo axiológico que enmarca su descripción normativa.

En el caso puntual, la Corte consideró que: ".. un partido político en el cual los responsables incitan a la violencia o proponen un proyecto político que no respeta una o múltiples reglas de la democracia, o que busca la destrucción de la misma así como el desconocimiento de los derechos y las libertades que ella reconoce, no puede prevalerse de la protección de la Convención Europea de derechos humanos". Este punto se constató con las diversas manifestaciones de los miembros de estos partidos contra las instituciones españolas. La Corte termina la argumentación indicando que incluso el silencio de los hombres políticos, miembros de esos partidos contra las acciones terroristas de ETA, darían para la disolución de los partidos por favorecimiento o apoyo tácito a las acciones del grupo.

Por lo anterior, la Corte rechaza la violación del artículo 11 por parte de España, despachando de manera desfavorable las pretensiones planteadas por los demandantes.

Ver sentencia pinchando acá

No hay comentarios.: