viernes, 14 de agosto de 2009

Artículo de Iván Duque Marquéz:Desafios Digitales

La industria de la música está viviendo un proceso de reingeniería que abrirá nuevas oportunidades de negocio y demandará una regulación de propiedad intelectual cada vez más rigurosa. El último reporte sobre música digital, presentado por la Federación Internacional de la Industria Fonográfica, muestra cómo las casas disqueras y las compañías de telecomunicaciones han innovado en su cultura comercial, cambiando la forma en la que la música es distribuida y consumida en el mundo.


Para finales del 2008, las ventas de música digital experimentaron, a pesar de la crisis económica global, su sexto año de expansión, creciendo un 25 por ciento con relación al 2007 y aproximándose a los cuatro mil millones de dólares. Estas revelaciones han permitido observar, que las plataformas digitales hoy en día representan cerca del 20 por ciento de las ventas globales de grabaciones musicales.

En cuanto a la estructura del mercado, E.U. consume el 39 por ciento de descargas digitales, y en el 2008 alcanzó la cifra récord de 1.000 millones de canciones 'bajadas' a computadores y dispositivos electrónicos. La fiebre de ventas de álbumes mediante este medio ya supera los 66 millones, es decir, cerca del 15 por ciento del mercado norteamericano, y la prestigiosa compañía Atlantic Records ha reportado que la mayoría de sus utilidades fueron producidas por canales digitales.

Europa no se queda atrás. En el Reino Unido durante el 2008, las ventas de grabaciones por Internet aumentaron un 45 por ciento. Al mismo tiempo, durante el año pasado, el país fue el epicentro del lanzamiento del servicio de descargas musicales de Nokia, y el gigante de ventas virtuales Amazon, extendió su servicio de Mp3 a los consumidores británicos. En países como Japón, Alemania y Francia el negocio continúa expandiéndose y se cree que estos tres países equivalen al 40 por ciento del mercado mundial.

Ante el furor de la industria, las empresas disqueras han encontrado en las compañías de telecomunicaciones un aliado estratégico. En Brasil los operadores de telefonía móvil Vivo, TIM y Claro, con cerca de 30 millones de suscriptores, han usado como gancho comercial la venta de equipos con música pregrabada o el acceso a un sin número de canciones sin costo alguno. En Francia y Finlandia proveedores de Internet como Neuf Cogetel y DNA han abierto servicios de música para diferenciarse de los competidores.

Lo curioso es que detrás de esta euforia también existen grandes retos. El más importante la lucha contra la piratería. Según expertos, cerca del 90 por ciento de las canciones descargadas globalmente no pagan ningún tipo de regalía a los artistas o las productoras. Tan solo en el Reino Unido, se calcula que las pérdidas a la industria discográfica generadas por piratería digital superaron los 300 millones de dólares en el 2008.

Hasta el momento son pocos los países que han tomado el toro por lo cachos frente a este fenómeno. Francia ha asumido el liderazgo con un proyecto de legislación que exige la colaboración de las compañías proveedoras de Internet para combatir las descargas ilegales, mediante llamados de atención, multas o cancelación del servicio. Países como Nueva Zelanda, Australia y Bélgica están replicando esta experiencia. Ojalá en América Latina sigamos rápido el ejemplo. Pues si no, a nuestros artistas les tocará irse, en unos años, con su música a otra parte.

ivanduquemarquez@gmail.com

IVÁN DUQUE MÁRQUEZ Consejero principal por Colombia y Perú ante el BID

No hay comentarios.: