sábado, 17 de octubre de 2009

Sarcozy y su baja gobernabilidad y popularidad

Nicolas Sarcozy ya no solo molesta la oposición con su gobierno. Ahora golpea su propio electorado de derecha. Es así, como políticas inentendibles como impedir que se pueda tributar por encima del 50% de los ingresos de las grandes fortunas por respetar el "bouclier fiscal", la supresión de la taxe professionelle que permite el funcionamiento de las entidades territoriales, la creación de la taxe carbone que castiga a los contribuyentes en momentos en que el país se recupera de la crisis económica, la aceptación de darle un subsidio a los jovenes sin empleo lo que plantea una suerte de asistencialismo que no motiva un mercado en competencia o lo que, es peor darle un estímulo económico a los estudiantes en los colegios para evitar el ausentismo- lo que enardeció el país e implicó que Sarcozy ayer retirara la medida-, han puesto al duo Sarcozy- Fillon contra las cuerdas.

Luego de todos estos aspectos se suman tres temas adicionales: (i) la nominación y segura elección de su hijo Jean Sarcozy -23 años y segundo semestre de derecho-, a la EPAD (Établissement públic d'amenagement de de la defense de Paris) , (ii) el escándalo de su ministro de Cultura, Frederic Mitterrand con la defensa de Polanski por la violación de una menor hace 30 años y su huída de los Estados Unidos, la defensa de un violador de menores y lo escrito en su libro "La Mauvais Vie" en donde describe como buscaba "Efebos" muchachos en prostíbulos en Tailandia y (iii) la acusación pública de Sarkozy en pleno proceso judicial contra el ex primer ministro Dominique de Villepin por el escándalo de Clearstream por la elaboración de falsas listas en las cuales se incluyó el nombre de Sarcozy, como una de las personas que tenían dineros escondidos en esa banca luxemburguesa. En ese caso Sarcozy es parte civil en el proceso y con su expresión violó la presunción de inocencia de Villepin, como lo acaba, en parte de reconocer Sarcozy.

Estos hechos producidos en las últimas semanas, minan la gobernabilidad del Presidente Sarcozy, lo que se agudiza con la ausencia de recuperación económica en Francia y con un desempleo rampante que para los analistas, alcanzará al final del año 5 millones de personas. Gobernar es un acto de día a día y es cierto que los últimos meses de Sarcozy han sido bastante torpes no solo frente a la oposición, sino frente a su propia mayoría, que no se encuentra en sus ideas. Como decimos en nuestra tierra: "Amanecerá y veremos".

No hay comentarios.: