miércoles, 23 de diciembre de 2009

Fiasco en Copenhague: El fracaso de Naciones Unidas y de la "democracia global"

Sobre la Conferencia internacional sobre el Clima de Copenhague se ha escrito y se ha dicho mucho. El final de la conferencia estuvo marcada por agrias diferencias entre diversos Estados y diversos bloques de Estados. India, China y un grupo importante de países de África- añadiendo al bufón de siempre Hugo Chávez-, se opusieron al texto final que fue redactado por un grupo de países poderosos, que, a su vez, invitaron a otros menos importantes para hacerlos parte del manifiesto. Al final, el acuerdo liderado por el primer ministro danés Rasmussen fue abucheado y rechazado por un grupo de países, por las Ongs y por los medios de comunicación.

Se esperó mucho y solamente se logró un texto que fijó en 2 grados el límite del calentamiento planetario a 2050 y una ayuda de 30,000 millones de dólares para los países pobres. En el texto no explica los procedimientos. Además no fue aceptado por los Estados. Atrás quedaron las cifras anunciadas que estimaban una disminución en la consumo de C02 de más del 20% por cada Estado y una ayuda económica específica.

En fin, fracasó el foro. A mi me llama la atención de esta conferencia dos aspectos. El primero, la ineficacia de la Organización de Naciones Unidas. En esta nueva ocasión, la Organización quedó marcada por su inamovilidad para encontrar mecanismos de solución entre los Estados. De nuevo se debe plantear una gran reforma para que esta entidad del siglo XX, sirva para los nuevos retos del siglo XXI.

El segundo punto es el relativo al desintegración de la noción “democracia global. De nuevo los teóricos de este concepto se encuentran con un nuevo obstáculo práctico para justificarlo. El medio ambiente no genera consenso mundial. Es triste, pero cierto. Creo que la mejor alternativa es comenzar a discutir entre bloques,- y no 194 países al mismo tiempo-, como se planteó con el tema de los derechos humanos- que no es un tema pacífico- en el cual fue posible la construcción de tres mecanismos de protección- Europa, América y África.

2 comentarios:

Gaviota dijo...

Francisco, también creo que esto nos obliga a revaluar el papel de los Estados. Ante mayorías que clamamos por soluciones ambientales, nuestros líderes no hacen nada al respecto (sea democracia, monarquía, o lo que sea.

Creo que hemos entrado en una etapa que (si fuese teórico de esos temas) denominaría como "El Estado Obstáculo".

Buena nota. Por cierto, Feliz Navidad atrasada, y Feliz Año adelantado...

fbarbosa dijo...

Muchas gracias por el comentario. Tienes razón, lo ocurrido en Copenhage es un acto de irreponsabilidad global debido al surgimiento de un nacionalismo que se cierra alrededor de la ausencia de solidaridad de muchos Estados y a la resistencia irresponsable de otros.

Te mando un abrazo de navidad y te deseo un prospero año 2010,