sábado, 31 de octubre de 2009

Más sobre el calentamiento global: Diciente video

En sintonía con el artículo anterior de Iván, los dejo con este video sobre el calentamiento global. Creo que el debate que se de en Copenhage debe ser claro en cuanto al mundo desarrollado y consecuente con países que no tienen la posibilidad de modificar sus medios de producción y sus formas de adaptación hacia las energías renovables. Deben tenerse claras esas asimetrías.

En fin, el video es diciente,

Columna de Iván Duque Marquéz: Ilusiones renovables

Mientras se aproxima la cumbre de Copenhagen, en la cual se espera definir un acuerdo marco que reemplace el Protocolo de Kyoto, se especula mucho sobre los compromisos y metas que serán aceptados por sus potenciales signatarios, especialmente los países en desarrollo. Una de las áreas a las cuales se le dará prioridad en las negociaciones tiene que ver con la expansión de las fuentes renovables de energía y las obligaciones que los países asuman para invertir en este sector.

Si bien hacer una transición hacia fuentes renovables es un camino deseado, es muy importante para las economías emergentes que el proceso sea progresivo y no forzado por una 'euforia verde' basada en proyecciones netamente científicas.

Esta precisión es conveniente hacerla, pues en la última edición de la prestigiosa revista Scientific American los Profesores Mark Z. Jacobsen, de la Universidad de Stanford y Mark A. Dellluchi, de la Universidad de California, han presentado un valioso estudio de cara a Copenhagen, en el cual plantean que para el 2030 el 100 por ciento de la energía del planeta puede provenir de fuentes renovables, si se cuenta con la suficiente voluntad política.

En los cálculos de estos investigadores, si el mundo hiciera esta transición, los casi 12 teravatios (TW) que consumirá la humanidad en dos décadas podrían provenir en un 51 por ciento de fuentes eólicas, mientras que un 40 por ciento lo haría de fuentes solares. La forma de lograrlo demandaría entre otros, que en todo el planeta se instalarán cerca de cuatro millones de turbinas de viento de 5 megavatios, de las cuales actualmente solo están instaladas el 1 por ciento.

De la misma manera se requerirían 90.000 plantas solares de 3000 megavatios y casi dos millones de sistemas fotovoltaicos de techo en viviendas y establecimientos comerciales.

Lo peculiar de la propuesta radica en que ha sido validada con otros argumentos económicos planteados hace pocos meses en The Electricity Journal por expertos como Benjamin K. Sovacool y Charmaine Watts, quienes han dedicado años al estudio de fuentes limpias de energía.

Conforme a los cálculos realizados por ellos y basados en datos de Naciones Unidas, las fuentes solares o eólicas pueden generar entre tres y diez veces más empleos por megavatio de capacidad instalada que las fuentes fósiles o nucleares.

Según estos dos reportes, lograr que el mundo dé semejante giro requiere que los gobiernos promuevan mayor eficiencia energética, eliminen los subsidios en incentivos a fuentes fósiles, obliguen a las compañías comercializadoras de energía a comparar electricidad renovable bajo el esquema de feed-in tariffs, expandan las redes de transmisión hacia fuentes limpias y brinden subsidios a la inversión en proyectos eólicos, solares e hidroeléctricos.

Todo esto suena muy bonito y tal vez sea posible en cálculos científicos, pero esperar que las economías emergentes transformen abruptamente sus matrices energéticas en momentos de gran debilidad fiscal y frente a una recuperación económica mundial lenta, es ingenuo y peligroso.

Por tal motivo, es necesario que las economías desarrolladas promuevan en la mesa de negociación metas realistas. Intentar imponer compromisos fiscales y socialmente inviables a países en desarrollo puede hacer que el Acuerdo de Copenhagen no se materialice.

América Latina debe llegar a esta reunión con una agenda común o de lo contrario estará expuesto a ser víctima de ilusiones académicas.

ivanduquemarquez@gmail.com

IVÁN DUQUE MÁRQUEZ Consejero principal por Colombia y Perú ante el BID

viernes, 30 de octubre de 2009

"El mariscal que vivió de prisa” de Mauricio Vargas






"El mariscal que vivió de prisa” de Mauricio Vargas es una apasionante novela histórica sobre el mariscal Antonio José de Sucre. La novela cuenta de manera apasionante la vida de este héroe de la independencia que acompañó a Bolívar en la liberación de Venezuela, la Nu
eva Granada, Ecuador, Perú y el Alto Perú- Bolivia-.

Vargas escribe con la pasión del personaje, recorriendo su infancia en su Cumana nativa, sus campos de batalla- la toma de Cartagena de Morillo, Pichincha, Ayacucho, Tarqui etc-, escritorios, caminos y sobre todo, dejándose llevar por un Sucre enigmático y susceptible de su gloria. El trabajo de Vargas, a pesar de ser una novela, reposó en datos históricos constatables en los archivos- salvo su nacimiento y el de su temporada en Trinidad- que permiten acercarse a un Sucre fantasmal, heroico y pletórico de sentimientos patrióticos. La vida del héroe de Ayacucho es la historia del desengaño, de la traición y ,sobre todo, del desagradecimiento de pueblos que no se supieron administrar su libertad.

El fin de Bolívar y de Sucre es el fin de dos hermanos de lucha que son derrotados por las circunstancias y su falta de sintonía con los pueblos que liberaron. En este novela Vargas nos muestra a un hombre desafiando su destino, preocupado de su gloria y menospreciado por su tiempo. Al final del apasionante texto, Vargas desarrolla de manera histórica las hipótesis acerca del asesinato de Sucre en la montaña de Berruecos, cerca de Pasto cuando se dirigía a Quito a reencontrarse con su esposa la Marquesa Mariana Carcelén y su hija Teresita- fallecida 2 años luego de su muerte en Quito en un espántoso accidente-. La explicación de Vargas en la que utiliza los textos históricos existentes sobre el tema demuestran como José María Obando , José Hilario López y el mismo Juan José Flores estuvieron detrás de ese crimen, con la complicidad de una clase política que detestaba a Bolívar.

Al final queda la sensación que esta muerte de Sucre, es un poco el resumen de nuestro destino como región y que nuestro presente, no es sino el reflejo de nuestro desventurado pasado.

jueves, 29 de octubre de 2009

Ordenar para Controlar de la historiadora Marta Herrera



El libro "Ordenar para Controlar “Ordenamiento espacial y control político en las llanuras del Caribe y en los Andes Centrales Neogranadinos del Siglo XVIII "de la profesora Marta Herrera demuestra un trabajo bien logrado por su investigación rigurosa de fuentes primarias.

El libro se encuentra escrito en dos partes. La primera acerca de la geografía, el poblamiento y las estructuras de poder y la segunda acerca del ordenamiento espacial y el orden natural de la sociedad. Estas partes a su vez se desenvuelven en capítulos, entre los cuales se destacan la morfología del poblamiento, la noción de llanuras del caribe y los andes centrales, la organización política administrativa de los asentamientos, así como la naturaleza de los pueblos de indios en una y otra región, sus distinciones y, por último, el caso de los Chimilas en la costa norte de nuestro país.

Como el objetivo de este breve escrito no es abordar todos los aspectos que fueron analizados en el texto de Herrera, me propondré tratar los que, a mi juicio, son los más relevantes.

En cuanto al trabajo que realiza de las fuentes, la investigación es laudable por el análisis minucioso que sobre el archivo de Bogotá y Sevilla realizó la autora. Este trabajo además respondió a unos objetivos muy puntuales en la investigación en la cual son muy claros los planteamientos de las preguntas que se realiza y de las hipótesis que formula.

En cuanto al tema en concreto debe resaltarse que la distinción entre llanuras del caribe y Andes centrales es muy pertinente por cuanto el concepto de jurisdicción territorial era muy efímera como concepto global, más si lo era como concepto de pequeños espacios habitados, evento que explota Herrera de forma interesante. La autora señala: (…) para efecto de dividir las dos regiones analizó y contrastó la forma en como se percibió el medio ambiente geográfico, al igual que el doblamiento y su organización política-administrativa[1].

La Nueva Granada estaba conformada en el siglo XVIII por más del 94% de los asentamientos nucleados y solo cerca del 6% de los habitantes se encontraban en villas y ciudades[2]. Para efecto de saber el contexto poblacional, la autora muestra los tipos de asentamientos tanto para la población no indígena como para la población indígena.

Es así como en la población indígena se destacan los pueblos de misión y los pueblos de indios. En la población no indígena, las villas, las parroquias de blancos y los sitios[3].

En este punto quisiera explicar un poco estos fenómenos en el ámbito de lo que la autora define en el texto con posterioridad a esta enunciación.

Los pueblos de indios poseían una distribución especial en la cual debía existir una iglesia, una plaza, la casa del cabildo, la casa del cacique y fuera del perímetro urbano los resguardos, es decir, pedazos de tierra en donde los indígenas podían sembrar y tener a sus animales. En esos lugares, según Herrera no se vivía en contraposición a lo señalado por la profesora Diana Bonnet quien considera que esa discusión es artificiosa. En los asentamientos señalados existía una autoridad que era el corregidor en los Andes centrales y el capitán a guerra en las Llanuras del Caribe.

Esta distinción es importante para distinguir los dos lugares geográficos, toda vez que en los Andes Centrales no se encontraba el problema de control que si existía en el Caribe. Mientras en los Andes centrales los no naturales que vivían en los pueblos de indios[4] interrelacionaron los valores españoles con los de los nativos, en el Caribe la falta de densidad poblacional en los distintos lugares hizo que las autoridades civiles y eclesiásticas no se acercaran a esas agregaciones o rochelas lo que generó una desigualdad en cuanto a los efectos hispanizantes de unos y de otros. Esa razón es la base para la existencia de las capitanías a guerra y los corregidores, al tiempo de la colaboración de la población en el Caribe para con las autoridades o para ejercer justicia a mano propia, fenómeno que no se presentó en los Andes Centrales.

La simbiosis existente entre los nativos y los mestizos, zambos, mulatos y españoles permitió el surgimiento de los llamados orejones, sector de campesinos ricos- elite rural en formación-, que jugaron un papel primordial en la guerra de independencia contra los españoles en el siglo XIX.

En el marco de los pueblos, la plaza y la iglesia juraron un papel preponderante, allí se escogían las autoridades, se compraban y se vendían los alimentos, se protestaba, se cobraba impuestos, se censaba a la población y se dirigía el devenir de estos lugares. A mediados del siglo XVIII esos pueblos de indios en los andes centrales empiezan a ser devorados, evento que no ocurre en el Caribe.

En cuanto a las relaciones de trabajo entre los españoles y los indígenas debe advertirse que se presenta lo mismo que ocurrió con los yanaconas incas, los aztecas, los naboríes mayas de la Península de Yucatán. En ese caso, eran los mayordomos como denominaban los españoles[5] a los indígenas que les colaboraban como sirvientes, al tiempo que se convertían con el paso del tiempo en tributarios.

Por último, el trabajo realiza una aproximación a los indios Chimilas. En esta parte Herrera muestra como estos indígenas actuaron en las llanuras del Caribe, aunque con ese nombre se resumían todos los grupos indígenas de esa zona- orejones, pintados, alcoholados, guajiros, acanayutos, arahuacos, cocinas, tupes etc. al igual que los esclavos o los indígenas adoctrinados o ladinos que estaban siendo maltratados por los patronos- españoles. Esta última reflexión nos permite entender la dificultad de control político en las Llanuras del Caribe, contrario al acceso del control por la dificultad en el movimiento de los grupos en los Andes Centrales por el aspecto montañoso de ellos.

Como se ve, el trabajo de Marta Herrera da un panorama de las relaciones entre los indígenas, su estructura espacial y el control político que establecieron los españoles en estas tierras.



[1] Herrera, Marta, Ordenar para Controlar “Ordenamiento espacial y control político en las llanuras del Caribe y en los Andes Centrales Neogranadinos del Siglo XVIII, Instituto Colombiano de Antropología e Historia, Pág. 29, 2002.

[2] Idem, Pág. 17

[3] La distinción entre la parroquia y sitio se da al entender la parroquia como una asociación implícita entre el asentamiento nucleado y su administración religiosa. Esto quiere decir que para las autoridades coloniales, un asentamiento era como tal, si contaba con un párroco que cuidara de su feligresía. Mientras que un sitio era donde vivían los libres de todos los colores, y podía o no contra con un párroco o una iglesia.

[4] Acá se ve la gran diferencia que existía entre las leyes y la realidad por cuanto indios y no indios vivían de forma similar en el mismo lugar. Magnus Morner nos recordó en su momento que esa circunstancia era imposible a luz del ordenamiento que realizó todos los esfuerzos a través de las famosas leyes de separación.

[5] Esta denominación fue extraída de los documentos que la profesora Marta Herrera encontró en el archivo.

miércoles, 28 de octubre de 2009

Facebook a la manera de "Esteman"

Nos divertimos mucho con mi familia, viendo un video de muy buena calidad que circula en youtube de un cantante llamado Esteban Mateus "Esteman" interpretando una canción muy pegajosa llamada "No te metas en mi facebook" que tiene más de 250,000 entradas en menos de dos semanas en la red. Indagando en la red me encontré que el cantante y su grupo son colombianos. En su página de http://www.myspace.com/estemanmusic se señala lo siguiente:
"Quién es este man? ¿Cuál man? Esteman. Esteban Mateus Williamson (Mayo 4 de 1984), es un cantante y compositor Colombiano. Esteman ha venido desarrollando su interés por la música desde la infancia, pasando por academias de canto y teatro musical y cursos de actuación. Desde la primaria Esteman empieza a escribir canciones y obras de teatro musical, volviéndose este uno de sus intereses principales. Pero es durante la época universitaria, mientras realiza sus estudios en Artes Electrónicas, que Esteman decide dedicarse profesionalmente a la música".


Los dejo con esta buena y pegajosa canción hecha por "Esteman" y espero que venga mucho exito para este grupo de talentosos.


lunes, 26 de octubre de 2009

Columna de William Ospina: El poder del individuo

Los dejo con una hermosa e inteligente columna:

“QUÉ OBRA MAESTRA ES EL HOMBRE. Cuán noble por su razón, cuán infinito en facultades. En su forma y movimientos cuán expresivo y maravilloso. En sus acciones, qué parecido a un ángel, en su inteligencia, qué semejante a un Dios. ¡La maravilla del mundo, el arquetipo de los seres!”.

Desde el Renacimiento, cuando Hamlet nos dejó esa asombrada y superlativa definición del ser humano, cada vez más oímos hablar de la importancia del individuo, de todo lo que cada uno puede lograr como síntesis de las habilidades y las experiencias de toda la especie. Así se alimentó la ilusión de que cada ser humano fuera Leonardo da Vinci: la plenitud de la belleza, la armonía, la fuerza creadora, la destreza, el pensamiento y la invención.

También en el Renacimiento apareció la figura de Don Quijote, el soñador capaz de sacar de una polvareda en la llanura todo un ejército con sus generales y sus estandartes, de una posada polvorienta un palacio, de una moza desgreñada y tosca una criatura inmortal.

Pero la edad del individuo, antes que potenciar nuestras facultades, prefirió adular nuestros apetitos, y entronizó el derecho al confort y al consumo como fin último de la existencia. Es importante señalar que lo más contrario a una sociedad de creación es una sociedad de consumo. Leonardo era un extraordinario creador, y para ello se requieren estímulos y talentos pero también criterios y valores, alguien capaz no sólo de exigir sino de exigirse. Desafortunadamente la Declaración de los Derechos del Hombre, poniendo todo el énfasis sobre nuestros derechos, olvidó recordarnos que también tenemos deberes, que una sociedad se construye también con responsabilidades.

Pensado por Descartes, devuelto por Rousseau al estado de inocencia, convertido gracias a Voltaire en el enciclopédico crítico de la cultura, exaltado por Danton y sus revolucionarios en soñador de un nuevo orden social, y por Robespierre en verdugo de la tradición, ese individuo histórico se exaltó, a comienzos del siglo XIX, en el arquitecto de las nuevas sociedades, a través de hombres como Napoleón y como Simón Bolívar. Por un instante, todo parecía posible para el individuo, convertido en el alfarero del tiempo, en el faro del porvenir.

Pero algo faltó para que el sueño fuera completo. Tal vez una mayor claridad en el hecho de que, si el individuo puede llegar a encarnar la plenitud del orden, del pensamiento, de la audacia y de la creatividad, en la misma medida puede llegar a ser la plenitud del horror, del mal, de la furia destructiva y de la locura criminal. Shakespeare no lo ignoraba, y sus héroes fácilmente derivan hacia el horror y hacia el crimen. Hamlet mismo, que acaba de pronunciar en el escenario tan hermosas palabras, termina desencadenando en su venganza una lastimosa mortandad. Y al generoso Don Quijote, aquellos a quienes viene a ayudar no siempre le agradecen por esa ayuda momentánea, pues saben que después los dejará otra vez solos a merced de la arbitrariedad y de la violencia. Cervantes no admiraba tanto a su personaje como para ignorar que los redentores no siempre nos redimen, que después del paso de los salvadores el mundo a menudo queda peor.

Los individuos extraordinarios suelen ser fruto de circunstancias extraordinarias, pero en nada deberíamos esforzarnos tanto como en la construcción de un orden social en el que a la gran mayoría le corresponda siquiera un mínimo de justicia. Porque si bien el orden aristocrático permite a veces el florecimiento del genio leonardesco, los órdenes excluyentes suelen ser semilleros de la violencia y de la crueldad.

Hoy, peligros mayores amenazan al mundo. El desarrollo acelerado de la técnica, así como pone al alcance de todos cada vez más conocimientos y recursos de la civilización, al mismo ritmo pone en todas las manos un poder de destrucción desenfrenado. Paul Virilio llegó a escribir, mucho antes de los atentados de septiembre del 2001, estas palabras: “Desde hace poco, en efecto, la miniaturización de las cargas y los progresos químicos en el terreno de la deflagración de explosivos favorecen una ecuación hasta ahora inimaginable: un hombre = una guerra total”.

Desafortunadamente los poderes destructivos trabajan mucho más intensamente que los creadores. El arte de matar es asignatura obligatoria en los horarios de mayor audiencia. La velocidad, la fuerza y el triunfo súbito son los valores que cautivan al mundo. Parece tarde para que alguien nos eduque en las virtudes de la contemplación, de la introspección, de las lentas maduraciones. Con razón Hamlet terminó su frase sobre el ser humano con esta exclamación desencantada: “¡Y sin embargo, qué es para mí esta quintaesencia del polvo!”.

Es el peligro de los énfasis. Mejor que unos cuantos seres excepcionales sería tener muchos seres felices. Tal vez no necesitamos superhombres, en el sentido de Nietzsche o de las historietas, sino generosos seres humanos, y para ello el énfasis no puede estar en las facultades de cada uno sino en la capacidad de convivir con los demás.

Dirección web fuente:

Columna de Hector Abad Faciolince en "El Espectador": Aborto y moral

LA IGLESIA CATÓLICA PROHÍBE LA masturbación y el onanismo (derramar la simiente fuera del vaso sagrado de la mujer) por una antigua ignorancia biológica: antes se creía que en el semen había un hombrecito ya formado (el homúnculo) y por lo tanto tirarlo al suelo equivalía a asesinarlo.

Estaba tan afianzado este prejuicio que Leeuwenhoek —el gran afinador del microscopio— declaró haber visto con sus ojos, a través de sus lentes mejoradas, a un hombrecito en miniatura escondido en el esperma. Esta “pérdida de un ser humano” justificaba la prohibición de la paja masculina. Pero como la mujer no emite simiente alguna cuando se toca, ¿por qué no permitir al menos la masturbación femenina, que a nadie mata ni produce en la mujer ningún efecto fuera del goce solitario? Esta pregunta no ha recibido una buena respuesta.

La Iglesia Católica prohíbe la química (píldoras y óvulos anticonceptivos) y la física (condones, dispositivos intrauterinos) para prevenir el embarazo. Admite solamente, y apenas en algunos casos, la aritmética (el método del ritmo). El sexo pierde su sentido sagrado, para ellos, si no se dirige a la procreación.

En un embarazo ectópico el óvulo fecundado empieza a crecer donde no es: en los ovarios o, más frecuentemente, en las trompas de Falopio. A las ocho semanas, si no se elimina química o quirúrgicamente este “ser humano”, la trompa de Falopio explota por la presión de las células que crecen, y se producen hemorragias e infecciones internas y hay peligro de muerte. Antes de la medicina científica, las mujeres se morían casi siempre en un embarazo ectópico. Para un antiabortista coherente, como ese embrión es una persona, el tratamiento abortivo del embarazo ectópico debería estar prohibido y castigado con la cárcel, pues desde su punto de vista no es más que un asesinato.

Antes de 20 semanas de gestación un feto humano no es viable. Puede vivir conectado a otro cuerpo (el de la mujer) y no más. En rigor, es una especie de parásito, y todos lo hemos sido. Si la madre está de acuerdo con dar a luz, este sacrificio es hermoso y se justifica plenamente. Si no, es como si le conectaran a ella (por el ombligo) la circulación de un enfermo de los riñones para que le haga una diálisis humana durante nueve meses. Nos dirían: si lo desconectamos se muere: ¿pero tiene alguien derecho a estar conectado a una mujer, puede imponerle eso por defender su vida?

No es cierto que la Iglesia Católica defienda siempre la vida. En el Catecismo aprobado por el papa Juan Pablo II (y supervisado por Ratzinger) se permite la pena de muerte. En el numeral 2266 se dice que la enseñanza tradicional de la Iglesia no excluye el recurso a la pena de muerte. Lo cual es una forma de permitir que la autoridad pública mate seres humanos. En general los antiabortistas furibundos son también furibundos partidarios de la pena de muerte.

En la fecundación asistida (bebés probetas, inseminación in vitro, tratamientos de fertilidad) hay que escoger los mejores embriones y descartar otros. En un óvulo fecundado no hay una vida humana en potencia: hay muchas. Un huevo se puede partir en dos, en tres, en muchos. ¿Cuántas almas caben ahí? En teoría en cualquier célula del cuerpo humano hay material genético para crear una nueva vida. Desde el punto de vista del antiabortista, entonces, toda célula que matemos, así sea del pelo o de los codos, sería eliminar un ser humano en potencia.

El aborto no es un método deseable de control natal. Es un procedimiento extremo de emergencia. En todos los países europeos desarrollados y en Estados Unidos está permitido en casos mucho más amplios que los aprobados por la Corte colombiana. Pero ya es algo muy positivo que aquí se pueda hacer ese procedimiento cuando hay violación, peligro para la madre o malformación del feto. Es una decisión sensata. La trinca del Procurador y sus aliados nos quieren quitar este avance en el camino de disminuir la infelicidad y las tragedias de muchas mujeres. Si lo logran, lo único que conseguirán es que aumente el peligroso y mortal aborto clandestino.

Dirección web fuente:
http://www.elespectador.com/columna168487-aborto-y-moral

miércoles, 21 de octubre de 2009

Simón Bolívar de John Lynch

La biografía de John Lynch- Crítica- 2009, es un relato meticuloso, riguroso y completo de la vida del libertador. Lynch en esta biografía de Bolívar, que sin temor a dudas es la mejor,- no solo por el rigor, sino por la forma metódica e histórica como se aborda la compleja vida de Bolívar-, aborda al personaje en los diferentes estadios de su vida, formulando preguntas con el propósito de entender su rol en el nacimiento de las repúblicas latinoamericanas.

El biógrafo nos interna en los hechos de su vida y en su ideología. Con respeto a los hechos, Lynch aborda sus periplos en Europa, su proceso de formación, su relación con sus familiares, sus tragedias personales- la perdida de su esposa- y su reinstalación en Venezuela con el fin de organizar la fortuna familiar. Con posterioridad, Lynch nos interna con una pasión sin igual por la vida pública de Bolívar en la cual se muestra su gestión diplomática en Inglaterra con el propósito de buscar un respaldo a la junta revolucionaria. Luego explica la lucha por la independencia de Venezuela a través de su enfrentamiento inicial contra los españoles encabezados por Monteverde. Su derrota, la campaña admirable iniciada en Cartagena, la reconquista, la nueva derrota contra los realistas y Boves. Luego se detalla su vergonzosa actitud frente a Miranda por el Pacto de San Mateo entre éste último y Monteverde el 25 de julio de 1812 y su exilio en Jamaica, donde pronunció una de las proclamas más importantes escritas en su tiempo.

Luego de ello, Lynch nos conduce por la selva del Orinoco venezolano, por Angostura, por los llanos, por las luchas intestinas con los caudillos venezolanos: Pedro Zaraza, llanos del norte, José Antonio Páez, llanos orientales, Manuel Cedeño, Caicara, José Tadeo Monagas en Cumaná, Jesús Barreto y Andrés Rojas en Maturín.

A seguida cuenta, nos recorre por sus estrategias militares en las cuales se evitó a toda costa el combate contra los españoles y pardos en el centro de Venezuela, llevando a dirigir sus tropas por los llanos orientales hacia Mantecal, Guasdalito, Arauca, Casanare, llegando a Pore, lugar en el cual comienza una travesía por la cordillera de los Andes para salirle a los españoles en Boyacá y derrotarlos en el Pantano de Vargas y Boyacá en Agosto de 1819. Luego de ello, Lynch con meticulosidad nos muestra su regreso a Venezuela, el pacto incumplido de Santa Ana con Morillo, la Batalla de Carabobo del 24 de junio de 1821 y su regreso a Bogotá. Una vez establecido en Bogotá, se dirige al Sur, enviando a Sucre en avanzada, quien entró en Guayaquil y luego venció en Pichincha el 24 de mayo de 1822, mientras Bolívar vencía en Bombona, cerca de la realista Pasto. Los dos héroes se dirigen a Quito para celebrar la liberación de la “Gran Colombia” conforme a la Constitución de Angostura de 1819.

Luego Lynch muestra como el camino libertador emprendido por el liderazgo de Bolívar y Sucre continuó en el Lima, Cuzco, Junín, Ayacucho y La Paz. Luego el regreso a Guayaquil, Quito, Bogotá y Caracas. En igual sentido, aborda la entrevista entre Bolívar y San Martín en Guayaquil que generó el retiro del libertador argentino por la renuencia de Bolívar de entregarle tropas para combatir los realistas en Lima.
En el regreso emprendido por el libertador, las tensiones fueron enormes con los hombres a quienes delegó el poder- Santander, su vicepresidente y Páez que no aceptaba orden alguna de Bogotá. Desactivó la revolución en Venezuela, pero no hizo lo propio en la Nueva Granada en donde Santander, defendió la Constitución de Cúcuta contra el proyecto de Constitución de Bolivia en el cual se pretendía imponer un Presidente vitalicio, evento que generó un feroz rumor en el cual el libertador, buscaba un heredero del trono francés o ingles para sucederle. Esto produjo los atentados contra su vida y su decreto dictatorial de 1828 en el cual suspendió la Constitución de Cúcuta de 1821. La biografía termina el periplo de Bolívar con su penoso viaje a Quito de 1829, su regreso, sus meditaciones y su último recorrido de desesperanza en el que lo encontró la muerte en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta el 17 de Diciembre de 1830.

De forma paralela, la biografía muestra la ideología bolivariana y sus confrontaciones con la realidad que vivía. Bolívar dejó su impronta las manifestaciones de Carúpano y Cartagena en las cuales explicó su derrota en dos campañas. Luego la Carta de Jamaica en la cual planteó su visión de América en la cual enarboló la igualdad y la libertad como caminos para cortar las cadenas del absolutismo político y espiritual.

Con posterioridad, Lynch muestra su ideología y su pensamiento en la Constitución de Angostura (1819), de Cúcuta (1821) y la Constitución Bolivariana que solo implantó en Bolivia y cuyas ideas trataron de imponerse en la Convención de Ocaña de 1827 con la cual quería estocarse la Constitución de Cúcuta de 1821 que defendía Santander- sobre este punto se destaca el excelente libro del oficial francés “Luis Perú de la Croix “El diario de Bucaramanga”.
En igual sentido, se sigue su pensamiento en los años postreros en el cual se destaca su discurso en el Congreso Admirable de 1830, meses antes de su muerte, en el cual trata de explicar la necesidad de preservar la Gran Colombia. Ya era tarde, Venezuela se independizó el 6 de mayo exigiendo la expulsión del libertador para negociar con Colombia. Ecuador hizo lo propio el 13 de mayo y la muerte de Sucre estaba programada entre Flores y Obando para impedir a su heredero político de poner en práctica ideas monárquicas de alguna índole- esta última conclusión es mía-

En fin, una historia plagada de anécdotas, de datos, de sus amores y de sus actos. Un Bolívar múltiple pasa por las páginas del libro, permitiendo al historiador plantear una panoplia de preguntas y hallar algunas respuestas en los análisis realizados por Lynch en este esplendida contribución académica. Al final del libro, Lynch plantea un capítulo intitulado como “El legado” en el cual hace una reflexión final de la obra de Bolívar. En ella, además de muchas cuestiones, aborda “El culto de Bolívar” construido en el siglo XIX y XX en Venezuela por parte de múltiples dictadores como el mismo Páez que lo expulsó del país, Guzmán Blanco, Juan Vicente Gómez y López Contreras. El Presidente Chávez, fue el último que lo ha utilizado a través de una reconstrucción del mito que se denomina ahora “Bolívar socialista” o “Comunista” circunstancias que se alejan de su ideología y su pensamiento por su inconsistencia con los principios de “Libertad e Igualdad” que fundaban su pensamiento.
Este asunto del legado, Lynch lo sintetiza en su obra de la siguiente forma:
“ En primera instancia, fue la pura admiración lo que lo mantuvo vivo. Luego, vino el respeto y, finalmente, la propaganda, cuando su memoria resultó útil para distintos fines. Bolívar simbolizaba lo que Venezuela podía ser y, sin embargo, hasta el momento, no había conseguido; era una conciencia nacional para juzgar los esfuerzos de los venezolanos para construir un buen gobierno y una sociedad justa. Para los gobiernos era una bendición. Cuando los venezolanos se sentían confundidos y necesitaban orientación en un momento preciso y al instante, era más fácil encomendarse a Bolívar para que les dijera que hacer en vez de desarrollar nuevas políticas”. P. 403

domingo, 18 de octubre de 2009

Columna de Mario Vargas LLosa en el Diario "El País" de España: "Desafueros de la Libido

El cineasta Roman Polanski fue detenido en Zúrich, durante un Festival de Cine que le rendía un homenaje, por la policía suiza, a pedido de la justicia de Estados Unidos, debido a una violación cometida en 1977 (hace 32 años) en Hollywood, delito que el propio Polanski reconoció, antes de fugarse de California en pleno proceso cuando el tribunal que lo juzgaba aún no había pronunciado sentencia. Ahora, mientras espera que Suiza decida si acepta el pedido de extradición, se multiplican las protestas de cineastas, actores, actrices, intelectuales y escritores de Europa y América por el "atropello", exigiendo su liberación. La moral de la historia es clara: emboscar, emborrachar, drogar y violar a una niña de 13 años, que es lo que hizo Polanski con su víctima, Samantha Geimer, a la que atrajo a la casa deshabitada de Jack Nicholson con el pretexto de fotografiarla, es tolerable si quien comete el desafuero no es un hombrecillo del montón sino un creador de probado talento (Polanski lo es, sin la menor duda).

Uno de los defensores más ruidosos del cineasta polaco-francés (tiene ambas nacionalidades) ha sido el ministro de Cultura de Francia, señor Frédéric Mitterrand, sobrino del presidente François Mitterrand y ex socialista que abandonó las filas de este partido cuando el presidente Nicolas Sarkozy lo llamó a formar parte de su Gobierno. No sospechaba el ministro que poco después de formular aquella enérgica protesta se vería en el corazón de una tormenta mediática parecida a la del realizador de El cuchillo en el agua y El pianista.

En efecto, hace pocos días, la hija del líder del Front Nacional, Jean Marie Le Pen, Marine Le Pen, inició una ofensiva política contra el ministro Mitterrand, recordando que en 2005 éste publicó un libro autobiográfico, La Mauvaise vie (La mala vida), en el que confesaba haber viajado a Tailandia en pos de los chicos jóvenes de los prostíbulos de Patpong, en Bangkok. La confesión, muy explícita, venía adornada de consideraciones inquietantes, por decir lo menos, sobre los efectos turbadores que la industria sexual de adolescentes en el país asiático provocaba en el autor: "Todo ese ritual de feria de efebos, de mercado de esclavos, me excita enormemente". La hija del líder ultra francés, y algunos diputados socialistas, unidos por una vez con este motivo, se preguntaban si era adecuado que fuera ministro de Cultura de Francia alguien que, con su conducta, desmentía de manera categórica los declarados empeños del Gobierno francés por erradicar de Europa el "turismo sexual" hacia los países del Tercer Mundo como Tailandia donde la prostitución infantil, una verdadera plaga, golpea de manera inmisericorde sobre todo a los pobres.

El ministro Mitterrand, sin dejarse arredrar por lo que él y sus defensores consideran una conjura de la extrema derecha fascista y un puñado de resentidos del Partido Socialista, compareció en la hora punta de la Televisión Francesa. Explicó que "había cometido un error, no un delito" y que, naturalmente, no pensaba renunciar porque "recibir barro de la ultraderecha es un honor". Aseguró que no practica la pedofilia y que los chicos tailandeses de cuyos servicios sexuales disfrutó ya no eran niños. "¿Y cómo sabía usted, señor ministro, que no eran menores de edad?", le preguntó la entrevistadora. Desconcertado, el señor Frédéric Mitterrand optó por explicar a los televidentes la diferencia semántica entre homosexualidad y pedofilia.

La defensa que han hecho políticos e intelectuales franceses del ministro de Cultura se parece mucho a la que ha cerrado filas detrás de Polanski, y hermana también, cosa significativa, como a los críticos, a gente de la derecha y la izquierda. Se recuerda que, cuando el libro salió, el propio presidente Sarkozy alabó la franqueza con que el señor Mitterrand exponía a la luz pública los caprichos de su libido, y afirmó: "Es un libro valiente y escrito con talento". Con todo este chisporroteo periodístico en torno a él, es seguro que La Mauvaise vie (La mala vida) se convertirá pronto en un best-seller. Tal vez no obtenga el Prix Goncourt, pero quién puede poner en duda que lo leerán hasta las piedras. Nadie parece haberse preguntado, en todo este trajín dialéctico, qué pensarían en Francia de un ministro tailandés que confesara su predilección por los adolescentes franceses a los que vendría a sodomizar (o a ser sodomizado por ellos) de vez en cuando en las calles y antros pecaminosos de la Ciudad Luz. Moral de la historia: está bien practicar la pedofilia y fantasías equivalentes siempre que se trate de un escritor franco y talentoso y los chicos en cuestión sean exóticos y subdesarrollados.

Comparado con el cineasta Polanski y el ministro Mitterrand, el primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, es, en materia sexual, un ortodoxo y un patriota. A él lo que le gusta, tratándose de la cama, son las mujeres hechas y derechas y sus compatriotas, es decir, que sean italianas. Él ha hecho algo que de alguna manera lo emparienta con los 12 Césares de la decadencia y sus extravagancias descritas por Suetonio: llenar de profesionales del sexo no sólo su suntuosa residencia de Cerdeña llamada Villa Certosa sino, también, el Palacio que es la residencia oficial de la jefatura de Gobierno, en Roma. Los entreveros sexuales colectivos y seudo paganos que propicia han dado la vuelta al mundo gracias al fotógrafo Antonello Zappadu, que los documentó y vendió por doquier. Al estadista le gustaba disfrutar en compañía y en una de esas extraordinarias fotografías de Villa Certosa ha quedado inmortalizado el ex primer ministro checo, Mirek Topolanek, quien, de visita en Italia, fue invitado por su anfitrión a una de aquellas bacanales, donde aparece dando un salto simiesco, desnudo como un pez y con sus atributos viriles en furibundo estado de erección (¿lanzaba al mismo tiempo el alarido de Tarzán?), entre dos ninfas, también en cueros. ¿La moraleja en este caso? Que si usted es uno de los hombres más ricos de Italia, dueño de un imperio mediático, y un político que ha ganado tres elecciones con mayorías inequívocas, puede darse el lujo de hacer lo que a sus gónadas les dé la reverendísima gana.

Hablar de escándalo en estos tres casos sería impropio. Sólo hay escándalo cuando existe un sistema moral vulnerado por el hecho escandaloso. Eso es lo que subleva a toda o parte de la sociedad. Lo que vemos, en estos episodios, es más bien el eclipse de toda moral, simples espectáculos, utilizados, por quienes los defienden o los condenan, no en nombre de principios y valores sobre los que existiría alguna forma de consenso social, sino de intereses políticos, reflejos condicionados ideológicos, frivolidad y una chismografía mediática que los redime de toda connotación ética y los convierte en diversión para el gran público. Para la cultura imperante, sólo es lícito condenarlos desde un punto de vista estético y sostener, sin caer en el ridículo, que es una vulgaridad violar niñas, ir a Tailandia como hace la plebe a alquilar muchachos y contratar hetairas para las fiestas palaciegas ¡y luego hacerlas candidatas al Parlamento Europeo! Todo eso revela mal gusto, una imaginación sexual burda y cochambrosa.

La generación a la que pertenezco dio varias batallas: por la revolución, el comunismo, la emancipación de la mujer, la libertad religiosa y la libertad sexual. Parecía que, habiendo perdido todas las otras, por lo menos en Occidente habíamos ganado esta última. Episodios como los que resumo en esta nota muestran que creer semejante cosa es una ilusión. ¿Qué clase de libertad sexual hay detrás de las villanías de este trío? Abusar de una niña de 13 años, gozar con adolescentes que son esclavos sexuales por culpa del hambre y la violencia y convertir en un burdel el poder al que se ha llegado mediante el voto de millones de ingenuos, son acciones que hacen escarnio de la libertad que precisamente clama porque en la vida sexual desaparezca esa relación de amo y esclavo que, en estos tres casos, se manifiesta de manera flagrante. La libertad sexual es en ellos una patente de corso que permite a quienes tienen fama, dinero o poder, materializar de manera impune sus deseos degradando a los más débiles.

Apuesto mi cabeza que los tres héroes de estas historias reprobaron escandalizados las violaciones y abusos sexuales de niños en los colegios religiosos que han llevado al borde de la ruina a la Iglesia Católica en países como Estados Unidos e Irlanda, por las sumas enormes con que han debido compensar a las víctimas. Ni ellos ni sus defensores parecen conscientes de que sus proezas son todavía menos excusables que las de los curas pedófilos por la posición de privilegio que tienen y de la que abusaron, envileciendo con sus actos la noción misma de libertad. Cuánta razón tenía Georges Bataille cuando pronosticaba que la supuesta sociedad "permisiva" serviría para acabar con el erotismo pero no con la brutalidad sexual.

Link: http://www.elpais.com/articulo/opinion/Desafueros/libido/elpepiopi/20091018elpepiopi_11/Tes

sábado, 17 de octubre de 2009

Sarcozy y su baja gobernabilidad y popularidad

Nicolas Sarcozy ya no solo molesta la oposición con su gobierno. Ahora golpea su propio electorado de derecha. Es así, como políticas inentendibles como impedir que se pueda tributar por encima del 50% de los ingresos de las grandes fortunas por respetar el "bouclier fiscal", la supresión de la taxe professionelle que permite el funcionamiento de las entidades territoriales, la creación de la taxe carbone que castiga a los contribuyentes en momentos en que el país se recupera de la crisis económica, la aceptación de darle un subsidio a los jovenes sin empleo lo que plantea una suerte de asistencialismo que no motiva un mercado en competencia o lo que, es peor darle un estímulo económico a los estudiantes en los colegios para evitar el ausentismo- lo que enardeció el país e implicó que Sarcozy ayer retirara la medida-, han puesto al duo Sarcozy- Fillon contra las cuerdas.

Luego de todos estos aspectos se suman tres temas adicionales: (i) la nominación y segura elección de su hijo Jean Sarcozy -23 años y segundo semestre de derecho-, a la EPAD (Établissement públic d'amenagement de de la defense de Paris) , (ii) el escándalo de su ministro de Cultura, Frederic Mitterrand con la defensa de Polanski por la violación de una menor hace 30 años y su huída de los Estados Unidos, la defensa de un violador de menores y lo escrito en su libro "La Mauvais Vie" en donde describe como buscaba "Efebos" muchachos en prostíbulos en Tailandia y (iii) la acusación pública de Sarkozy en pleno proceso judicial contra el ex primer ministro Dominique de Villepin por el escándalo de Clearstream por la elaboración de falsas listas en las cuales se incluyó el nombre de Sarcozy, como una de las personas que tenían dineros escondidos en esa banca luxemburguesa. En ese caso Sarcozy es parte civil en el proceso y con su expresión violó la presunción de inocencia de Villepin, como lo acaba, en parte de reconocer Sarcozy.

Estos hechos producidos en las últimas semanas, minan la gobernabilidad del Presidente Sarcozy, lo que se agudiza con la ausencia de recuperación económica en Francia y con un desempleo rampante que para los analistas, alcanzará al final del año 5 millones de personas. Gobernar es un acto de día a día y es cierto que los últimos meses de Sarcozy han sido bastante torpes no solo frente a la oposición, sino frente a su propia mayoría, que no se encuentra en sus ideas. Como decimos en nuestra tierra: "Amanecerá y veremos".

miércoles, 14 de octubre de 2009

Luces para la reforma de la seguridad social en EEUU

Hace unos días la organización “American Economic Association” le otorgó la prestigiosa medalla “ John Bates” al economista francés Emmanuel Saez, profesor de Economía de la Universidad de Berkeley por la contribución significativa al pensamiento y al conocimiento económico por su trabajo sobre “Un estudio sobre ingresos en los Estados Unidos” realizado con el economista Thomas Piketty. En este trabajo, se analizaron los archivos de la administración fiscal, concluyendo que durante los años del gobierno del Presidente Clinton (1993-2000) el crecimiento del ingreso anual 4% fue superior al constatado durante el gobierno del Presidente Bush Jr (2000-2007) 3%. Según los galardonados autores, el 1% de la población más rica en Estados Unidos, es decir, aquellos que declaran ingresos anuales superiores a 398.900 dólares tuvieron un 45 % de crecimiento de ingresos durante el gobierno Clinton y un 65% de crecimiento durante el gobierno Bush. Estos elementos carecerían de alarma si no se indicará en el trabajo que los ingresos de la población que no está en ese rango de ingresos 99% , descendió su crecimiento a 1,3% durante el gobierno Bush, cuando había crecido 2,7 % durante el gobierno Clinton.

Este tipo de trabajos le pueden dar salidas al Presidente Obama para saber en que lugares se encuentran los recursos para financiar la reforma a la seguridad social en los Estados Unidos. Las exenciones, los privilegios y el liberalismo a ultranza produce desequilibrios sociales. La crisis económica que hemos vivido a lo largo del último año lo atestigua.

Véase página web de Emmanuel Saenz- Profesor de Economía de la Universidad de Berkeley- en donde se encontrarán los arículos sobre el tema:

http://elsa.berkeley.edu/~saez/

domingo, 11 de octubre de 2009

Philip Roth dans la Grand Librerie de France 5

Je viens de regarder l'émission " Le grand Librairie" avec l'écrivain américain Philip Roth. François Busnel a réussi à faire parler ce romancier qui est considéré comme l'un de plus importants écrivants américains du XX éme siècle.

Comme dit la fiche de l'émission, Roth a été" l'écrivain le plus provocateur de sa génération, souvent favoris, jamais lauréat du prix Nobel, clôture avec Exit le fantôme sa saga sur Nathan Zuckerman, son héros depuis neuf romans et double littéraire". Alors, je vous laisse Philip Roth qui pour la première fois ouvre la porte de son appartement à New York au journalisme français.

Pour regarder l'emission cliquez sur l'adresse suivante:

jueves, 8 de octubre de 2009

De regreso

Luego de casi mes y medio de ausencia a este blog por motivos de viajes de trabajo y de vacaciones, retomo esta bitácora. En los próximos días haré un recuento de mi viaje académico a Polonia, de mi paso por Berlín y de unas vacaciones en París, Roma y en los castillos de la Loire en Francia. Por ahora, los dejo con un video que me llegó a propósito de la gripe A1H1 que ya decantada parece una de las tantas alertas que se producen para generar una paranoia en el mundo de que la que todos somos parte...