lunes, 25 de enero de 2010

Clement Thibaut y su libro "La Republique en armes"


Républiques en armes : Les armées de Bolivar dans les guerres d'indépendance du Venezuela et de la Colombie
El aut
or francés plantea en su texto “Las repúblicas en armas” una interesante y prolija radiografía de la construcción de los ejércitos bolivarianos tanto en Venezuela y Colombia durante los años de 1810 a 1819.

A través de la libro el autor se interroga cómo a través de los ejércitos bolivarianos se construyó un modelo de nación que con posterioridad fue la base para crear estados en estos antiguos reinos. Thibaud plantea como se conformaron los ejércitos después de la caída de la monarquía española por parte de las tropas francesas lideradas por Napoleón Bonaparte en el año de 1808.

Esa construcción de la historia de los ejércitos se realiza a partir de las milicias bajo el gobierno de Francisco Miranda que declinó ante el general español Domingo Monteverde y posteriormente de los ejércitos de voluntarios que se formaron en principio con la campaña admirable realizada por Simón Bolívar por el occidente y por el ejército de Santiago Mariño por el Oriente para derrotar a Monteverde. Sobre las milicias es menester señalar que fueron cuerpos territoriales de defensa no profresionales, encargados de luchar contra las agresiones externas. Para el francés de acuerdo a su investigación, éstas se conformaban por las élites locales de las cuales se escogían los oficiales. Por el contrario la tropa “ estaba formada más que todo por labriegos libres o por peones de los grandes terratenientes[1].

Luego de esa manifestación inicial de las milicias, Bolívar- con el apoyo de las élites colombianas-, y Mariño conformaron unos ejércitos a partir de la implementación de la quinta, la leva y el sorteo[2]. Estos dos generales en vez de unirse para combatir a los generales realistas Boves, Morales y Yánez se dividieron, lo que fue capitalizado por las tropas españoles. De contera, estos ejércitos realistas fueron utilizados por los pardos del llano que a su vez eran manipulados en grado sumo por la influencia religiosa en esa zona, merced a las misiones que se ubicaron allí. La mencionada influencia fue definitoria para crear de forma mítica[3] una guerra de blancos contra pardos liderada por Boves, quien se apoderó de la defensa de esas tierras y de los aprovisionamientos que no tenían las tropas patriotas quienes debían saquear los pueblos. Los llaneros tenían una forma de enfrentar su destino disímil a la gente del interior en el Virreinato de la Nueva Granada. Esa forma de lucha, luego fue capitalizada por los criollos en la derrota que les infringieron a los españoles en el año de 1819. Como se ve los llaneros no fueron autónomos, sino que fueron influenciados de forma permanente.

Thibaud plantea que los patriotas quedaron atrapados en medio de dos tesis. La primera porque consideran implícitamente a los realistas como rebeldes, y al mismo tiempo, porque defendieron la guerra nacional. En segundo lugar, porque tenían dificultades para definir el contenido, la extensión, la identidad simbólica, territorial y cultural de esa patria en nombre de la cual luchan sin cuartel contra sus enemigos[4].

Con posterioridad de nuevo, los patriotas se enfrentaron a los españoles, esta vez liderados por Pablo Morillo, quien sembró el terror en las colonias americanas. El ejército mutó luego de lograr la independencia en otro tipo de mecanismos, entre los cuales se explica por parte de francés a través de cinco fases así:

1. De 1810 a 1813 Guerra Cívica

2. De 1813 a 1814 Guerra Civil contra Boves y Yañez

3. De 1815-1816 La Pequeña Guerra.

4. De 1817 a 1818 La guerra irregular durante la cual el ejército se regulariza.

5. De 1819 a 1825 La guerra nacional o convencional[5].

Como se observa las identidades para el francés nacieron en el contexto de la guerra, permitiendo unos ejércitos que evolucionaron sobre la base del caudillismo carismático[6] y terminaron ejemplarizando sus comportamientos a través de reglamentos. Es decir, de la ilegalidad pasaron a un legalismo extremo.

Thibaud concluye indicando que la institucionalidad que nace en 1821 deviene del ejército y de sus formas de construcción social.



[1] Thibaud, Clement, Las Repúblicas en Armas, Ejércitos Bolivarianos en la guerra de independencia de Colombia y Venezuela. Editorial Planeta, Pág. 25, 2003.

[2] Thibaud, Pág. 49.

[3] Señaló que es de forma mítica, por cuanto Thibaud dice que la recreación que hace de esa lucha José Manuel Restrepo en su obra “ La Historia de las revoluciones de Colombia” no es verídica.

[4] Thibaud, Pág. 132-133.

[5] Thibaud, Pág. 510.

[6] Expresión tomada del sociólogo Max Weber.

No hay comentarios.: