miércoles, 8 de diciembre de 2010

Discurso de Mario Vargas Llosa en Estocolmo

Gran discurso de Vargas LLosa en Estocolmo. El escritor peruano manifiesta a través de sus palabras, su universalidad, su curiosidad, su amor y su disciplina por la cultura y por las letras. El discurso explica su recorrido como novelista, pensador y ensayista a través de 50 años de letras. Su testimonio agradecido a Francia y a sus filósofos, novelistas, historiadores y pensadores es un homenaje a un idioma y un pensamiento que supo hacer la sintesis de la cultura occidental. Su homenaje a España y Perú se materializó con su oda al idioma español. 

Un Vargas Llosa que vuelve y nos recuerda que la literatura es la puerta de escape para complementar la cortedad de nuestro mundo, la limitación de nuestro tiempo y la angustia  de una vida que con la literarura se vuelve muchas.

Como dijo Vargas Llosa en una parte de su texto: 

"Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría. Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no basta para colmar nuestra sed de absoluto, fundamento de la condición humana, y qu debería ser mejor. Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola"

Acá el gran discurso:









No hay comentarios.: