jueves, 23 de diciembre de 2010

El sueño del Celta de Mario Vargas Llosa: Una invitación a las profundidades del infierno


El sueño del celta

"Cada uno de nosotros, es sucesivamente, no uno sino muchos. Y estas personalidades sucesivas, que emergen las unas de las otras, suelen ofrecer entre sí los más raros y asombrosos contrastes" José E. Rodó- citado por Mario Vargas Llosa


Terminé de leer la nueva novela del premio Nóbel de literatura Mario Vargas Llosa "El sueño del Celta". El nuevo libro del escritor peruano gira en torno a la vida heroica e idealista del irlandés Roger Casement. El texto se compone de tres partes: El Congo, la Amazonia y Irlanda. Esta clasificación responde a la manera como Casement recorre su vida, manteniendo una inocente concepción ideológica en los tres estadios de su recorrido.

En la primera parte, Casement, como enviado de la corona británica en el Congo, denuncia las atrocidades cometidas por parte de los colonizadores Belgas contra las poblaciones autóctonas en esos territorios. Allá Casement coincidió e inició en ese infierno al escritor Joseph Conrad quien escribió "El corazón de las tinieblas"- un chef d'ouvre"- que, a su vez, fue llevado de forma moderna al cine por Francis Ford Coppola en "Apocalipsis now".

Luego, Vargas Llosa nos introduce a través de una prosa ágil y eficaz al Putumayo peruano denunciando las atrocidades cometidas por la compañía de J.C. Arana contra los aborígenes por la producción de caucho. La tercera parte nos lleva a su inútil empresa de aplicar analógicamente las tropelías observadas en África y América al tratamiento que Inglaterra le acordó a su Irlanda natal. En este punto, no solo se percata la desgracia de Casement,- se detención y sus torpes pasos políticos-, sino que se descifra una inocencia e idealismo, necesaria para la humanidad y contraproducente para nuestro personaje.

El libro nos traslada a estos lugares, siempre manteniéndonos en su detención en Londres en el año de 1916 y permitiéndonos observar a través de una suerte de "flash-backs" su vida a través de sus recuerdos y de una reconstitución de una cierta  aventura colonial que marcaba el final del siglo XIX y los inicios del XX y que luego, como lo hemos constatado, mutó.

Un libro, en fin, que nos muestra lo mejor de un Vargas Llosa que pone de presente a través de un personaje del siglo XIX, los grandes temas de nuestro tiempo, a saber: la discriminación, la desigualdad, la globalización, la democracia y la noción de universalismo de los derechos humanos.

2 comentarios:

Gonzalo Ramirez Cleves dijo...

Buena novela, por fin la terminé de leer hace poco, aunque algunas partes son tediosas y repetitivas, la investigación sobre el tema de Roger Casement es muy buena, y la prosa excelente. Buen comienzo y buen final. Novela histórica. Los colombianos somos tratados como villanos en la cuestión Arana en el Putumayo ¿Pido una explicación?

fbarbosa dijo...

Apreciado Gonzo, me surgió la misma pregunta. He estado indagando sobre el tema una vez terminé la novela. Estoy leyendo la Voragine para ver el problema desde el punto de vista colombiano. Te mando un fuerte abrazo y gracias por la invitación a ti casa el martes pasado.