lunes, 3 de enero de 2011

Gran Libro: El Cementerio de Praga de Umberto Eco

LIBROS - EL CEMENTERIO DE PRAGA En los últimos días del año 2010 terminé la última y apasionante novela de Umberto Eco "El cementerio de Praga"- Lumen/Futura, 2010. El libro de 587 páginas se estructura de la misma forma como Eco desarrolló el delicioso "Nombre de la Rosa" hace 30 años, es decir, a través de un diario escrito por un personaje ficticio. En esta ocasión su autor es el capitán Simone Simonini quien entre el año 1897 y 1898, escribe con la ayuda del  Abate Dalla Picola- el mismo Simonini merced a un trastorno de personalidad disociativa-, un relato que desarrolla y desenvuelve la trama.

El libro escrito de forma erudita por la fiabilidad del relato y de los personajes que en él participaron, salvo por el capitán Simonini, construcción de Eco para evocar esa panoplia de excéntricos y verídicos hechos que narra, permite al lector adentrarse de forma multitextual en dos aspectos que a mi juicio deben retenerse. 

En premier lugar, el relato pormenorizado de diversos hechos que marcaron la historia europea del Siglo XIX a través de su cotidianidad, de sus usos y códigos. De esa forma, se hace un verdadero viaje a través del proceso de independencia italiano liderado por Garibaldi, Cavour y el Rey Victor Emmanuel II. En igual sentido se recorre la Comuna de 1870, el affaire Dreyfus y las confabulaciones políticas tanto en el segundo imperio- Napoleón III-, como en el de la III República Francesa. Así mismo, nos recorre por un París ahíto de folletineros  como Dumas padre, Sue, el gran Victor Hugo y el triste escritor  Maurice Joly. Hasta Freud desfila en el relato.

En segundo término, el libro muestra la manera como se construyeron los Protocolos de sabios de Sión, documento apócrifo en cuya elaboración participó el capitán Simonini, debido a su rol de embaucador, engatusador, mercenario y estafador de alto vuelo. Este proceso de construcción de esta "presunta" conspiración universal del judaísmo llevó a Hitler en el "Mein Keimp" a utilizar los protocolos como fuente de la gran mentira judía. Eco, a través de Simonini nos lleva de la mano por la pluralidad de sectas en el París de finales del siglo XIX y de las cofradías masónicas, clericales y anticlericales que permitieron la existencia de este protocolo alrededor del pueblo judio. Simonini en su siniestro diario a dos voces, explica el origen de estos Protocolos en la ficticia reunión de los rabinos más prestigiosos en el cementerio de Praga, lugar desde donde se urdió la conspiración universal. Todos los grupos citados, más la Iglesia, algunos partidos políticos, gobernantes y ciertos grupos económicos fueron los vehículos  y engendradores del odio que utilizaron los orates del siglo XX en la exclusión, la eliminación individual y el genocidio como "forma de acción política"

En fin, un libro que más allá de enseñarnos las miserias del ser humano en el siglo XIX engendrador del nacionalismo, nos pone de presente la existencia de esos hombres en nuestro tiempo. Un  libro que nos recuerda que nada es lo que parece y que el porqué oculto e inextricable de las cosas esconde una gran parte  de la multiplicidad de verdades y mentiras que nos rodean.

2 comentarios:

Gaviota dijo...

Suena muy interesante. Me declaro oficialmente antojado.

¡Un muy Feliz Año para margencultural!

fbarbosa dijo...

Muchas gracias Gaviota. Otro feliz año,Un fuerte abrazo,

Francisco